27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

Un artista que se inventa espacios y mundos

(Don Hernando Orozco, Surrealista nuestro)

Geross

Desafortunadamente no conozco al Maestro en persona porque las cosas no se nos han dado. Él por allá, por Medellín y yo aquí, en esta pequeña pero preciosa ciudad, querendona y amable, de la que todo el mundo se enamora. Pero gracias a que existen el internet, esa aterradora cosa que se llama Google, el celular, los teléfonos comunes y corrientes y los amigos, ya puedo decir que soy amigo, gran amigo y encantadoramente amigo de este Maestro que juega con el color, la pintura, las pinturas, el espacio, la fantasía, la magia, lo posible, los imposibles, el paisaje, la naturaleza, el amor, los sueños y miles de cosas más, y que se ha hecho importante para el arte no solo colombiano sino universal, recreando esa corriente pictórica que otra gente, otros artistas, muy pocos a decir verdad, se inventaron muchos años atrás: El Surrealismo.

Esa categoría artística en gran medida imposible para muchos, encontró en sus manos y en su destreza, todas las posibilidades de perpetuarse para bien del arte mundial y colombiano sin mucha dificultad. Su habilidad es impecable, su gusto es exquisito y su imaginación es, sencillamente, surrealista.  

Unos bellos, sensuales y apetecibles senos en el aire que provocan, que emanan vida, que incitan al sueño pasional o que simplemente evocan ternura, lejos de un cuerpo desnudo que solo puede allí existir para la imaginación, se codean con un ave que surca los cielos, un hermoso barco que flota un mar bravo o que se mezclan con unas ramas de plantas que solo habitan en su imaginación, elaborados con los colores precisos, dan vida a una única y preciosa obra de arte. Y así, otras cosas, símbolos, objetos, animales, artilugios u objetos que existiendo o no en la vida real, el artista los pone en una tela, se prestan para que el espectador cualquiera sea su formación cultural, simplemente exprese su admiración al contemplarlo, al poner sus ojos en uno cualquiera de ellos.

Pareciera que lo que uno escribiera sobre su manera de hacer arte fuera irreal, pero lo que el artista hace con sus lápices (cuando trabaja el blanco y negro), o con múltiples colores, cuando usa pinceles y acrílicos u óleos sobre telas de diversos tamaños, fuera obra de un ser de otro mundo, pero no, es sencillamente la bella obra que un hombre aquí en la tierra y más concretamente allí en Medellín, gracias a su dedicación, a su laboriosidad, a su respeto por el arte, hace con mucha lealtad, logrando por siempre y para siempre, nuestro respeto y nuestra admiración. 

No lo conozco personalmente, pero es mi amigo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -