M?s allí de lo que en m? perdura, de Beatriz Ord??ez Mallarino


?El poema es la más profunda herida;

es la emoci?n pele?ndole al olvido.

Es el golpe vital, el aguerrido

entra?able ladr?n de nuestra vida?.

?Escribir poes?a es ara?ar la vida. Es abrir la ventana al mundo entero; encender la mañana y descubrir el rumbo de un alma sin fronteras; encontrar el asombro en quien nos lee; tocarle con cari?o el coraz?n abierto, los ojos encendidos, desbocados los sue?os. Es crecer todos juntos como se crece el d?a a medida que existe.

Rimar es encontrar el baile exacto que la emoci?n nos canta, danzar como se danza solamente en privado, darle vueltas al verso para seguir bailando.

Cada palabra pesa como nos pesa el mundo, pero al tiempo es liviana como el aire que insufla el preciso recuerdo.

Amar la poes?a es palpar el universo?, afirma la autora.

Poemas frescos

Quien lee estos poemas, casi todos sonetos cl?sicos, se siente aludido, como si cada uno fuera escrito para refrescarnos la vida, para involucrarnos. Es un llamado, una voz precisa, un ?a ti, que est?s aqu??.

Se leen una o mil veces con la misma voracidad y con la sorpresa que nos da lo conocido, cuando se expresa desde el coraz?n, con el ingenio y la cadencia r?tmica que nos recuerda el vaiv?n de un arrullo.

Sublime, esta poes?a nos transporta a?un mundo más profundo; y este libro es nuestro pasaporte.

Los sentimientos, la rigurosidad, los amores brotan de estas p?ginas para hablarnos de emociones de siempre de una manera profunda, especial, amorosa, intrincada; de un nuevo entendimiento de lo que, aunque ya conocemos, nos conmueve.

Beatriz Ord??ez Mallarino tiene una manera de decir las cosas que hace que se sientan propias.

 

Viejo no es

Viejo no es el que muchos años tiene,

ni el que arrastra los pies y va sin prisa,

ni quien lleno de arrugas nos conmueve.

Viejo es aquel que pierde la sonrisa.

**********

Un d?a cualquiera

Si me llamas queriendo estar muy junto

a mis ojos que adoran ser tu abrigo,

sin pensar me encontrar? contigo

a esa hora del amor en punto.

**********

Se pasa el tiempo

Se pasa el tiempo, el tiempo resoluto.

Miramos el reloj, siempre constante,

para saber, tan solo en un instante,

que son las siete y cuarto y un minuto.

**********

Te extraño

(A Pedro Fornaguera)

He dado en extra?arte cuando canto,

cuando miro volar las mariposas,

si en el rosal que me dejaste hay una rosa

o si sucede de pronto cualquier cosa.

Como ver?s, te extraño cada rato.

 

La autora

Beatriz Ord??ez Mallarino, naci? en Bogot? en 1951. Hija de Antonio Ord??ez Plaja, ministro de Salud durante la presidencia de Carlos Lleras Restrepo, director ejecutivo de Unicef, creador y director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y experto mundial en salud p?blica; y de Beatriz Mallarino Botero, hermana del poeta V?ctor Mallarino Botero. Prima de conocidos escritores, actores y directores de cine, la suya es una familia dedicada a las artes, la poes?a y el teatro.

 

Estudi? y se gradu? en el Colegio Helvetia de Bogot?, y a los 16 años entr? a estudiar a la Universidad de los Andes. A los 18 se cas? con Fernando Garc?a Piedrahita, con quien viaj? a New Haven, Connecticut, donde realiz? diferentes estudios y de donde regres? en 1974. En el Instituto Colombiano de Educaci?n Preescolar, dirigido por Victoria Bossio, estudi? y se gradu? en psicopedagog?a infantil.

 

Fund? con su esposo la respetada empresa Guasi Inti Ltda., que fabricaba invernaderos para flores de exportaci?n, dise?aba cultivos y asesoraba a los floricultores, de la cual fue gerente general durante 20 años.

 

Su principal ocupaci?n en el momento es la poes?a, de la cual presenta ahora M?s allí de lo que en m? perdura, su primer libro. Ha publicado algunos cuentos en el Club de escritura Fuentetaja y un libro para ni?os. Es también correctora espor?dica de los libros de un conocido escritor español.

 

Habla castellano, ingl?s y franc?s (con t?tulo en franc?s comercial en la Alianza Francesa de Bogot?); tiene dos hijas y cinco nietos, que viven en Europa, y desde hace 40 años vive en una casa de 300 años de antig?edad en Subachoque, Cundinamarca.