27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

La Fonda de Cerritos

Hasta principios del siglo XXI la Fonda de Cerritos, ubicada en el cruce hacia La Virginia, atendió a los viajeros que recorrían la concurrida ruta hacia los Valles del Cauca y Risaralda. Don Ramón Correa había instalado ese negocio en una vieja y amplia casona, en cercanías del antiguo poblado indígena de Pindaná de los Cerrillos, a su muerte le sucedió su hijo Bernardo Correa Bernal, un hombre corpulento y afable que nació en la fonda y vivió en ella durante toda su vida. 

Cerritos fue una fonda de leyenda con fuegos fatuos y aparecidos. Los guaqueros decían que la casona estaba sobre un antiguo cementerio Quimbaya y que alrededor se percibía el hálito de la desaparecida aldea de Pindaná de los Cerrillos. 

Don Bernardo Correa fue testigo de la transformación del camino de trocha de tremedales y rodeada de monte cerrado pasó a carretera polvorienta; luego en vía pavimentada, para convertirse a fines del siglo veinte en amplia avenida de cuatro carriles. Don Bernardo recuerda que la trocha carreteable se empezó con convites y poca ayuda oficial. Los beneficiados regalaron los predios para el ensanche y con el liderazgo de José Sanint y Manuel Mejía Robledo, los hacendados reunieron peones y capataces para explanar el terreno y llevar recuas con material de afirmado.

El tráfico de la vía fue creciendo al ritmo del desarrollo de Pereira y de acuerdo con el flujo de las exportaciones por el Pacífico. Don Sinforoso Ocampo, notable personaje caldense, admirado por el movimiento de la carretera, la bautizó la Calle Real de Colombia.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -