17.4 C
Pereira
domingo, febrero 5, 2023

Imhotep, el primer sabio de Egipto

Óscar Aguirre Gómez

Un genio múltiple

Imhotep fue visir y arquitecto del faraón Zoser (Djoser), de la III dinastía. Vivió aproximadamente entre 2690 y 2610 a. C. Inventor, médico, matemático, astrónomo y el primer ingeniero y arquitecto conocido de la historia. Fue también mago, astrólogo y escritor. Sumo sacerdote de Heliópolis, diseñó la pirámide escalonada de Saqqara. Saqqara debe su nombre a Sokar, un dios de origen oscuro, que guardaba la puerta del Mundo Subterráneo. El significado de la palabra Imhotep es “el que viene en paz”. Imhotep era hijo de Kanefer, maestro de obras del reino.

Imhotep no solo construyó el complejo arquitectónico de Zoser, en Saqqara, situada junto a Menphis, antigua capital del bajo Egipto. Además, ostentó altos cargos en la administración del reino. Cuando la cultura de los faraones concluyó, su nombre aún traía ecos del antiguo esplendor: y se leía en escritos herméticos y en los libros de ciencias ocultas. Fue, pues, un gran maestro que se movió en círculos iniciáticos. Hombre de unas cualidades tan poco comunes en una sola persona, bien pudiera ser llamado el “Leonardo da Vinci del antiguo Egipto”.

Zósimo de Panópolis, alquimista griego de finales del siglo III y comienzos del IV,​ nacido en Panópolis (hoy Ajmin) en el Alto Egipto, del año 300, quien escribió los libros de alquimia más antiguos de que se tenga noticia, conocidos solo por citas en griego original, o traducciones en sirio o árabe, escribió un libro dedicado a Imhotep.

​ Durante siglos, los egipcios consideraron a Imhotep como el dios de la medicina y la sabiduría y se le representa sentado, como a los escribas, con un papiro desplegado sobre sus rodillas, tocado con un casquete. En la época de Ptolomeo fue elevado al rango de dios. ​ Su culto principal estaba en Menfis. También fue venerado en Tebas, File y Deir el-Medina, en la época ptolemaica, junto a Hathor, Maat y Amenhotep, otro ingeniero deificado. Su prestigio era tan grande, que su fama llegó hasta los griegos, quienes lo conocían como Imutes y le asimilaron a su dios Asclepio, el Esculapio romano.

Imhotep, un misterio viviente

El origen de Imhotep es bastante oscuro. Ciertos autores lo vinculan a la alta aristocracia de la época, afirmando que era hijo de otro arquitecto que llevaba por nombre Kanofer, mientras otros investigadores defienden la posibilidad de que se tratara de un personaje ascendido de la clase más humilde, en donde destacaba por sus extraordinarias dotes.

El cargo más importante que Imhotep desempeñó en vida y el que posiblemente lo elevó hasta el visirato de Zoser, fue el de Gran Sacerdote de Heliópolis, la ciudad del sol. Este centro cultural situado muy cerca de Menfis y que estaba dedicado al dios sol Ra, experimenta en este período un acercamiento muy marcado a la esfera política, que tiene su máximo esplendor en las dinastías siguientes.

En la Historia escrita por Manetón para el rey Ptolomeo II (ca. III a. C.) y conservada únicamente a través de varios fragmentos de autores posteriores, se hace una pequeña pero significativa alusión a Imhotep. «En su reinado —el de Zoser— vivió Imuthes —versión griega de Imhotep— que por su pericia como médico tiene la reputación de Asclepio entre los egipcios, también, fue el inventor del arte de construir con piedra labrada. Además también se dedicó a la literatura”.

Imhotep en la literatura y en el cine

Imhotep inspiró diversos personajes en la literatura y en el cine. No obstante, su nombre y su origen egipcio han sido utilizados como atractivos, desvirtuando su personalidad real y sus logros.

Philip Vanderberg es el seudónimo del escritor alemán de temas esotéricos y arqueológicos Hans Dietrich Hartel, nacido en Breslau en 1941. En 1973 publicó el libro “Der Fluch der Pharaonen” sobre la misteriosa muerte de 30 egiptólogos. Este libro se convirtió en un éxito de ventas mundial y convirtió a Philipp Vandenberg en uno de los escritores alemanes de mayor éxito.

“Death comes as the end” (“La venganza de Nofret”), es una novela de la escritora británica Agatha Christie, publicada en 1944. La trama tiene lugar en el Antiguo Egipto, con una explicación del contexto cultural de dicha civilización.​ Imhotep es el nombre del sacerdote de la novela.

Imhotep es el protagonista de “Ladrones de Atlántida”, primera novela del autor español José Ángel Muriel, (1972), escrita en 2005. “Cuando el joven egipcio Weni Imhotep desembarca en Manu, una isla legendaria en medio del océano Atlántico, sólo es capaz de imaginar maravillas acerca de la civilización que la habita. No puede imaginar entonces las tribulaciones que tendrá que afrontar durante su accidentada estancia. Las circunstancias harán finalmente que, por gratitud y por amistad, se alíe con un singular grupo de ladrones”, dice en la contraportada de una edición de la novela.

Imhotep es una deidad adorada por los enemigos del joven Shlerlock Holmes en la película “El secreto de la pirámide” (1985).

Imhotep es un personaje de ficción interpretado por Boris Karloff en la película “La momia” (1932).

Imhotep es un sumo sacerdote de ficción interpretado por Arnold Vosloo en las películas “La momia” (1999) y “El regreso de la momia” (2001).

Christian Jacq, nacido en 1947, es un egiptólogo y escritor francés de ficción, doctorado en Egiptología en La Sorbona. Gran experto en la época de Ramsés II, fundó el Instituto que lleva el nombre de dicho faraón. Autor de más de treinta novelas, ambientadas en el antiguo Egipto. Publicó en 2013 la novela “Imhotep, inventor de la eternidad”.

Apuntes finales

A finales de los años sesenta varias expediciones británicas excavaron en el área de Saqqara en busca de la tumba de Imhotep, que fue construida hace casi cinco mil años. Entre los buscadores de la tumba de Imhotep, estaba el arqueólogo inglés Walter B, Emery, quien en el año 1964 inició su búsqueda. Según palabras de Philipp Vandenberg, Emery dijo que Imhotep “es la primera figura de un médico que se destaca con claridad en la niebla de los tiempos”. La tumba de Imhotep —diseñada quizá por él mismo— no ha sido descubierta hasta la fecha ni se vislumbra alguna posibilidad de que el hecho suceda. “La tumba de Imhotep —dice Vandenberg— bien lo sabía Emery, sería para la historia del Imperio Antiguo más importante todavía que la de Tutankhamón para la historia del Imperio Nuevo” (Nacho Ares hace eco a estas palabras). Convencido de que hallaría, tarde o temprano, la tumba de Imhotep, Emery —citado por Vandenberg— escribió en un artículo publicado en la revista “Illustrated London News”, el 6 de marzo de 1965: “Me interesa desde hace años el sector del valle situado en el borde occidental del arcaico cementerio del norte de Saqqara. El terreno está cubierto de fragmentos de vasos de barro de la épocas ptolemáica y romana, que recuerdan los hallados en Umme-el-Quab, en Abidos. En 1956, antes de que la Egypt Exploration Society diera por terminadas sus excavaciones, yo había abierto en el sector dos zanjas de tanteo en las que aparecieron muros de la Dinastía III”. Pero Emery falleció inesperadamente, sin concluir sus investigaciones. Otro escudriñador de Saqqara fue el arqueólogo y escritor francés, nacido en París, Jean Philippe Lauer (1902-2001). Llegó a Egipto en 1926 y desde entonces dedicó su vida, hasta su muerte, a trabajar incansablemente en Saqqara, desentrañando su magnífico complejo funerario, que comprende más de 15 hectáreas, en torno a la pirámide escalonada de Zoser, la obra maestra de Imhotep.

Indagar sobre Imhoteop y su época, conlleva adentrarnos en un período casi desconocido de la historia. No se trata de retroceder al pasado, sino de utilizar sus soportes para conocerlo mejor. Por ello, figuras como el Gran Sacerdote de Heliópolis iluminan con su borrosa presencia un Egipto que apenas intuimos y que pugna por ir más allá de los lares atemporales y fijar su sitio en la realidad. Y conocer más sobre él, sería acceder a una cápsula del tiempo que nos trasladaría a otra dimensión histórica.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -