Ronda bajo el sol, América Libertaria

Nelly Arias de Ossa

AMÉRICA:

Profecía e historia lanzando

Su consigna obrera, sombra

Aurífera del maíz, andariego

Y vigente poema martinfierrista,

Huracán testimonial de vida

Sobre el caparosa-piel minero

Y el tortuoso grillete conformista

Sobre sus hombros y su herida,

Su épica lira mutilada,

Guillotinada por turbios monopolios

AMÉRICA:

Poesía galáctica, cauce, latido

En casa de todos, valle, fontana,

Piedra, arco, rosa, río…

Ultrajada, fascistizada, enlodada

-avizora flecha contra el viento-

Sobre la luz comunera, nerudiana

Con su edad y su tiempo

¡Andina bandera multitudinaria!

AMÉRICA:

Desde Tasmania, Melburne, La paz,

Centro América, Macchu Picchu,

Buenos Aires hasta Tikamasku

Donde convive el hombre fuego

De rostro desnudo sin máscara

En la dulzaina música de América

Y el cantar de Alberti, Vallejo,

Vidales, Herrera, onetti, Benedetti, Sosa,

Cardenal, Martí, Unamuno, Camilo y el Che

Poetas del verbo rojo y ardidas selvas.

AMÉRICA:

Golpe de hacha, ruido del aire

Respirando cada día sentenciosa

Ritmos precolombinos, barroco donaire

Brillando en montes, ciudades y selvas

De inmaculados soñadores y labriegos

Que en sus manos y espaldas

Arrullando van el gemir desnudo

De niños, madres, indios y pueblos

Expandiendo en su pecho el fuego,

Consumiendo los negros brazos tiranos

En rauda voz  zampoñas y fotutos

Y agreste canto inmemorial de plumas.

AMÉRICA:

Mito, Ocarina, luz y hechicería

Alta de sueños y de cóndores.

Cantilena de amor y de los Andes

En estatura de viento y mineral;

Donde sólo el hombre permanece

En su verbo de fuego y esperanza.

Tambor redoblado en homenaje

A tu dimensión de continente y raíz.

Batallar de equinoccios, flora y sol

Donde mora la filosofía Chibcha,

El altruismo Azteca, la pavura,

El albur guerrero Maya y Arauco,

Tu raza y tu vibrante corazón,

Llenando el aire con un

Grito libertario.

AMÉRICA:

Cántaro, ave, arquitecto y cirujano

Del verbo en acción, recuperando

El sueño de Bolívar, el sueño del Che,

El cielo de Martí, la luz de Sandino,

El sol de Emiliano y la guitarra de Jara,

La estrella de Antequera y Caupolicán

Haciendo de tu nombre una constelación

Himno universal creciendo en el espacio,

Mano de luz enamorada del SUR,

Ojo glorioso recuperando su paisaje,

Pie central y voz nueva rememorando

Su telúrica bizarría y los sueños caribeños.

AMÉRICA:

En mis manos y en tu puño,

En la lluvia, el trigo, la dignidad,

La ferocidad, la terneza florecida.

AMÉRICA:

Delante de mí, detrás de nosotros…

AMÉRICA:

De pié con su vieja voz,

Sus dioses tutelares…

Su futuro de incendios,

Su furia y sus héroes

Fecundando campos y mujeres.

Ilustraciones/Germán Ossa.

 

Compartir