26.4 C
Pereira
martes, enero 31, 2023

Ronda bajo el sol

El c?ndor paisaje andino

Cuando el?pensamiento?al un?sono con el ojo, sube hasta la altiva cumbre, los ?ureos clarines de mi verso alcanzan tu nido en audaz batalla.?Y en el cenit esplendoroso sol el verde farallín copi? en tu ojo cuando ufano en imponente vuelo te sientes ?Oh Rey de los Andes! Emperador ?s?mbolo de Am?rica! En f?rvido y ardiente desvar?o.

 

Bien haces con ojo avizor-cruzar las alturas, auscultar el coraz?n andino, el el?ptico luciente de los astros y, tal vez escuches la indiana flauta, la quena en tristeza y añoranza en la mita, la mina, bajo el l?tigo y la cruz que ceg? de claridad de roca al inca brav?o, al azteca altivo, al laborioso chibcha, al ind?mito araucano que bordaron la Am?rica de guerreras haza?as.?

 

Sangre b?licas ?abono del surco! Grito hispano, en canto que la guerrera?danza?multiplic? haciendo más ind?mito tu vuelo y más blanco tu cuello diamantino de l?grimas logrado, al vencer en tu vuelo, el humano dolor, ascendiendo hasta dominar con vibrantes alas los glaucos, los claros y sangrientos paisajes de llanto y angustia patria.?

 

Es tu ?nico delirio la libertad y solitario afianzas tu garra y precisa ruta trazas, con ojo fiero, desafiando al infinito libre, f?lgido y tranquilo en pausado vuelo y, escuchas a tu paso el estr?pito y clamor de los pueblos? en guerra, de los mares sus bramidos, el rugir de las metralletas y tanques y, arrullado y mecido por el viento un libertario?ideal?tu vuelo gu?a.

 

Goza con tu libertad, sue?a con tus pueblos indios, tri?tnicos, con su oro, sus esmeraldas, sus cosechas, su folclor, sus lanzas, sus templos, sus dioses, musas, frescos valles altas cumbres y altivas cordilleras y tatuando ve tu vencedora estampa por emblema de una Am?rica libre y? en el escudo de Colombia te quedaste adormilado ? ufano y altanero ?pensando en Bol?var y la unidad hispana.

 

Hasta que una voz latinoamericana de injusticia y ominosa guerra despliegue tus alas y te haga huir de la c?clica y oscura tierra; llevando en tu rebelde vuelo una luctuosa corona de rosas y de l?grimas que dejar?s caer sobre los vejados y victoriosos pueblos entre un clamor de canciones y?poemas?al conjuro de los nuevos h?roes hispanos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -