Centenario de un pereirano ilustre

CIVISMO. Primero en solitario y luego apoyado por otros filántropos emprendió su sueño de dotar a la ciudad de
un teatro municipal, el que luego de fallecido fue bautizado con su nombre.

Javier Amaya*

El miércoles primero de enero de 2020, se cumple exactamente el primer centenario del nacimiento de Santiago Londoño Londoño, segundo hijo de la familia conformada por la dama pereirana Edma (Emma) Londoño y el médico antioqueño Santiago Londoño venido de Rionegro.

Santiago hijo siguiendo los pasos del padre, se hizo médico en la Universidad Nacional de Bogotá, asiste a un curso de pregrado en la Universidad de Filadelfia y después se especializa en oncología y en esa condición, busca restaurar la salud y combatir el cáncer entre miles de pacientes de bajos recursos, ya fuera en el Hospital San Jorge y años después por medio de La Liga contra el cáncer.

Financiados con recursos propios, dona al hospital modernos y costosos equipos de radiología para el tratamiento de la enfermedad, al tiempo que motiva a otros colegas en el aprendizaje de las nuevas técnicas desarrolladas por la medicina inglesa.

La cultura
En el campo de las artes y la cultura el doctor Santiago Londoño procura junto con otros mecenas entusiastas de la Sociedad de Amigos del Arte el desarrollo de la danza, la música, la poesía, el ensayo y las llamadas artes plásticas. Fue cofundador del Centro Colombo Americano para la enseñanza del inglés y su hermana mayor Violeta Londoño, es elegida a su primera junta directiva.

Apoya resueltamente la generosa oferta del escultor Rodrigo Arenas Betancourt de levantar una escultura del libertador distinta y única, incluso contraviniendo la oposición de la gobernación de Caldas a la cual en la época, Pereira estaba sujeta.

Durante todo el proceso, Santiago apoya tal empresa haciendo aportes económicos. Muchos años después con el concurso del abogado y periodista César Augusto López Arias funda la Casa de la amistad con los pueblos para la difusión de la cultura y avances de los países socialistas.

Teatro municipal
Primero en solitario y luego apoyado por otros filántropos, emprende su sueño de dotar a la ciudad de un teatro municipal, que luego de fallecido se le bautiza con su nombre, aunque en vida rechazó tal honor y que como escenario, constituye hoy para Pereira en la primera meca cultural de la ciudad.

Como parte de la celebración del centenario, el historiador Jhon Jaime Correa, director de la Maestría de Historia de la Universidad Tecnológica de Pereira prepara un evento especial de recordación de este personaje y la conmemoración del 30 aniversario del teatro municipal Santiago Londoño.

Este año de 2020, se publicará el libro de mi autoría “Santiago Londoño Londoño, el hombre y la leyenda” con los aportes de la periodista Marta González Villegas quien fue una de las pocas en lograr una entrevista del doctor Londoño, cuando este hacía campaña por un escaño en la Asamblea Departamental y también unas notas inéditas del crítico de cine Germán Ossa, quien ejerciera como el primer director del teatro al abrirse al público en 1990.

La periodista González es hija del poeta Luis Carlos González quien coincidencialmente fue amigo cercano por varios años del doctor Santiago y siendo liberal por convicción, entendía el potencial del galeno de ideas socialistas.
A diferencia de varios burócratas de oficio atornillados a altos cargos públicos de varios gobiernos, devengando jugosos salarios y pensiones, Santiago silenciosamente y sin buscar honores ni reconocimiento, solamente buscaba el bienestar de las gentes humildes y la ciudadanía de Pereira.

Últimos años
En los últimos años de su vida, colaboró con dedicación a los esfuerzos del Consejo Mundial de la Paz que lo lleva por varias capitales del mundo, teniendo trato con jefes de gobierno y personalidades mundiales.
En medio de su ocupada agenda, Santiago volaba llevando insumos y a otros profesionales conduciendo su avión al Pacífico chocoano, a cumplir con brigadas de salud para compatriotas olvidados por el estado.
Las futuras generaciones, al tiempo que conocen de su titánica labor, encontrarán en el legado del doctor Santiago Londoño Londoño el ejemplo de un pereirano de ciencia, un mecenas sin igual y un filántropo, para quien la fortuna personal podía proyectarse en mejorar la calidad de vida de sus congéneres.

*www.javier-amaya.us