22.3 C
Pereira
jueves, junio 20, 2024

Las máscaras de Fernando Pessoa

El lenguaje es en realidad la materia sobre la cual trabaja su propuesta creativa y artística, pues como vislumbra su contemporáneo Heidegger, el regreso a casa –el retorno a lo humano- solo ocurre mediante la reconstitución del lenguaje.

José María Baldoví*

Fernando António Nogueira Pessoa no es apenas un autor, es un sistema planetario de autores. Una galaxia heteronímica de poetas. Un hombre de vida plural. Pater de varias vanguardias. Especialmente del Sensacionismo, corriente lírico-filosófica profesada por Álvaro de Campos, el heterónimo decadente y futurista del múltiple escritor portugués. Y es justamente Pessoa (2014), quien, a través de Campos, define así el Sensacionismo:

“Mi teoría estética se basa –al contrario de la aristotélica, que se fundamenta en la idea de belleza- en la idea de fuerza. Pero la idea de belleza puede ser una fuerza. Cuando la “idea” de belleza sea una “idea” de sensibilidad, una emoción y no una idea, una disposición sensible del temperamento, esa “idea” de belleza será una fuerza. Sólo cuando es una simple idea intelectual de belleza no es una fuerza”. (pp.256-257).

De modo que la sensación, para Pessoa, es una instancia entre el mundo y el lenguaje, una señal del cosmos que la palabra transforma en materia de canto y pensamiento. Esa transformación, precisamente, es la creación de la morada espiritual del hombre sobre la tierra. Y al construir esa morada, hecha de poesía que reflexiona, el hombre se comunica consigo mismo y con el cosmos. La propuesta pessoana se basaría no en hacer arte con la inteligencia, sino en pensar con la sensibilidad. Ahí radica el arte que promulga una estética a medida que piensa. 

De igual manera, Fernando Pessoa representa en la literatura mundial un extraño caso de pensamiento y creatividad de carácter complejo, si por complejo entendemos lo que Morin (1999) define al respecto:

“¿Qué es la complejidad? A primera vista la complejidad es un tejido (complexus: lo que está tejido en conjunto) de constituyentes heterogéneos inseparablemente asociados: presenta la paradoja de lo uno y lo múltiple. Al mirar con más atención, la complejidad es, efectivamente, el tejido de eventos, acciones, interacciones, retroacciones, determinaciones, azares, que constituyen nuestro mundo fenoménico. Así es que la complejidad se presenta con los rasgos inquietantes de lo enredado, de lo inextricable, del desorden, la ambigüedad, la incertidumbre…” (p.32).

Sobre estas dos sendas, pensamiento y creatividad que en realidad son una sola, se desenvuelve la obra pessoana: meditación y creación poética se complementan y señalan la unidad en la diversidad. Nociones en las que, además, descansa tanto lo visible como lo invisible del universo.

Un precursor

En esa misma línea de argumentación, sostengo que el escritor portugués no solo es un precursor de lo que hoy entendemos como pensamiento complejo, sino que es posible advertir que detrás de su expresión poética ortónima –nombre real del autor- y heterónima –conjunto de nombres en los que se desdobla el escritor- encontramos una manifestación de auténtico pensamiento filosófico complejo y no únicamente una manifestación de complejidad. Estamos, pues, frente a un autor localizado, de manera anticipada, entre las coordenadas del pensamiento complejo, cuya obra en prosa y en verso contiene un agudo pensamiento filosófico que apunta hacia la libertad integral del ser humano y de su religamiento con el universo.

Resulta oportuno anotar que para Pessoa el lenguaje es en realidad la materia sobre la cual trabaja su propuesta creativa y artística, pues como vislumbra su contemporáneo Heidegger, el regreso a casa –el retorno a lo humano- solo ocurre mediante la reconstitución del lenguaje: la auténtica casa del hombre. En consecuencia, es el canto y el pensamiento, y su síntesis, la poesía del pensar o la música del pensamiento, los medios por los cuales el hombre retorna a su hábitat original: el lenguaje, la auténtica construcción de la cultura, del saber y de la salvación ontológica del hombre. Pessoa nos propone un viaje a la morada misma del ser.

Contenido filosófico

Que sea la propuesta pessoana la escogida para encontrar un contenido filosófico y una forma artística que interpelen al mundo contemporáneo, con la finalidad de resignificar la relación del hombre consigo mismo y con el cosmos. Se debe a que en sí mismo, Pessoa es todo un movimiento estético –él mismo funda escuelas de expresión poética al tiempo que inventa sus heterónimos- y además su obra representa una peculiar emergencia del pensamiento de inicios del siglo XX, a saber: el sensacionismo, que constituiría una nueva y profunda manera de reconciliación de carácter introspectivo y de proyección universal. 

Este es un estado del pensamiento y de la poesía que expresa el estado escindido y la crítica condición del alma del hombre moderno. En este sentido, la obra pessoana, y en el trabajo se examinará apenas una parte, es un sistema poco ortodoxo, pero pleno de belleza y reflexión que apunta hacia la restauración del hombre: una restauración espiritual y cultural, en medio de la asfixia tecnocientífica y de conflictos materiales que, sin solución a la vista, abruman al hombre. En la obra pessoana, la poesía integra a la razón y la razón se expresa mediante el canto unificador. Igualmente, el trabajo hace hincapié en que la tesis pessoana de crear el supra-Portugal del mañana, no es otra cosa que el intento trascendental de hacer de la tierra una sola patria. 

Pessoa desplegó toda una corriente poética en el siglo XX, pues lírica y pensamiento reúnen, en su obra, los átomos en los que el hombre se encuentra diseminado. Es la suya una indagación metafísica y de multiples voces que bordea el misterio de la existencia.

*Fragmento de la introducción del ensayo Las máscaras de Fernando Pessoa (Grupo Editorial Ibáñez, 2024), del escritor bogotano José María Baldoví.

José María Baldoví es autor, entre otras obras, de la novela Alcánzame las gafas, monólogo polifónico sobre el poeta portugués Fernando Pessoa, y del ensayo Literatura y pensamiento complejo ¿Es posible civilizer el conocimiento? Es doctor en Pensamiento Complejo de Multiversidad Mundo Real Edgar Morin (México). Ejerce la docencia universitaria.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -