13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

Origen de la fiesta de la Divina Misericordia

La Fiesta de la Misericordia se celebra el primer domingo después de Pascua, es decir, el segundo domingo de Pascua, actualmente llamado Domingo de la Divina Misericordia.

Esta fiesta fue instituida en 1985, primero en la archidiócesis de Cracovia por su obispo, el cardenal Franciszek Macharski, y después en algunas otras diócesis de Polonia. Diez años más tarde, en 1995, el papa Juan Pablo II la extendió a toda Polonia, a petición expresa del episcopado polaco. El 30 de abril de 2000, segundo domingo de Pascua y día de la canonización de santa Faustina en Roma, el papa Juan Pablo II la instituyó para la Iglesia universal.

¿Quién instituyó esta fiesta?

El Señor Jesús en persona se apareció a sor Faustina, una monja polaca de principios del siglo XX, y le dijo: “Deseo que el primer domingo después de Pascua sea la fiesta de la Misericordia” (Pequeño diario de Sor Faustina, 299). También le explicó el significado de la fiesta: “Deseo que la fiesta de la Misericordia sea el recurso y el refugio de todas las almas, y especialmente de los pobres pecadores. En este día se abren las entrañas de mi misericordia, derramo todo un océano de gracias sobre las almas que se acercan a la fuente de mi misericordia; toda alma que se confiese y se comunique recibirá el perdón completo de sus culpas y la remisión de sus penas; en este día se abren todas las fuentes divinas por las que fluyen las gracias” (Pequeño diario, 699).

(La Fiesta de la Misericordia es una práctica preponderante de toda la Devoción a la Divina Misericordia, dadas las promesas especiales que contiene y el lugar que ocupa en la liturgia de la Iglesia. Jesús habló de ella a sor Faustina por primera vez en el convento de P?ock, en el mes de febrero de 1931, durante Su primera aparición a propósito de la pintura del cuadro. Le dijo entonces: “Deseo que haya una fiesta de la Misericordia. Quiero que este cuadro, que pintarás con pincel, sea solemnemente bendecido el primer domingo después de Pascua; ese domingo debe ser la fiesta de la Misericordia” (Pequeño diario, 49). El Señor repitió la petición en años sucesivos, en otras revelaciones a sor Faustina, especificando no solo la fecha, sino también el motivo y el modo de celebrar la fiesta).

La Fiesta de la Misericordia, un “segundo bautismo”

En su análisis teológico del Pequeño diario de Faustina para su proceso de beatificación, el abad profesor Ignace Ró?ycki explica que la gracia de la fiesta supera la gracia de la indulgencia plenaria. En efecto, “la gracia de la indulgencia plenaria consiste en la remisión solo de las penas temporales debidas por haber cometido pecados, pero nunca remite las faltas mismas”. De los siete sacramentos de la Iglesia católica, solo el bautismo ofrece la remisión de los pecados. Al prometer “el perdón completo de los pecados” a quienes se hayan confesado y comulgado en esta fiesta, Cristo “lo elevó al rango de un ‘segundo bautismo’”, afirma el padre Ró?ycki.

¿Cómo prepararse para la Fiesta de la Divina Misericordia?

¿Qué significan estas últimas palabras de Jesús en la cruz? ¿Cómo podía creer que Dios le abandonaba? Estas palabras, pronunciadas en arameo, se hacen eco del comienzo del Salmo 22, cercano al pasaje de Isaías sobre el siervo sufriente.

Mediante una novena que consiste en rezar el rosario a la Divina Misericordia durante nueve días consecutivos, a partir del Viernes Santo. Jesús insistió: “Di, hija mía, que la fiesta de la Misericordia ha brotado de mi corazón para consuelo del mundo entero” (Pequeño diario, 1517).

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -