“Año nuevo”

Padre Pacho
Estas son algunas pautas, que pueden tener efecto y ejercitarte para una vida plena y feliz para el 2020: Visualiza las cosas que deseas como si ya las hubieras obtenido… Eso sí, deja que lleguen en el momento justo. No te preocupes por ellas, si son tuyas las tendrás cuando hagan falta. Lo importante no es todo lo que no tienes, solo lo que te hace falta. El universo marcha a su propio ritmo, no trates de adelantarlo o frenarlo, a pesar de ti el seguirá existiendo. No te quedes atrás, mientras tú desperdicias el tiempo, este transcurre y las cosas pasan. Aprovecha el momento, escucha tu voz interior y actúa cuando sientas que llegó el momento. Da las gracias a Dios, al universo, a quienes te han ayudado.

Recibe sin temor, entrega sin egoísmo, comparte todo lo que puedas, haz lo necesario para sentirte pleno, disfruta cada minuto, haz todo cuanto puedas, disfruta todo lo que puedas, sueña todo lo que quieras, vive plenamente. Cada actividad cotidiana debe ser placentera y te debe aportar momentos de felicidad. No es lo que te pongas, es como te lo disfrutes. La felicidad viene de dentro de ti, si lo piensas las cosas que te han hecho más feliz en el pasado, no fueron las más costosas, ostentosas o elaboradas, sino las más sutiles, las sencillas, que tocaron las fibras de tu alma.

Si haces las cosas conscientemente tendrás experiencias que no olvidarás, si dejas pasar el momento, las habrás perdido irremediablemente, tu cuerpo asimilará mejor las cosas que tu mente hace con plena conciencia y lucirá pleno, perfecto. Planifica tu día con anterioridad, así correrás menos para llegar a donde no tienes que ir y hacer lo que no tiene importancia alguna. No le pongas límites a tus aspiraciones, si el límite existe, la realidad te lo dirá. Atrévete a llegar más allá de lo que conoces, más allá de lo que estás seguro de dominar, no importa si otros afirman que no se puede, compruébalo por ti mismo, será grande lo que descubrirás, ellos posiblemente no lo saben, solo tienen miedo de intentarlo y te lo trasmiten como si fuera seguridad.

Las grandes realizaciones son en realidad la suma de muchos pequeños logros. Si quieres tener una fortuna no tienes que preocuparte por obtenerla, solo debes preocuparte por trabajar para obtener cada hora, cada día un poco más, si avanzas constantemente lo lograrás. Si te enfocas en lo que no tienes, pierdes de vista lo que has logrado. Centrarás tu esfuerzo en las carencias y lograrás aumentarlas. Céntrate en tus realizaciones, si te enfocas en ellas, crecerán como espuma. Se agradecido y generoso. Tus amigos querrán rodearse de ti cuando te ven exitoso y fuerte. Si eres desprendido, ellos creerán que te sobra fortuna y fortaleza, querrán colaborar contigo para aprender y tú ganarás su aporte. Aprende de tus errores, si hay algo que corregir hazlo inmediatamente. Si ya nada se puede hacer, no te castigues, el dolor no repara, el dolor crea más dolor y mayor vacío.

Perdónate y perdona a los demás, muchas cosas no pueden ser reparadas, solo perdonadas y olvidadas. Cuando alguien te haga daño trata de entender, causarle a su vez daño no suele devolver lo que perdiste, lograr que el pierda, no te hace más fuerte.

Mostrar tu bondad atraerá su aporte, mostrar tu mezquindad atraerá más odio. Con tu pareja se honesto, enfócate en todo lo que aprecias, en las razones por las que te enamoraste, aunque algunas razones hayan cambiado, si te enfocas en descubrir lo bueno, lo notarás y actuarás para aumentarlas, si te enfocas en lo malo, todo acabará muy pronto. Se auténtico, haz de la autenticidad tu forma de vida y no un esfuerzo de vez en cuando, si aprendes a ser en vez de actuar, cada mejora te ayudará a crecer verdaderamente y te hará más feliz. Trata a los demás con la misma amabilidad, cordialidad y respeto con que quieres que ellos lo hagan contigo, si les das ejemplo ellos te imitarán.