14.4 C
Pereira
miércoles, julio 6, 2022

Los Gómez, fundadores de pueblos y ciudades

Es tendencia

- Advertisement -

Uno de los aspectos que más entusiasman al abordar la amena lectura de esta obra del Padre Horacio Gómez Orozco, monumental por su contenido y por el lujo de su presentación editorial, es el recorrido minucioso que se hace por los municipios y ciudades de Antioquia, Valle, Tolima y Eje Cafetero para mostrar con nombres propios la lista de los Gómez que se encuentran diseminados por los territorios de Colombia.

Ángel María Ocampo Cardona*

El sacerdote Horacio Gómez Orozco ha dedicado su vida al servicio de Dios, desde el altar y desde la academia. Sobre su primer escenario no es necesario hablar aquí. Basta decir que en la actualidad es Vicario Episcopal para la Pastoral de la Cultura; Canónigo Teologal de la Catedral Basílica Metropolitana de Manizales; Director de los Museos de Arte Sacro de la Arquidiócesis de Manizales; Postulador de la Causa de Canonización del Siervo de Dios, Padre Luis María Zuluaga y Vice-Prior de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén. Aquí queremos referirnos al segundo escenario, en el que se instala su última publicación: “Fundadores de Pueblos y Ciudades: Los Gómez de Castro Ha-Levi Abulafia”.

En esta obra hay largo aliento investigativo. El sacerdote, guiado por la idea de que las familias Gómez que hoy adornan las sociedades de muchos pueblos de Colombia, en especial los que resultaron de la colonización antioqueña del siglo XIX, proceden de un mismo tronco asentado en Marinilla desde los tiempos de la fundación de esa importante población, y que además constituyeron el elemento central de los procesos fundacionales de los pueblos colonizados por Antioquia, se remonta hasta los orígenes mismos del apellido y los encuentra en la tribu de Leví, de donde provenía María la madre de Jesús, el mesías del cristianismo. Y el descubrimiento lo hace, no guiado por un ímpetu de vanidad, sino apoyado en documentos, genealogías y pesquisas que, durante más de 60 años, desde su temprana juventud, ha venido desarrollando en archivos parroquiales y notariales, museos y universidades, no sólo de Colombia sino de todo el mundo, especialmente de Europa, del mismo Jerusalén y del Vaticano.

Para llegar a tan importante conclusión, el Padre Gómez Orozco consulta a historiadores tan célebres en el campo de la genealogía como Rodrigo Escobar, Luis Duque Gómez, Gonzalo Salazar Arbeláez, Adalberto Mesa Villegas, Daniel Mesa Bernal, Gustavo Patiño Duque y Guillermo Duque Botero, en Colombia, así como al canónigo José Gómez Menor y Carmen Vaquero Serrano en Jerusalén, además de todo el acervo documental conocido en torno al tema de la colonización antioqueña, las monografías de los municipios de Antioquia, Valle del Cauca y el Eje Cafetero y un inmenso número de publicaciones en la prensa, en revistas literarias y artículos especializados en universidades, academias y centros de historia del país y de Europa. La obra en sí, es el compendio de lo que ha sido toda una vida dedicada, desde la infancia hasta la madurez, a la búsqueda insaciable de las expresiones del arte, la arqueología, la genealogía y la historia.

No obstante, como quiera que el tema de la investigación hubiese sido inasible de no haber tenido el Padre Horacio la sagacidad de delimitar su indagación a la descendencia de uno sólo de los troncos ancestrales de la familia Gómez de Antioquia, el autor se centra en los herederos directos de Cristóbal Gómez de Castro, llegado de Toledo a Santa Fe de Antioquia y radicado en el sitio de La Tasajera, antes de la fundación de Medellín. Así nos explica que el primer Gómez de Castro llegó a Colombia en Santa Marta en el año 1563 y que de allí pasó a Santa Fe de Bogotá, Tunja, Santander y Pasto, ciudad esta última donde en 1575, Alonso Gómez de Castro se posesionó como alguacil mayor del gobernador, según los estudios del historiador Emiliano Díaz del Castillo. Es desde aquí, que la sangre de los Gómez llega al oriente de Antioquia, al viejo cantón de Marinilla, desde donde a su vez se irriga a todas las poblaciones fundadas en el actual Eje Cafetero y el norte de los actuales Departamentos del Valle y Tolima.

El Pbro. Horacio Gómez Orozco hace un estudio detallado de la cronología del pueblo de Israel, siguiendo a Bishop, Usher, Hales, Palmer y otros cronologistas famosos, para demostrar que los Gómez de Castro venidos a Colombia en el siglo XVI, son descendientes de la tribu sacerdotal de Leví, una de las doce grandes familias fundadas por Jacob hijo de Isaacs y nieto de Abraham. Parte así del estudio del pueblo bíblico fundado por Abraham, continúa con Moisés, avanza al período de los Reyes, se detiene en Salomón, sigue con Herodes Antipas, Vespaciano en Judea, habla del sitio de Jerusalén por el ejército de Tito en el año 70, se refiere a la caída del Templo, llega al análisis de la segunda diáspora, vuelve a detenerse en el estudio de la tribu de Leví y del sacerdocio judaico hasta desembocar en la llegada de los judíos a la península ibérica. Aquí estudia la personalidad de Salomó ha-Leví Obispo de Burgos y de Samuel ha-Leví Abulafia, administrador de las finanzas del caballero portugués Juan Alfonso de Alburquerque y del rey Pedro I de Portugal. En lenta y paciente urdimbre, nuestro autor nos va llevando de la mano hasta la llegada en el siglo XVI, del primer Gómez a Colombia, demostrando que es un Gómez de Castro venido de la sangre de la misma tribu sacerdotal a la que pertenecieron los padres y abuelos de María la madre de Jesús de Nazaret.

Uno de los aspectos que más entusiasman al abordar la amena lectura de esta obra del Padre Horacio Gómez Orozco, monumental por su contenido y por el lujo de su presentación editorial, es el recorrido minucioso que se hace por los municipios y ciudades de Antioquia, Valle, Tolima y Eje Cafetero para mostrar con nombres propios la lista de los Gómez que se encuentran diseminados por los territorios de Colombia, haciéndole honor a una familia de origen divino, lo que explica la condición de prosperidad, empuje y emprendimiento que los caracteriza. Con honradez intelectual, el Padre Horacio les da los respectivos créditos a historiadores, académicos e intelectuales que, a través de libros escritos por décadas y siglos, contribuyeron a darle forma al relato que ahora él ha compuesto con verdadera vocación historiográfica y exquisita erudición.

“Fundadores de Pueblos y Ciudades: Los Gómez de Castro Ha-Levi Abulafia” es un libro diseñado en elegante y lujoso formato, obra del ingenio artístico de Jorge Hernán Arango Vélez. Cuenta con un prólogo escrito por el académico Albeiro Valencia Llano, el más idóneo historiador con que cuenta en la actualidad la región caldense y está profusamente ilustrado con láminas a todo color que muestran imágenes de personajes, lugares, obras de arte, árboles genealógicos, mapas, galerías de obispos, sacerdotes y grupos familiares que datan de varios siglos atrás.

Los Gómez de Colombia van a sentirse muy honrados con esta publicación. Y los que infortunadamente no llevamos este patronímico, nos deleitaremos aprendiendo la historia del pueblo bíblico, admiraremos la presencia de esa sangre predilecta en nuestro territorio y emprenderemos seguramente la tarea de rastrear nuestros ancestros para encontrar al menos un rasguño en nuestras venas de la estirpe de los escogidos.
* Presidente de la Academia Caldense de Historia
Mons. Horacio Gómez Orozco
Pixelar S.A.S. Creación y Diseño
Villamaría, 2019, 384 páginas
ISBN: 978-958-48-7960-8

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -