El pesebre de 2019

Este año con nuevas celebridades: una campeona de tiro con arco como María, un gobernador electo por segunda vez, como José, un joven talento como Jesús, y tres reyes magos sacados de la cancha de fútbol.

Ángel Gómez Giraldo

Dice la biblia que en aquellos tiempos se dejó ver un hombre de media gorra predicando en el desierto de Judea y que su nombre era Juan Bautista, que lucía un traje de pelo de camello y cinto de cuero de vaca sobre sus lomos que lo hacía ver como un punkero de la época actual. Era como vegetariano ya que solo consumía cactus y miel silvestre.
Quizás por esto mismo hablaba cosas que la gente no entendía: “Yo a la verdad os bautizo zambuyendote en el agua pero como el que ha de venir después de mí es más bacano -yo ni siquiera le llegó a sus sandalias- os bautizará en el Espíritu Santo”.

Juan se refería a Jesús de Galilea al que le metió un chapuzón tan tenaz en las aguas del río Jordán que estuvo a punto de ahogarlo, pero se dio el privilegio de bautizar al hijo de Dios.

El pesebre
Y como según la tradición el 25 de diciembre de cada año celebramos el nacimiento de Jesús, es hora de armar el pesebre en que nació pues aunque tenía Sisbén carecía de vivienda.
Y como aquí lo armamos con personalidades que encarnan a las figuras bíblicas, manos a la obra.
Como primero son las damas, vamos con María, y entonces echamos mano de Valentina Acosta que está en su residencia y así la pereirana campeona de tiro con arco es la “bendita entre toda las mujeres” y la esposa de José.
Y pensamos no equivocarnos ya que Valentina tiene un rostro de virgen. Además esta fue elegida recientemente como la tercera mejor deportista juvenil de Colombia. Con 19 años está llena de gracia entre todas las mujeres y así cualquier José se le arrima.

Y hablando del esposo de María, Víctor Manuel Tamayo aguanta como José.
Y aunque nadie ha dicho que sea carpintero tiene la “varita” para ganar en las elecciones territoriales la gobernación de Risaralda.
Aunque se dice que para obtener el derecho a gobernar en esta sección del país recurre asimismo a la camándula y a la “vacuna” de células madre.

Sostienen las lenguas del llamado “Palacio Gris” que al ganar este nuevamente en los pasados comicios quedó tan “Movich” que permanece en este hotel donde se mueve como pez en el agua esquivando a tanto lagarto que acude a él en pos de burocracia apenas inicie su segunda administración.
Para qué negarlo, fue de allí del “Movich” de donde lo sacamos con su característica expresión benedictina para nuestro pesebre.

Adivinanza
¿Y a que no adivinan a quién tomamos prestado para Niño Dios? ¿Recuerdan que recientemente el niño pereirano Miguel Ángel Velásquez Ospina fue el personaje principal de la crónica dominical de este diario?
Tiene méritos suficientes ya que por ser considerado un niño talento -tiene 12 años- es referente de Naciones Unidas e invitado por la Unesco al campamento de verano del próximo año en Washington con otros de sus mismas capacidades intelectuales.

Cómo será de aplicado y morigerado que los sacamos de la biblioteca de la casa -y eso que está en vacaciones del colegio- y lo hicimos a tiempo, antes de que se comiera todos los libros.
El muchacho a pesar de ser considerado sabio menor de edad lo hemos visto “balbuciar” en la calle la palabra “Ma-ma-ma”.

El temor que nos acecha al ponerlo a representar al Niño Dios, es que como manifestó “palabras tan consoladoras para la pobre humanidad tan agobiada y doliente”, así: “Todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”, le va a hacer falta para darle a los dirigentes de las marchas quienes deben estar mamaos de tanto caminar al lado de la verde y del Esmad.
Y la oración al Niño Dios termina con expresiones aún más deprimentes. Veamos: “Llenos de confianza en Vos, !oh Jesús, venimos a expresaros toda nuestra miseria, amen”. ¡Qué tal!

De reyes
Para los Tres Reyes Magos si fue pan comido porque como no eran tres, ni reyes ni magos, decidimos acudir en préstamo -jamás al de gota a gota- a las figuras del deporte pereirano y risaraldense que afortunadamente abundan casi como estrellas en el cielo por estas calendas.

Entonces vemos que para Melchor fue hecho don Néstor Craviotto, el técnico de fútbol, que aunque argentino y “poco pretencioso” acaba de hacer campeón dos veces al Deportivo Pereira.
Y no convulsionó, porque es hombre de personalidad de acero. Es que el técnico de un equipo de fútbol es el técnico y no tiene por qué estar haciendo llantina y dando patadas de bebé ante los medios de comunicación luego de los partidos.

Para Gaspar mandamos a traer a Juan Camilo “Cucho” Hernández que con 20 años debutó con la Selección Colombia de Mayores. Para Gaspar está bueno por tener el color amarillo del “pintadito” y además porque siendo hábil y rápido como lo es en el juego, también lo será para llegar de Oriente a Belén de Judea y adorar al Niño Dios. Ojalá viaje a lomo de camello porque el desierto es largo.

Finalmente para Baltazar, el “Morenazo” de los tres reyes Magos, pensamos en el joven Alexander Solís, y fue así como le pedimos que llegara de su pueblo, La Virginia, a Pereira en Megabús, pero no, llegó trotando porque es atleta que calificó con Colombia a los Juegos Olímpicos del 2020.
Y hasta aquí en cuanto a lo que toca con las figuras porque Benedicto XVI cuando fue Papa sacó al burro por exhibicionista y al buey por “lentejo”.

“Nada de animales al lado de los santos”, dijo. Y por favor, señores, nada de resollar.
El pesebre navideño por esta época es una tradición que se mantiene en casi todas las familias del pueblo colombiano frente al cual se reza la novena al Niño Jesús.