Lectura del Santo Evangelio según San Mateo (10, 37-42)

El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.»
“Palabra del Señor”

REFLEXIÓN
Esta frase de Cristo ha sido motivo de extrañeza y aun de escándalo para muchos. ¿Será porque no la hemos entendido? El Señor nunca quiso devaluar el amor de la familia. Aún más, a través de él nos enseña todo lo que Dios es para nosotros: Acogida, perdón, misericordia, convivencia. Recordemos la historia del hijo pródigo, la presencia de Cristo en las bodas de Caná y la prisa con que acude a sanar a la suegra de Pedro.

El texto nos extraña porque simplemente hemos pasado por alto el «más que a mí». Si alguien a quien yo amo se opone a los proyectos del Señor y me convence, estoy amando a esa persona más que a Dios. Todos hemos sentido la tentación de claudicar.

Mucho más cuando nos lo sugiere alguien que amamos: El pariente, el amigo, el compañero de trabajo, el socio de la empresa.
Ellos repiten frases como éstas: Si ahora todo el mundo lo hace. Si esto ya no se ve mal. Si nadie lo va a saber. Si es tan fácil y no causa problemas. De otra parte, tienen más prensa los que claudican que quienes defienden los valores. No claudicar ha llegado a ser algo insólito. Nadie parece creerlo.

Un taxista devuelve un maletín olvidado en su vehículo. Un basuriego restituye al almacén una herramienta hallada en los deshechos. Un empleado resiste al soborno. Un médico se niega a promover un aborto. Un abogado no quiere negociar con fraudulentos.
Estos hechos, que debieran ser lo normal, se presentan cómo excepcionales, con un puesto en la prensa por chocantes o modélicos.

En algún sentido, todos hemos fallado, porque antepusimos otras personas al Señor. Porque valoramos algunas cosas más que a Él. Y cómo el joven del Evangelio, abandonamos a Jesús.
Otras veces sin embargo y, a pesar de todo, lo hemos amado más a Él. El cristianismo consiste en ir trasladando progresivamente, a todas las áreas de conducta, esa opción fundamental por el Señor, que trasciende todas las lealtades y todos los intereses del hombre.
Un poeta religioso suplica a Dios de esta manera: «No dejes que claudique, ¡oh mi Señor!» Que esta sea también nuestra plegaria.

Deja un comentario