18.2 C
Pereira
sábado, junio 22, 2024

Festival de Cine de Cartagena (2022), -Un pequeño balance-

Germán A. Ossa E.

Muchos de los que fuimos a la Ciudad Heroica para asistir a la versión 61 del más antiguo Festival de Cine de Latinoamérica y, sobre todo, los que además de querer ver películas que no pasarán nunca por las salas comerciales de nuestro país, nos equivocamos al creer que la actriz de Pedro Almodóvar, la famosa Rossy de Palma, iba a ser lo más importante que los cinéfilos, eventos, conferencias, conversatorios,  películas y cineastas invitados a tan prestigioso certamen encontraríamos, pues  a decir verdad, nos equivocamos de cabo a rabo.

Muy importante su participación y presencia, sí, pues primero ella, es muchísimo más de lo que la frivolidad que pensábamos la revestía, ya que nos dimos cuenta de que tanto ella con su discurso, su manera de expresarse, su impresionante anecdotario y su vastísima experiencia y ese montón de lecciones que  impartió, no solo asombraron a todo ese público que se abarrotó a su alrededor en esa plaza de la Proclamación donde a las dos de la tarde y con un sol canicular, nos entretuvo durante casi dos horas, porque muchas otras cosas, cineastas, cinéfilos, técnicos, películas, eventos y teóricos, abundaron en esta magnífica versión, dejándonos una muy profunda enseñanza e impresión.

Las hermosas, tenaces, maravillosas y excepcionales películas que visitaron las pantallas, unas al aire libre, otras en salas comerciales y otras más en algunas de las muy refinadas salas como el exclusivo y emblemático Teatro Adolfo Mejía (antiguo Pedro de Heredia), nos llenaron de una inimaginable inspiración, que es con lo que siempre sueña su Director Artístico, el inteligente realizador Felipe Aljure.

 

 

 

 

 

A decir verdad, es todo un espectáculo este festival, una verdadera fiesta, un encuentro maravilloso, en el que tanto espectadores comunes y corrientes como versados, críticos, historiadores y especialistas, nos unimos alrededor de este maravilloso arte, que como lo dijera el poeta Ricciotto Canudo en ese el Primer Manifiesto de Cine (1911) hace más de cien años, reúne todas las artes en uno solo. Y vamos por partes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PELÍCULAS

Imposible verlas todas. Aunque el formato del Catálogo es pequeño, la cantidad de cintas que se pusieron en bandeja de plata para que los gomosos seleccionáramos y visionáramos, fue tan amplio, que tuvimos la necesidad de asesorarnos de los conocedores tanto colombianos como extranjeros que andaban a nuestro lado, para escoger aquellas que de alguna manera sobresalieron, en ese amplio mar de posibilidades. Cintas de todos los continentes, de muchos estilos, de diversas categorías, géneros y estilos, hubo para disfrutar.

(Valga la pena anotar que esta mirada es muy personal)

DOCUMENTALES

“Las cercanas”, “Toro”, “Camilo Torres Restrepo, el amor eficaz”, “La forma que tienen las nubes” y “Los Zuluagas”, cintas que tienen, de diferentes maneras, un poder extraordinario.

“Las cercanas”, de María Álvarez.

Un relato hermoso de dos gemelas pianistas de apellido Cavallini de 91 años, que cuentan cosas, cantas cosas, tocan al piano cosas que, aunque en desorden, hacen que el espectador se encante con ellas.

“Toro”, de Adriana Bernal’Mor y Ginna Ortega.

Cuenta la historia de un fotógrafo muy narciso que, aunque hizo en una cárcel de España unas muy buenas imágenes con su cámara fotográfica, descubre un personaje que se cree un “clásico”, calificativo que solo merecen los que han dado su vida a la obra que en gran medida demuestra una autenticidad muy propia y una calidad sin límites. Se disuelve en la diatriba de o vale más ese gigolo entrado en años que se siente un súper o un millar de fotos que tragan polvo en cajas de cartón amarradas con cabuya.

 

 

 

 

 

 

“Camilo Torres Restrepo, el amor eficaz”, de Martha Rodríguez.

Conversación ficticia de esta documentalista con ese héroe de la revolución colombiana que dio la vida en el monte por los pobres, con base en su añorada amistad con él y un puñado de fotos guardadas en sus preciados archivos de camarógrafa.

“Los Zuluagas”, de Flavia Montini.

Juan Camilo, el hijo del Comandante del EPL Bernardo Gutiérrez, bucea en viejas grabaciones y fotos y nos deja conocer en esta cinta, la historia brutal, injusta e infame, de la desaparición de su madre, y con su voz en off y en italiano (allá vive), nos narra una espectacular, extraordinaria y sentida historia de su familia (otra), golpeada por la violencia de un país (obvio, Colombia) que, por rutina a diario, se baña en sangre.

“La forma que tienen las nubes”, de José Luis Osorio y George Gallardo.

Noble historia de un muchacho de escasos 24 años que en un paréntesis de su vida en la cárcel (un permiso de 72 horas), le demuestra al mundo que, aun siendo un experto en paramilitarismo, la milicia y el robo, tiene un inmenso corazón que le permite regalarle a su hija y a su familia toda, un amor extraordinario que habita en su interior y en su mente, entremezclado entre inexplicables impulsos y esa cosa que se llama razón.

 

 

 

 

 

 

 

 

FICCIONES DE AQUÍ

“Brizna”, “La roya” y “El árbol rojo”. De un interés significativo.

“Brizna”, de Leonardo Perea Chacón.

Extraña cinta que se ha construido en un lenguaje muy teatral pero que llama la atención del espectador porque lo pone a pensar y meditar sobre raros simbolismos y ese mal que se viste elegante entre corbatas y promesas falsas.

“La Roya”, de Juan Sebastián Mesa.

El campo, un joven, su familia, el abuelo, los amigos, la juventud, la rumba, el amor, las lágrimas, la música, la tarde, la lluvia, la vida. Y la roya, que, como el cáncer, destroza.

“El árbol rojo”, de Juan Gómez Endara.

Al compás de la música que nostálgica y alegre sale de una gaita, en una población caribeña, Eliécer, ese ser negro que atraviesa parte del país para llevar a una niña donde su madre que la abandonó al nacer, es un impecable ejemplo de cómo se cuestiona al acto humano reprochable del abandono.

FICCIONES DE ALLÁ

“Utama”, de Alejandro Loayza Grisi.

Además de talento para la fotografía, este realizador es un narrador inteligente y un extraordinario manejador de actores, pues pone a un muchacho y a una pareja de viejos (sus abuelos), a contarnos una historia demoledora de soledad, amor, desamor, rabia, no futuro, incertidumbre, vida y muerte, en unos paisajes aterradoramente solos, pero impresionantemente bellos. Pareciera un documental por la exquisitez de sus actuaciones y la naturalidad de sus sentimientos.

FICCIONES DE ACULLÁ, DOCUMENTALES HECHOS EN CASA, MUESTRA DE CINE AFRO, MUESTRA INDÍGENA, hubo y mucha y muy interesante.

HOMENAJE A PASOLINI

Estuviera cumpliendo 100 años. Repasamos sus filmes “Accattone”, “Comizi D´amore”, “Porcile” y “El Decamerón”, al aire libre, es decir, así de sencillo, como para aceptar la libertad que quiso siempre don Pier Paolo.

HOMENAJE A FRANCOISE TRUFFAUT (90 años).

Vimos de este genio de “la Nueva Ola del Cine Francés”, “Los 400 golpes” (refrescamos las imágenes de Truffaut chiquito robando fotos de películas en un teatro de barrio), “Jules et Jim” (el amor), “El último metro”, no más que por saborear de nuevo la belleza de esa Catherine Deneuve y ver joven a ese monstruo de Gerard Depardieu y “Confidencialmente tuya”.

 

 

 

 

 

 

HOMENAJE A ROSSY DE PALMA

Obvio, ella caminando por las calles de Cartagena, parada a las afueras de las salas de cine de esa bella ciudad o bañándose en nuestras playas y nosotros encerrados en algunas salas, viendo sus personajes, los que la habitan, en cintas como “Mujeres paralelas” y “Mujeres al borde un ataque de nervios”, puros Almodóvar.

EVENTOS TEÓRICOS ESPECIALES

Sobrada la conversación de la Maestra Rossy de Palma, mujer, actriz y artista que se goza se feura, la que pone como factor importante para desarrollar una personalidad envidiable. “Los artistas vanidosos no son verdaderos artistas”, dice.

La actriz que argumenta “Yo no soy yo en mis interpretaciones” y que cuando siente que su personaje la abandona por el cansancio, no es capaz de seguir fingiendo o actuando y se sale del set, lo explica con “es que mi personaje aparece y me posee”. Ama la imperfección, pues argumenta que la luna no tiene luz propia, se la otorga el sol; y es famosa porque sabe que registra de manera excepcional y dice que goza al saber que el cine es una mentira que nos sirve para contar verdades, de ahí que respete profundamente el cine social.

Extraordinaria la charla de Don MANUEL TEIL (Director de casting español radicado en México de películas como “Amores perros”, “Rudo y cursi”, “Y tu mamá también” y “El Coronel no tiene quién le escriba”) que nos hizo un fabuloso recorrido histórico y nos habló de los aspectos más sobresalientes de este oficio en las películas más arriesgadas del cine que tiene presencia o lo habita o lo conspiran los gays, las lesbianas o todos esos personajes que juegan con cambiarse el sexo, mamar gallo con el sexo de manera diferente o ser irreverentes con todo lo que tiene que ver con el mismo. Un conferencista inimaginablemente conocedor de sus autores, sus protagonistas, las fechas y anécdotas que giran alrededor de tan difícil y atrevido tema,

Y del otro lado, el “Master Class” de ese genial fotógrafo de cine de origen marroquí  (Tetuán) pero español de pura sangre, don José Luis Alcaine, quien ha fotografiado (director de fotografía) más de 170 películas y que se ha dado el lujo de decir que trabajó con realizadores de la talla de Vicente Aranda, Carlos Saura, Pilar Miró, Fernando Trueba y obvio, Pedro Almodóvar, y a quien se le debe de alguna manera el uso de las primeras sombrillas, los tubos fluorescentes de Neón para iluminar partes de la escena y quien se atrevió a decirle a imponentes directores a qué hora se debía filmar, que se inspiró en la pintura de grandes clásicos del arte (hace pocos años entregó al mundo un hermosísimo trabajo explicativo sobre la luz y las sombras que habitan en el “Guernica” de Picasso, que dice se basa totalmente en la influencia que en él existe de la luz y las sombras que se manejaron en la película clásica “Adios a las armas”) y que leyó más de 15 veces la historia del cine y estudió a profundidad la forma como Gregg Toland hizo la asombrosa fotografía de la cinta de don Orson Wells “El Ciudadano Kane”, maravilló ese repleto auditorio en el que yo ocupé con mucha pasión una de sus sillas.

¡Y EL CINE DE PEREIRA!

Y no podía faltar la presencia cinematográfica nuestra en este importante Festival, pues dos grandes talentos nuestros, mostraron dos bellos trabajos allí en la mejor sala de la ciudad heroica: el joven José Luis Osorio, su cinta “La forma de las nubes” y Sebastián Valencia, su bellísimo corto “ZARZAL” (en ella, de manera poética, este joven realizador nos muestra esa Colombia de los 90s que ve nacer una de las épocas más terroríficas y sangrientas que ha venido dejando este perverso conflicto armado que nos ha hecho famosos en el planeta) que, en compañía de otras grandes pequeñas cintas, nos regalaron una hermosísima tanda de buenísimas películas de corta duración en la ceremonia de clausura de este importante e inolvidable evento.

 

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -