26.4 C
Pereira
domingo, enero 29, 2023

Prohibido salir a la calle

Años sesenta, una ciudad que comenzaba a crecer de manera desmesurada y una niña que da cuenta de una familia y sus personajes. Una novela con una particular mirada y la singular belleza de su prosa. Obra de Seix Barral.

Alberto Rivera

La novela se publica de nuevo después de 20 años de hacerlo, ¿qué sientes ahora?

Una gran satisfacción. Esta edición me indica que la novela está viva, ya que circula en las librerías. Y si eso es así, significa que había potenciales lectores que la buscaban. Ahora el libro tiene una nueva oportunidad de llegar a los lectores.

Y Clara, la protagonista, vuelve de nuevo al colegio con los niños…

Creo que hay una bonita oportunidad de acercar la novela al público más joven al tratarse de una narradora infantil que nos ofrece una mirada muy aguda del mundo de los adultos.

Describe muy bien la vida de su familia en los años sesenta y setenta ¿Por qué lo hace?

Por la necesidad que tuve en un momento de la vida de recuperar la memoria de la infancia, así como la lengua con la que aprendí a expresarme. La novela ofrece un perfil de la tradición familiar colombiana, más allá de los estratos sociales que son construcciones muy forzadas. Pero también nos instala en una época de cambios en la ciudad de Bogotá con la presencia de la televisión en los hogares y una nueva mentalidad entre la juventud, siempre desde la mirada de una niña que da cuenta del acontecer familiar y recoge las voces de sus mayores. Pero es literatura, quiero decir que es la familia del personaje, de Clara, no necesariamente la mía.

La novela fue considerada una de las mejor escritas en Colombia, ¿Qué piensas de eso?

No sé sí se trata de la novela mejor escrita, pero sí fue seleccionada por Semana como una de las más significativas de la narrativa colombiana en los últimos treinta años en los que la revista celebraba su aniversario.

 

Hay quienes la consideran una novela de formación, ¿Qué significa eso?

La novela de formación es un subgénero que sigue la evolución de un personaje desde su infancia, pasando por distintos momentos de su etapa formativa, preparándose para la vida con mayor o menor éxito. Clara Osorio toma conciencia de quién es y del lugar que ocupa en la familia y, desde su mentalidad infantil, se revela contra su papel de hija mayor, frente a los privilegios de que disfruta su hermano. Pero también cuestiona la propia estructura familiar, con un padre disfuncional, al que adora, y una madre desbordada, como muchas madres en nuestro país, por la carga del hogar que recae sobre ella.

Profesores de Europa y América la incorporaron a sus trabajos críticos sobre la novela, ¿Qué pasó con ello?

He tenido la suerte de que la novela haya llegado también a un público de especialistas, de profesores universitarios en España, Francia, Alemania y en Estados Unidos, principalmente.  Esta circunstancia se concreta en que se han realizado tesis doctorales sobre la novela. También se han escrito libros y se han presentado artículos, en revistas internacionales o en congresos. La actividad académica ayuda a fijar la novela dentro de un canon, al margen de la producción y distribución del libro, y esto se debe única y exclusivamente a la novela en sí.

Te dedicas también al cuento, ¿Cómo te ha ido con ese género?

La verdad es que mis cuentos se diluyen en muchas antologías y en algunas ediciones en España y la Argentina. También han dado lugar a artículos elogiosos, pero confieso que deberían agruparse en un solo volumen y establecerse una cronología. Mis primeros cuentos, que considero químicamente puros, escritos antes de los veinte años, son muy distintos de los posteriores. Hay una evolución sobre la que yo misma no he reflexionado lo suficiente. El cuento surge de un impulso y me resulta difícil planificarlo.

¿En qué estás trabajando ahora y qué has publicado después de la novela?

En estos momentos trabajo en proyectos distintos a la vez y no me he decantado aún por lo que será mi próxima novela, aunque tengo muchas notas para diferentes caminos.

¿Quién es Consuelo Triviño Anzola?

Trabajé en el Instituto Cervantes durante veinticinco años como filóloga y especialista en temas hispánicos. Fui proveedora y gestora de contenidos digitales relacionados con el arte y la literatura en el mundo hispánico. Moderé foros en la red, gestioné bases de datos también sobre temas de hispanismo. Preparé y presenté innumerables informes sobre el hispanismo internacional y estuve al frente del prestigioso Portal del Hispanismo. Hoy día me dedico por completo a mi escritura.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -