14.8 C
Pereira
martes, agosto 9, 2022

Sebastián Molina, un artista ejemplar

Es tendencia

- Advertisement -

James Llanos Gómez

A todos los artistas de nuestra ciudad y obvio, del departamento de Risaralda, nos llega de manera muy agradable la noticia que tiene que ver con el nombramiento como Curador de nuevo, a nuestro gestor cultural Germán Ossa, de la bella Sala de Exposiciones de la Asamblea Departamental. Sabemos que desde hace muchos años ha estado trabajándole a esa idea, pues en la época que estuvo allí como seleccionador de las exposiciones, fueron muy hermosas y sólidas las que llevó a cabo, dejándonos ver la evolución de los creadores de muchos de nuestros municipios risaraldenses.

PRIMER INVITADO

Del bello municipio de Santuario, llega para abrir la maratón de estas nuevas exposiciones, el artista Sebastián Molina que en estos momentos vive en los Estados Unidos. Molina es un artista que lo violenta dodo. Su irreverencia, más no la falta de respeto hacia lo que plantean los códigos del arte de todos los tiempos, lo ha convertido en un creador muy original y si se quiere, irrepetible. Goza de mucha credibilidad y prestigio allí en los Estados Unidos, donde vive actualmente, pero en nuestra tierra, donde empezó a trabajar sus primeras obras, ya tenía muchos seguidores y coleccionistas que se animaron desde temprano a comprarle sus trabajos en todas las técnicas.

Es un artista que lo revoluciona todo. Pinta muchas veces con las palmas de las manos y obvio, con las yemas de sus dedos, tanto es así, que al espectador le queda difícil adivinar los recorridos de la pintura que, en forma de huella, deja en las telas y es tan hábil, que no mezcla colores en sus obras, lo que no le permite ensuciar las composiciones que lentamente va construyendo en sus inmensas o moderadas telas.

Recorre con facilidad todos los géneros, las escuelas y las tendencias pictóricas y hace con la misma destreza una obra figurativa que un abstracto, en las que deja su sello, su individualidad muy gratamente expresa.

ARTE ABSTRACTO Y FIGURATIVO

El arte occidental había estado, desde el Renacimiento hasta mediados del siglo XIX, sometido a la lógica de la perspectiva y a un intento de reproducir una ilusión de realidad visible. A finales del siglo XIX muchos artistas sintieron la necesidad de crear un nuevo tipo de arte que asumiría los cambios fundamentales que se estaban produciendo en tecnología, ciencias y filosofía.

ARTE ABSTRACTO

Se puede afirmar que el arte abstracto es un concepto general, opuesto al concepto de arte figurativo, que remite a lo más esencial del arte, reducido a sus aspectos cromáticos, formales y estructurales. La abstracción acentúa las formas, abstrayéndolas, alejándolas de la imitación o reproducción fiel o verosímil de lo natural (mimesis); rechaza cualquier forma de copia de cualquier modelo exterior a la conciencia del artista. El arte abstracto es el que prescinde de toda figuración (espacio real, objetos, paisajes, figuras, seres animados e incluso formas geométricas si se representan como objetos reales, con iluminación y perspectiva). Una obra abstracta, entendida de forma estricta, no puede hacer referencia a algo exterior a la obra en sí misma, sino que propone una nueva realidad distinta a la natural.

ARTE FIGURATIVO

El figurativismo o arte representacional es el arte que, al contrario del abstracto, se define por la representación de figuras, entendiendo éstas como objetos identificables mediante imágenes reconocibles; bien sea procurando bastante verosimilitud (realismo artístico), bien sea distorsionándolas de alguna manera: idealizándolas (idealismo artístico), intensificando alguno de sus aspectos ( como en la caricatura, expresionismo), u optando por una u otra forma de representación (arcaísmo, simbolismo, esquematismo, colosalismo, hieratismo, detallismo, preciosismo, feísmo, etc.). Sebastián Molina lo sabe y se los juega a ambos con mucha elegancia, mucha maestría, de allí que guste tanto a gomosos como a coleccionistas refinados. La exposición estará abierta al público durante todo este mes de julio del presente año, un artista que vale la pena reconocer y estudiar.

 

Mi proceso creativo

Sebastián Molina Gómez

Para mí, el ARTE ABSTRACTO no existe. Existen pinturas no figurativas, que parecen no mostrar objetos concretos, esos que nuestros ojos reconocen a simple vista, pero que quedan tan bien, que causan efectos muy positivos a los ojos del espectador, del observador, aquellos que se animan a contemplar el arte y llenan su alma de satisfacción y descanso cuando se paran frente a una obra de arte determinada.

En mi caso particular, aunque no niego que muchas veces elaboro pinturas que describen realidades, paisajes, ambientes, figuras, rostros, animales y cosas, me siento mucho mejor, cuando sobre mis lienzos, hago aparecer pinturas no figurativas.

PROCESO

En cada una de mis obras o pinturas, tengo por costumbre aferrarme a una metodología muy mía, muy particular.

Aplico grandes capas de pintura (óleo) a la tela o superficie sobre la que voy a concebir una determinada composición. Para ello uso las yemas de mis dedos y a veces, las palmas de mis manos enteras, descartando los pinceles por ratos, y convierto esa superficie antes blanca, en mi paleta de colores.

Allí mezclo con suavidad los colores, al rozar suavemente la tela con mi tacto, ejercicio que hago con música de fondo para completar ese ritual que es como una danza que antecede a mi creación pictórica. Es como si el arte bebiera del arte.

INSPIRACIÓN

Nunca he entendido lo que esa palabra significa, pero creo que la fuente de donde tomo las cosas que me llevan a concebir una obra determinada, está en todo lo que me rodea. Me invitan a pintar el sol, la luna, los árboles, los ríos, las calles, la lluvia, la gente, mis amigos, mi familia, mi casa y lo más curioso, los objetos que me rodean, estén estos nuevos o usados, listos para ser desechados o hasta en la basura, ellos me sugieren luces, sombras, perspectivas, volúmenes, ambientes… Ellos pueden pasar a ser historia, desaparecer, pero en mi caso, aparecen para hacerse, aunque transformados, en nuevas criaturas que se harán posibles, vivientes, universales, que es la razón de ser del arte.

Así es como nacen imágenes serenas y bellas, que constatan sin evitarlo, la fragilidad de las cosas, regalándonos con su nacimiento, nuevas ambiciones, nuevos sueños, es decir, el verdadero sentido de nuestras vidas.

El arte me ayuda a enfrentar la fragilidad que sufre el mundo de hoy con las pandemias, las polarizaciones que provocan nuestros gobernantes, las protestas, los desplazamientos y las injusticias, pues mis obras desean ser una respuesta agradable y positiva, que ojalá sirva para animarnos a ser más tolerantes para albergar futuros posibles.

 

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -