14.7 C
Pereira
viernes, febrero 3, 2023

Margarita Fajardo…una mujer del universo cultural y político

James Llanos Gómez

Hoy, después de un poco más de 16 años realizando labores sociales, políticas y culturales para la sociedad, y de haberlos celebrado de manera tranquila y con altura, en un prestigioso lugar de nuestra comarca, entre amigas y amigos ilustres, y sobre todo leales a este hermoso proyecto, se llegó a la conclusión de que la creación de la Fundación Centro de Estudios por la Mujer, CEM, fue un hecho importante para el momento y necesidad de los pereiranos. Un puñado de mujeres y hombres con tesón y entusiasmo, que le caben en sus cabezas la complejidad para enfrentar estos proyectos sociales, se trazaron la tarea de generar a través de esta organización, un objetivo incluyente, amplio, democrático, luchador por los derechos fundamentales y profundamente con el componente educador, entre otros, los retos de responder a los desafíos de superar con valiosos profesionales de nuestro entorno, los vacíos de la niñez, la problemática de la juventud y las amenazas a los adultos mayores, ayudados por el infaltable componente cultural, pedagógico, las ayudas con creces y, sobre todo, con el compromiso de cobijarlos hasta donde fuere necesario.
Al frente de este bello proyecto está una jefatura roja y calificada, Margarita Fajardo Tejeda, con una cabeza y actitud para derrumbar las murallas, abrir camino de luz y esperanzas a su ideario social y contextual con el dialogo y la escucha, con el cual nunca se ha desanimado y tener amor por la vida y al emprendimiento que siempre le señala una salida o esperanza y que son sus principios; todo lo que llegue a su círculo natural de vida: la política, la mujer, la cultura, el entorno ambiente y la niñez, los cuales son de una pasión extrema, que no le permiten descansar hasta ayudar a resolver sus dificultades. Está gran mujer que llegó hace 22 años a la Perla del Otún, con una educación política clara, respeto por la idiosincrasia y los valores de esta región, tocó puertas en la ciudad de los atardeceres, relámpagos, lluvias y noches iluminadas por una luna querendona, donde lo único que recibió fueron espaldarazos a sus emprendimientos.

Amor por las causas
La compasión y el amor por las causas sociales que se desprendan del núcleo de los despojados, agraviados y olvidados, son de mucha importancia para la Fundación en mención que dirige Margara, -como cariñosamente la llamamos-; en la direccionalidad hacia las niñas, jovencitas y mujeres: solteras, cabezas de hogar, adultas y adultas mayores con el fin de sacarlas adelante, trazarles una tuta segura con la ley en la mano y las entidades responsables para realizar una lucha seria y segura, asociada y unidad con el sector público, privado y desde la independencia, que es la mayor forma de operar estas lides y proyectos.
Margarita y su fundación CEM le apostaron a la política jurídica organizativa y de programas existentes en los Planes de Desarrollo, municipales, departamentales y nacionales, serenos, generosos y sensibles y garantes de los derechos constitucionales, asimismo se trazó la tarea de realizar proyectos culturales y educativos con la participación de activistas y gestores culturales, intelectuales, la academia y organizaciones juveniles, cívicas y barriales, para colaborar y ayudar a emerger planes y fórmulas que sacaran a pasear el espíritu para engrandecerlo y dignificarlo, gracias a la observación por parte de estos integrantes jóvenes como un eje de investigación primario, personas organizadas que caminan la calle, tocan puertas de la comunidad para preguntar qué sucede, cómo viven, qué hay que hacer, y lo decimos así, de manera categórica, porque hicimos parte de su fundación, y porque hemos realizado este tipo de trabajo en conjunto, una iniciativa ciudadana que todos deberíamos practicar por simple encuentro y reconocimiento al otro, ya que, el capitalismo nos dispersó, nos dividió y nos arrinconó, desplazando lo humano a la periferia y dejo en el medio el consumo y el merchandising, lo que nos tiene atomizados y peleando los unos contra los otros, pues una cosa son las diferencias claras y con debates y la otra son los odios infundados por terceros, de fanáticos en la base social, mientras los poderosos avancen con la concentración de la riqueza; entre más pasa el tiempo, los ricos son más ricos y los pobres son más pobres. Lo anterior lo citamos, sencillamente porque esta Fundación no se ocupa solo de lo cultural y lo artístico, pues a ella también le preocupa lo político, ya que estas son las causas de la problemática mundial y la cultura no es la excepción.

Tareas objetivas
Lo importante para trazar tareas objetivas y concretas que han desarrollado sus sueños, se han apoyado de las personas con todas estas capacidades y virtudes, de estudios e investigaciones mundiales, para tener más insumos para trazar la hoja de ruta, proyecto a proyecto y así llegar a buen puerto. *La cultura puede ser vista como una amalgama de características de la sociedad, potencialmente relacionadas y relativamente duraderas, que definen a una población humana identificable, como puede ser una nación o un grupo étnico (Hofstede, Hofstede & Minkov, 1991). Puede ser desglosada en numerosas variables, las cuales dan cuenta de las diferencias observadas entre las poblaciones que un investigador, eventualmente, intente estudiar*.
Producto de lo anterior ha dado lugar al emprendimiento de varios proyectos, propuestas y actividades que respondan en la práctica como medida del ser humano, dirigidos sin protagonismos, solo con el deseo de construir desde estos escenarios una sociedad más generosa, cívica y sensible a todos los problemas y bellezas que nos proporciona a diario la vida, que son y están estrechamente ligados a la existencia humana. Y para contextualizar el texto, voy a enunciar algunas actividades que han realizado estos quijotes de cultura y el arte, en esta ciudad y otras latitudes nacionales, Por ejemplo: Cine Club AL PISO, en el Centro Cultural Lucy Tejada, “Personajes y artistas de la ciudad”, en las instalaciones de la Fundación Universitaria del Área Andina, “Sala de Exposición Clemencia Lucena” en la casa sindical CGTD, celebración del Día del Idioma, Curadurías en distintas salas y museos de la región y el país, Actividades deportivas y recreacionales, veladas de poesía, seminarios de políticas juveniles y de inclusión para la mujer, encuentros académicos de ciencia y tecnología, y uno de los más sobresalientes, “La Cuadra del Centro”, en la calle 27 con carrera 3 bis, una actividad de 34 versiones, llevándole alegría, cultura y arte a una comunidad que merecía esto, cada tercer jueves de mes, con una programación nutrida por artistas y cultores, los más importantes de esta comarca; esta actividad no solo catapultó y visibilizó a los artistas de la ciudad y del país, sino que le apostó a la reunificación de la cultura desde la periferia, generando fuentes de empleo a madres cabeza de hogar con las ventas de comidas, como también a establecimientos de la misma índole, y, como si fuera poco, con la gestión de estos bastiones mejoraron el barrio desde las luminarias, los jardines y las mejoras de sus casas, porque esto instaba a los habitantes de este bello barrio, a mantener hermosa su fachada, cosa que hoy la gente todavía pregunta con nostalgia de este hecho histórico que vuelve a citar un protagonista, Margarita Fajardo con su grupo gestor y el equipo de colaboradores entre los que estaban jóvenes del mismo barrio y artistas que hoy están en el mundo representando el país con sus trabajos y sabemos que todo nació, o por lo menos fue un incentivo a través, con el encuentro para que la juventud artística y los seguidores de la cultura no convencional, se intercambiaran saberes y sinergias que es lo que verdaderamente construye país.

Para terminar
Y para terminar con el periplo de algunas de las muchas actividades que el Centro de Estudios por la Mujer, CEM, con su capitán, no en cabina, sino en la arena social han realizado, fue el proyecto «Casa Cuba Abierta», con un grupo selecto de investigadores del patrimonio, un semillero de historia y de músicos de gaitas y tambores que se reunían en la casa de Viviana Mejía, no como anfitriona, sino como mentora y líder de este gran propósito en el barrio San Fernando barrio Cuba, llevarle un parnaso de la cultura a los niños, jóvenes y adultos, en compañía de Diego Calderón y Jhon Anderson Tascón, este grupo creaba una programación por medio de varias actividades, por ejemplo: CINE AL PISO, exposición de artes visuales, charlas de patrimonio, de ciudad y de otras ciencias afines a la cultura, y el más relevante, creemos muchos de nosotros, sin que fuera el más importante, era una biblioteca con una donación de una ONG (que ofrezco excusas por no acordarme del nombre), que abrían todos los días o por trabajos de los organizadores en algunos días de la semana, para que los niños sobre todo, realizaran sus consultas y trabajos escolares, con el acompañamiento de uno de los integrantes de este proyecto que quedo grabado en el corazón del barrio San Fernando y de la ciudadela Cuba.
Margarita, una mujer del mundo, caminante por todas las sinergias que son entronque de descolle y progreso contenidas en las políticas públicas de la cultura, el deporte, el arte, el amor por la vida y la Paz.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -