El maestro J.J. Morales

Germán Ossa

Todo el mundo conoce el colorido desbordante que maneja en sus obras el Maestro John Jaimer Morales, pero muy pocos le han visto jugar con el blanco y negro. El artista, es bueno, cuando es capaz de manejar más de una técnica y conoce muchos trucos o inventa estilos y juega con lo que crea y le llega a la cabeza.

J.J. Morales a veces ni sabe qué es lo que le va a salir cuando toma un lápiz, una pluma o un pincel y una superficie blanca y empieza a jugar, a hacer curvas, rayas, manchas; luego aplica las sombras y poco a poco va “viendo” las figuras que le empiezan a hablar y les conversa y las hace realidad y eso es lo que vemos después, cuando en la soledad de su taller, con música de fondo, las concreta para sorprendernos.

En más de una oportunidad le hemos visto trabajar, más no en la comodidad de su taller, donde lo tiene todo, es decir, las telas, los caballetes, las tintas, las pinturas, los imprimantes, las lacas, las reglas, las herramientas con las que ha de trazar círculos, figuras geométricas y hasta rayas inmensas cuando ellas le son necesarias. Donde también tiene la comodidad del descanso, de la buena música y obvio, las musas que lo van a inspirar, porque ellas saben dónde vive y lo van a buscar.

Pero lo hemos visto hacer en las condiciones más incómodas del mundo, de pie y con un bolígrafo y una hoja de papel cualquiera, mientras conversamos con otros artistas y amantes del arte, en la más grande informalidad, realizar los más sorprendentes dibujos, esos que después, y en muchas oportunidades, utiliza para armar unas composiciones que de verdad, se transforman en unas fantásticas obras de arte.

Hoy, y pese a que él no lo quería, deseamos mostrar a ustedes amables lectores, una pequeña parte de esa grandiosa colección de bocetos que Morales ha encontrado en sus archivos, arrugados, desordenados, hasta sucios y sin completer, que ha trabajado en los lugares menos indicados y que han servido y le servirán luego, para concreter esas obras que en formatos gigantes se pelean los coleccionistas de sus obras.

Esta pequeña muestra, sirve para permitirnos descubrir, parte de esa habilidad, destreza y magia que el artista Morales posee y maneja, para concebir esa incommensurable cantidad de pinturas, esculturas y propuestas que tanto nos maravillan.

Hasta en sus blancoynegro se puede detectar un mundo “colorido”, pues esa gama impresionante de grises que hacen parte de estas miniaturas, son las que le permiten al creador, luego, pensar en las mezclas cromáticas que definirán sus trabajos finales.
Hoy el colorista Morales, con sus dibujos rápidos en blanco y negro, o mejor, en negro, nos permite comprobar y adivinar, de dónde es que nace parte de su extraordinaria capacidad creadora.