15.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Negra por Dentro, la historia del mestizaje

En el libro Dilia Marcela Ortiz Fonseca excava la esa necesidad interior de
raíces. Cada personaje satisface a esa urgencia de saber quién soy y por qué soy
como soy.

Alberto Rivera
En el libro se narra la gesta de una familia latinoamericana desde finales del siglo
XIX hasta inicios del XXI, pero también cuenta la historia del mestizaje en
Latinoamérica, la epopeya de la construcción de los ferrocarriles durante la época
del auge ferroviario y las revoluciones liberales. La obra transmite el calor y la
efervescencia de dos grandes amores, que resisten a los embates del tiempo y a
los prejuicios sociales de su época, profundizando en el tema de las raíces afro y
la identidad latinoamericana.
Reproduce el sonido de las chirimías del Pacífico colombiano, los cununos y las
guasás, los cantos de los pescadores, los currulaos y las cumbias. Sabe a
piangua, encocao de toyo ahumao y balas de plátano. En sus páginas, se siente la
piel húmeda y vibrante de Turquesa y Martín, dos atractivos mulatos que se aman
según las leyes del Palo, desafiando las de su propio destino.

¿Carlota, Turquesa y María Jacinta qué papel juegan en su narrativa?
Carlota, Turquesa y María Jacinta son los eslabones principales de la cadena
narrativa. Podría decir, usando otra metáfora, que Carlota es el arco, Turquesa, la
flecha y María Jacinta, el blanco.

¿Y Martín quién es, que mueve sus páginas?
Martín es un personaje muy querido, por su juventud, por su belleza y por su
frustración. Es el arquetipo del adolescente que se siente enjaulado por las
circunstancias sociales que le toca vivir y por las etiquetas que le pusieron desde
chiquito. Es el hijo de “mundele”, el mulato. Martín encarna al que emigra, deja su
tierra, su familia e incluso a su amor, por ir en busca de oportunidades que su
entorno le niega.

El libro sabe a Pacífico y se mueve a Pacífico. ¿Por qué decide escribir sobre
esto?

Es una especie de llamado ancestral, como cuando uno oye unas percusiones y
siente algo poderoso que lo incita a moverse. Yo me siento profundamente andina
y del Pacífico. En Negra por Dentro excavé en esa necesidad interior de raíces.
Cada personaje satisface a esa urgencia de saber quién soy y por qué soy como
soy.

La construcción de los ferrocarriles es parte importante en su historia. ¿Por qué?
Mis dos abuelos eran pensionados de la Empresa Nacional de los Ferrocarriles.
Nací con la nostalgia del tren, con las historias de las estaciones y los vagones.

Es una historia de amor, cargada con el acento de los prejuicios sociales de la
época. ¿Por qué escribir algo así?
Todos tenemos prejuicios, aunque tratemos de ocultarlos y combatirlos. El amor
es la única fuerza capaz de desenmascar nuestros límites y ponernos frente a
nuestras miserias. No somos mejores, ni peores que los demás. Cuando amamos,
somos capaces de romper con los esquemas que nos enfrascan.

¿Quiso escribir la historia del mestizaje en Latinoamérica? ¿Qué descubre?
El mestizaje es lo mejor que nos pudo pasar. Esa es nuestra mayor riqueza.
¿Los protagonistas finalmente salen avantes con todo lo que tenían en contra?
Los protagonistas tienen que pagar un precio por vivir su vida como querían vivirla.
Todos tuvieron que renunciar a algo para obtener otra cosa que consideraban
vital. Creo que vivieron como quisieron, a pesar del dolor o las pruebas que
tuvieron que superar.
Es abogada, estudió relaciones internacionales y diplomacia en Europa. ¿Por qué
decide este libro, qué la tenía apretujada en la obra?
Contar una historia. Eso es lo más importante. Cuando uno empieza, el cuento lo
va llevando a uno por algunos caminos que uno esperaba y otros vericuetos que
uno no se imaginaba. Como lo demuestra Negra por Dentro, lo más importante no
es dónde uno se mueve todos los días, sino lo que uno lleva por dentro.

¿Cuánto le tomó escribirlo y publicarlo?
La idea me estuvo rondando hace mucho tiempo, pero el encerrón de la pandemia
fue definitivo para rematarla. De ahí pasaron otro par de años para publicarlo.

 

Dilia Marcela Ortiz Fonseca

Nació en 1969, en Bogotá. Es abogada políglota. Estudió Relaciones
Internacionales y Diplomacia en la Academia Diplomática de Viena y trabajó con la
Organización de Naciones Unidas (ONU) en Senegal y Austria. Desde el año 2000
vive en Italia, donde ha publicado el libro de cuentos y poemas “DES-NUDOS”
(2008), los cuentos en italiano “Se Taccion le tue Labbra” (2010), “Terra di Geni e
di Giramondi” (2010) y la novela “Calle 14 tras las huellas del Homo Amans”
(2014).
Está casada y tiene dos hijos. En los últimos años, se ha dedicado al hogar, pero
nunca ha abandonado su pasión por la escritura.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -