19.4 C
Pereira
jueves, agosto 18, 2022

Relatos para el alma, de Leonor Osuna Motta

“(…) A las buenas almas, cuando se acercan y tocan nuestras vidas, las reconocemos de inmediato… porque, así como hay vientos huracanados o malolientes, salvajes y traicioneros, hay vientos que son brisas suaves que no solo se posan en la piel, sino que alimentan el espíritu con su paso, con su aliento. Ese es el libro de Leonor, su ópera prima. Un libro breve, escrito desde su alma, que es viento invisible, al que queremos volver y releer. Un viento que, además, nos deja estelas de magia y misterio y al que le susurramos que queremos oírlo -leerlo-, nuevamente, una y otra vez, dice Claudia Sterling en el prólogo a la obra.

El primer encuentro con este libro Relatos para el alma, tiene lugar así:

Soledad, Solita / Desde la ventana

Anne y Beltane/ Mis amigas

Rencores/ Los ritos/ La impermanencia

Cumpleaños maya/ Cierre de ciclo/ Nido Vacío

Monstruos/Perdón anticipado/ Vida-muerte-vida

Una visita/Arco iris/Privilegio de género

Siena romántica/La gruta azul

El llamado que desoímos/ Manos que moldean

Entropía/ Desembocadura, del prólogo por Claudia Sterling 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La autora

Leonor Osuna Motta es la tercera de seis hermanos (hoy esparcidos por todo el mundo). Tuvo la fortuna de hacer parte de una familia en la que lo bogotano-conservador del padre y lo santandereano-liberal de la madre se mezclaron para dar lugar a un ambiente de libre pensamiento, lo cual ha influido en su vida, en su forma de pensar el mundo y de escribir.

Es abogada de la Universidad de los Andes, especialista en Derecho Comercial de la Universidad Javeriana,  magíster en Educación de la Universidad de los Andes. Ha ejercido la profesión desde el año 1991 en las áreas de derecho civil, comercial (derecho corporativo) y financiero.

Desde hace 17 años es docente de distintas cátedras de Derecho y Ética en la Universidad del Rosario y el Colegio de Estudios Superiores de Administración CESA. Hoy ejerce la profesión, enseña y está dedicada al proyecto hotelero Alma, un lugar para ser.

La define, justamente, su alma, que es brisa y aliento para encontrar la felicidad en el camino y no en el destino. Su ópera prima es una recopilación de escritos que surgieron paralelamente al proceso de nacimiento, construcción y evolución de Alma, un lugar para ser.

Artículo anteriorLos pueblos nuestros
Artículo siguienteParece una tumba, pero es el mar

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -