14 C
Pereira
viernes, agosto 12, 2022

Muertos bajo tierra fértil, espejos para mirarnos o para ignorarlos

Es tendencia

- Advertisement -

Con un lenguaje travieso y mordaz, Luis Luna Maldonado logra retratar en Muertos bajo tierra fértil (Tusquets) el delicado balance entre el horror y la esperanza, esas piezas que aparecen al desenterrar recuerdos de cadáveres y amores extraviados.

 

Alberto Rivera

El libro, sin duda, trae historias que muchos quieren contar y las que muchos quieren vivir. ¿Cuáles prefiere?

La tragedia humanitaria que sucede en Colombia (a la que estamos muy bien acostumbrados) y en otros países de nuestro entorno se debe contar. Desde el periodismo, desde la literatura, desde el arte. Los desplazamientos de campesinos, los asesinatos de líderes sociales o la desaparición forzada de personas entre otros deportes nacionales, debe dejar de ser un simple “conteo”. Y desde el nicho de los novelistas, se debe “contar”.

El cuerpo que recuerda Aristides, una vez regresa a su pueblo, le asalta la memoria. ¿Por qué lo atormenta?

Aristides, que es un periodista de un diario de provincia, alcohólico y derrotado, ve que en ese recuerdo de infancia, en ese muerto que vio sacar del río, una historia. Y emprende la búsqueda de ese cadáver para lograr darle un nombre, como a muchos N.N. en el país. Pero también es su gran excusa para intentar rehacer su carrera y por qué no, recobrar a su amor adolescente.

Pero decide abrir una investigación, como buen reportero que es, sobre el caso. ¿Qué se va a encontrar en esas averiguaciones?

No le voy a contar la novela, pero se podría tropezar con lo mismo que se tropieza todo aquel que intenta hallar la verdad: puertas que se cierran, bocas que no se abren, despachos interminables, opacidad, funcionarios corruptos (qué palabra tan gastada y que tan poco significa), amenazas directas o anónimas, autoridades que miran para otro lado. En fin, todo el entramado establecido para que las atrocidades queden impunes.

La novia de juventud y su esposo sombrío los vuelve a encontrar. ¿Cuál es la reacción y conexión posterior a ello?

Además de abordar la temática de los desaparecidos, Muertos bajo tierra fértil también es una historia de amor; de amor por una profesión y un triángulo amoroso (o dos) entre Aristides, Alba y Peinilla, un mafiosito de segunda que se la arrebató cuando era un chalán de primera. La historia de fondo los compromete a todos y entre las aristas de ese triángulo hay espejos en los que todos no sé si quisiéramos mirarnos.

¿Por qué Aristides huye de su pueblo en la juventud?

Justamente por esa decepción, porque ella (de “buena familia) en un arrebato rebelde se casa con un advenedizo y no hace más que abrir y cerrar su propia celda. Aristides, que ya hace sus primeros pinitos en la radio local, huye a la capital regional y entra a la redacción de La Tribuna, donde cubre la página roja durante un tiempo hasta que los crímenes de lesa humanidad lo reclaman y junto a su compañera Mina, la reportera gráfica, harán un equipo que tiene mucho que decir en esta historia.

¿Se acerca a la verdad limpia un reportero que sabe que es rastrera en su pueblo?

Le respondo con un aparte de la novela, cuando Aristides conversa con el Magistrado acerca de la verdad, al calor de un buen coñac: “Ahondaron en la botella y en temas varios hasta que llegaron a un puerto común: la verdad. O las verdades, cuántas había. Consideraron algunas variantes: la verdad desnuda, la verdad a medias, la disfrazada, la verdad velada, la mentida, la olvidada, la desmentida, la verdad secreta, la ignorada, la deshuesada, la desangrada, la enterrada, la verdad oficial, la verdad que hay que creer. Discutieron, se refutaron, el abogado citó citas y su invitado no tanto, pero defendió su posición hasta que el jurista le soltó: —A usted qué le importa más –dijo enderezándose en la silla–, la verdad o que le crean.

 

 

 

 

 

 

 

El autor, Luis Luna Maldonado

Redactor y creativo publicitario; en marzo de 2022 Tusquets Editores (Planeta) publica su segunda novela, Muertos bajo tierra fértil, obra seleccionada entre las diez finalistas del Premio Azorín de Novela 2021. (España).

También ganador del XX Premio Ñ Clarín de Novela 2017 con la obra Aquí sólo regalan perejil, galardón entregado por el diario bonaerense y publicada por el sello Alfaguara en Argentina, Colombia y España. Novela también nominada al V Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana 2019. Es columnista del diario La Opinión y El Nuevo Siglo. Vive en Barcelona.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -