Ronda bajo el sol

Nelly A. de Ossa

¡Un Congreso Indigenista! ¡Persecución y olvido tanto! Así plantearon unos hombres un interrogante más cruel que las herrumbrosas armaduras, lanzas y misioneros…

Y en los dientes de la mañana la cruel imposición de una mano que nunca ignoró la sangre, la traición-de Jambaló, Pitayó, Quisgo, Totoro y Paniquita sembrando el ancestro raizal ¡árbol fogoso! llegando compas del Norte del Cauca, de Tiribío, de Tacueyó, de Caldono y los del sur de Guachicono y Caquiana.

El indio convoca, de occidente y oriente también, hiriendo las perpetuas alburas del páramo los Indígenas de Tierra Adentro y Ecuador.

“Un Congreso Indigenista” Creyérase una leyenda arrancada al valladar de sus memorias  “Persecución y olvido tanto” Paeces, Arhuacos, Tunebos, Ingas, Kansas los que llegan del Putumayo, Cañamono y Loma Prieta en Caldas. Los Guambianos y Paeces del Cauca: copiando en su faz rictus de hastío, adhiriendo a sus pies la Tierra, Testigo de mágicos rituales guerreras hazañas lejanas sangre hermana, oprimida luchando no solo en Colombia el mundo entero, si ya comenzó la gran marcha india  en los Estados Unidos. Rodeados y oprimidos en Oklahoma, recuperando pueblos sagrados y leyendas los Oglala Seeminoles, Mohawk, Sioux, Cherokes y 59 tribus más.

Indios autóctonos y culturizados, defendiendo la tierra porque son usuarios, planteando una organización porque son luchadores. Exigiendo educación apropiada porque no les llega.

Conscientes en mi pueblo de la violación de la Ley 89 de 1890 por invasores exigen: Los racismos, los surcos y los ríos solidarios, la blusa verde-roja de la cosecha en los campos “epopeya de fé, hastío y sol”, Manos trenzadas amigas de poetas, pájaros, aves y dioses. Geografía de tormentas.
Forjadores de sueños y de mitos que fenecen, renacen, Sobrinos de las minas, el bambuco y la chicha, el trigo, el olvido  y las neblinas.
Tatuaje de amor que su limpia frente dibuja y nuevamente el traje guerrero y un grito letanía de cada mañana vibra en el espacio bélico y frío.
*Parnaso Literario Eje Cafetero

Compartir