17.4 C
Pereira
miércoles, diciembre 7, 2022

Jazz y cine

Germán Ossa

Nos da rabia saber que casi pasó desapercibido este hermosísimo documental por las salas de cine de nuestra ciudad. Juro que no me hubiera perdonado jamás, saber que la cinta se exhibió en esa bella sala de Cine Colombia que queda a pocos metros de mi oficina y que nunca la hubiera visto. Terrible hubiera sido que un buen día, alguien me describiera  esa escena en la que se muestra  a un Miles Davis tocando como un Dios esa trompeta que producía unos sonidos angelicales, acompañando a la bella Jeanne Moureau en sus desplazamientos por esas calles de Paris en la década de los sesentas, donde Louis Malle, uno de los creadores de la ”Nouvell vague”, contaba esa historia que hablaba de un “Ascensor para el cadalso” y que yo no la hubiera dsifrutado. Terrible.

Miles Davis, fue un músico preciso, inteligente, meticuloso y mágico.  Stanley Nelson, su director, gastó dos años y medio armando esta historia sobre uno de los artistas más importantes del jazz,  ese género basado en una estructura que se libera por medio de la improvisación.

El trabajo de Nelson posee una estructura canónica: se recorre la vida del artista desde su nacimiento hasta el final de su vida, se revisa su obra, teniendo en cuenta tanto sus triunfos como sus fracasos, y se examinan tanto las cualidades como los defectos que son parte de su condición humana.

El actor Carl Lumbly (de la serie Supergirl) aporta su voz para encarnar a Davis y contarnos su historia. Lumbly logra imitar muy bien la singular voz rasposa del trompetista, la cual se complementa con unas estupendas imágenes de archivo y con la música original de Davis. Gracias a un perfecto equilibrio entre la voz, la imagen en movimiento y la música, los amantes del jazz volvimos a enamorarnos de Davis y quienes poco o nada saben de jazz, pudieron descubrir   uno de los regalos más hermosos que Estados Unidos le ha dado al mundo.

Este documental puede complementarse con Miles Ahead, la estupenda cinta de 2015, en la que Don Cheadle interpretó al trompetista en uno de sus momentos más bajos de su carrera. Sin embargo, a diferencia de la cinta argumental dirigida por el mismo Cheadle, este documental es mucho más elegante, se toma su tiempo para hablarnos no solo sobre la relevancia de Kind of Blue, sino también de obras como la banda sonora para la película de Louis Malle, Ascensor para el cadalso, Sketches Of Spain o Bitches Brew, los cuales bien podrían todos hacer parte de la lista de los mejores álbumes de jazz de todos los tiempos. Asimismo, no dejan de lado las relaciones mutualistas de Davis con John Coltrane, Gil Evans, Dizzy Gillespie y Quincy Jones, entre otros.

Miles Davis: El nacimiento de una leyenda,  es una película dedicada a quienes amamos la música, a quienes se nos pone la piel de gallina cuando escuchamos a Miles Davis y a los que todavía no logramos entender cómo ciertas personas han sido verdaderamente bendecidas por los dioses, pues nos hacen sentir ganas de creernos seres de otros mundos.

Artículo anteriorOasis
Artículo siguienteAlmuerzo familiar

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -