17.4 C
Pereira
domingo, junio 26, 2022

Las siete palabras

Es tendencia

El eje roto del alma

Todas las lágrimas

- Advertisement -

Francisco Javier Lopez Naranjo

Primer puesto en el concurso de audiovisuales del Foro Internacional Tierra de Poetas, cuyo tema era el Viernes Santo.Dicha comunidad congrega grandes poetas de habla hispana y está administrada por la poetisa colombiana Lila Manrique Preciado (Liman).

                     1

Por inconciencia a ti, Cristo,

te causamos cruel tormento.

Por los odios y egoísmos

a la cruz te sometemos,

cuando al prójimo, al hermano,

le causamos sufrimiento.

¡Remuerda nuestra conciencia!

Perdónanos, Padre Nuestro.

                 2

“En verdad, hoy estarás

conmigo en el paraíso”,

le dijiste al buen ladrón,

oh, Cristo, en el crucifijo.

Acuérdate de nosotros,

los reos arrepentidos,

concediéndonos también

en tu reino estar contigo.

                  3

“Madre, ahí tienes a tu hijo.

Hijo, ahí tienes a tu madre”,

tercera palabra, oh, Cristo,

plena de tantas bondades.

Que María nos acoja

en sus manos maternales.

Y, como Juan,  veneremos

a la Estrella de los Mares.

                 4

“Elí, ¿lama sabactani?”,

gritaste, ¡ay!, crucificado,

sintiendo en lo más profundo

los dolores del humano.

“Elí, ¿lama sabactani?”:

“¿Por qué me has abandonado?”,

clamaste en tu noche oscura,

ese amargo Viernes Santo.

                     5

Desangrándote en la cruz,

exclamaste: “¡Tengo sed!”.

Tú que eres agua viva,

danos, Cristo, de beber.

Mitiga la sed de espíritu

y que no te demos hiel.

Que tu sangre redentora

nos colme de amor y fe.

                       6

“¡Consummatum est!”, dijiste,

Cristo, en el atroz madero,

para sellar con la muerte

tus redentores anhelos.

“¡Todo está ya consumado!”,

proclamaste, fiel cordero.

Concédenos, oh, Señor,

acompañarte en el cielo.

                 7

“En tus manos encomiendo,

Padre, mi espíritu”, oh, Cristo,

fue tu postrera palabra,

tu estertor y último grito.

Así te ofrendaste al Padre,

en tu altar, Mártir Divino.

Que también encomendemos,

a Dios Padre, nuestro espíritu.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -