18.2 C
Pereira
lunes, mayo 27, 2024

La maldición de Pueblo Escondido

Segundo libro con Planeta. Un ser mitológico que lo ubica en un universo contemporáneo para que sea un personaje de terror. 

Alberto Rivera

Dos mujeres se desvanecen sin dejar rastro en un pueblo de la costa colombiana. Nicole, su mejor amiga, decide viajar hasta allí para descubrir su paradero… pero lo que encuentra no es de este mundo.

En Pueblo Escondido hay un misterio desde hace siglos: periódicamente las mujeres desaparecen. Todo indica que el culpable es un monstruo que se alimenta de carne humana. Un monstruo que solo puede actuar con la complicidad de una sociedad entera, un gigante que está tan naturalizado que hemos bautizado en nuestra propia mitología: el Mohán.

En esta nueva obra, Alvaro Vanegas reimagina un ser mitológico y lo ubica en un universo contemporáneo para que sea un personaje de terror. 

Usted, sin duda, es una de las voces con más reconocimiento del terror colombiano. ¿Cómo le parece el concepto, es fácil vivir con ello?

Tengo que confesar que cuando inicié este camino, hace unos 14 o 15 años, en mis planes no estaba esto que menciona. Solo me dediqué a escribir y esperar lo mejor; en ese orden de ideas, es una bella sorpresa, y claro, lo disfruto, pero también procuro no pensar en eso y concentrarme en aquello que puedo controlar: seguir contando historias. Luego estoy en manos de los lectores y lectoras. Ellos mandan. 

“La maldición de Pueblo Escondido” es su segundo libro con Planeta. ¿Será posible salir con vida de ese lugar?

Pueblo Escondido y lo que sucede allí, es una metáfora de algo atroz que sucede todos los días en Colombia y el mundo. En ese orden de ideas, me gusta pensar que sí, que es posible. Cruzo dedos. 

¿Usted hace muchas cosas, cómo le saca tiempo a una novela como esta?

En este momento mi prioridad es la literatura, con ayuda de otros escritores y escritoras que están en lo mismo que yo, posicionar al terror escrito en Colombia y conquistar nuevos corazones lectores cada día. El tiempo hay que conseguirlo, de una manera u otra. En ocasiones hay que darle prioridad a lo importante mientras, por «los laditos», se resuelve lo urgente.

Dicen que es cazador de zombis. ¿Existen realmente? 

Contesto esta pregunta con una sonrisa, aunque es una sonrisa un tanto culpable. Zombis somos casi todos, en mayor o menor medida, alienados por pantallas de diferentes tamaños, sometidos a un sesgo de confirmación que nos compele a tener la absoluta certeza de poseer la verdad. Sí, existen, no de la manera en que los plasmamos en cine y literatura, pero ahí están, aquí estamos. El primero al que tengo que cazar es a mí mismo, atajarme para que no cometa —tantas— estupideces, y eso es un trabajo de todos los días. 

Va a tener una novela en el cine. ¿Cómo se dio esto?

Con Andrés Lopera, un gran amigo, y unos de los guionistas más importantes de este país, nos asociamos para escribir una historia de terror y presentarla a productores. Elegimos escribir SEIS, guion basado en una serie web escrita por mí y claro, la novela. Tuvimos suerte: Euder Arce, productor con el que Lopera ya había trabajado, amó la historia y se decidió. Luego se unió Laura Lizarralde como productora ejecutiva. Suena a que fue fácil, pero no, cuando se trata de hacer arte, y más si hablamos de cine, en Colombia nada es fácil. Esperamos que la película salga para finales de este año. De nuevo, cruzo dedos. 

¿Vive en un castillo, en una cueva, en un sótano? Se lo pregunto porque sus libros son, de verdad, aterradores…

Ante todo, mil gracias por esas palabras. Para un escritor de horror, siempre es motivo de orgullo lograr asustar un poco a sus lectores. Vuelvo a sonreír. Por otro lado no: soy un tipo normal, vivo en un apartamento con la mujer que amo y mi gato, al que también amo y, por cierto, se llama Seis. Nada de oscuridades raras, lo juro, procuro dejar todas mis sombras, mis penumbras, para mis historias. Ahí son inofensivas. 

¿Algún consejo para los nuevos escritores?

¡Huyan! No se metan en esto. Dedíquense a algo que les dé dinero y respeto. Ahora bien, sé de la terquedad de los escritores, conozco de primera mano esa obstinación, ese convencimiento de que pueden cambiar el mundo con historias, y así las cosas, no me van a hacer caso a la hora de dedicarse a otra cosa, entonces les digo: esto es complejo, mucho, pero sin importar lo difícil que llegue a ser, ver la sonrisa de una persona al hablarte de tus personajes, o recibir mensajes de lectores(as) contándote de lo mucho que disfrutaron leyendo algo escrito por ti, hace que todo vale la pena. A los lectores nos debemos, y ellos, al final, serán los que lograrán que no te detengas. Escritor, escritora novel: si de verdad piensas que esto es lo tuyo: por favor no te detengas. Tarde o temprano verás los frutos de tu trabajo. 

¿Quién es Álvaro Vanegas?

Por alguna razón, últimamente me han hecho esta pregunta con frecuencia, y siempre quedo en blanco. No sé si sea una señal, tal vez debería tomarme el tiempo de resolver ese enigma… ¿Quién soy? No tengo una respuesta contundente para eso, ni siquiera medianamente interesante. Soy un tipo cualquiera, soñador, con monstruos de todo tipo habitando su cabeza, con muy poca fe en la humanidad como especie, pero rodeado de personas maravillosas que todos los días me convencen de algo tan obvio que se nos olvida todo el tiempo: la única solución es el amor.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -