Los diez ejes temáticos de la sinodalidad

Una Iglesia sinodal es una Iglesia de la escucha, con la conciencia de que escuchar es más que oír. Es una escucha recíproca en la cual cada uno tiene algo que aprender

Hoy la Iglesia se prepara para adoptar sin que por ello pierda su esencia, un nuevo “aggiornamento”, un mirar nuevos caminos que, bajo la guía del Espíritu, pueda adoptar, frente a una coyuntura social, cuyo deseo es tener una mayor participación; una “sinodalidad”, una manera de responder a la sed que tiene el Pueblo de Dios, de participar de manera activa, en las decisiones de su Iglesia.

El Papa Francisco ha invitado a toda la Iglesia a un Sínodo cuyo título es «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión».  La sinodalidad no es el capítulo de un tratado de eclesiología, y menos aún una moda, un eslogan o el nuevo término a utilizar o manipular en nuestras reuniones. ¡No! La sinodalidad expresa la naturaleza de la Iglesia, su forma, su estilo, su misión.

Se proponen 10 ejes temáticos: Donde se plantean preguntas sencillas y pertinentes, para cada contexto diocesano y parroquial.

Un primer eje: Todos somos compañeros de viaje y estamos codo a codo en un mismo camino.

Segundo eje: La escucha, y para ello hay que tener una mente y un corazón abiertos, sin prejuicios.

Un tercer eje: es hablar claro y para ello se necesita valentía, para hacerlo desde la verdad, la libertad y con claridad.

Un cuarto eje: La parte celebrativa, si queremos caminar juntos, solo será posible en la escucha comunitaria de la palabra y en la parte celebrativa del misterio de la salvación.

Un quinto eje temático: La responsabilidad que todos tenemos con la misión de la Iglesia. Todo bautizado es un discípulo misionero.

El sexto eje temático: El dialogo en la Iglesia y la sociedad, un dialogo que requiere perseverancia y paciencia, incluso comprensión recíproca.

Un séptimo eje es el tema ecuménico: el diálogo entre cristianos de diferentes confesiones, unidos por un mismo bautismo, distinto, al acercamiento con otras propuestas religiosas.

Un octavo eje temático es el de la autoridad y participación, hablar de sinodalidad es hablar una Iglesia participativa y corresponsable.

El eje noveno tiene que ver con el discernimiento, aquello que el Espíritu Santo inspira a todos.

Y el último eje temático tiene que ver con nuestra formación en la sinodalidad, que implica receptividad al cambio, formación y aprendizaje continuo.

Compartir