Fernando L?pez y su admiraci?n por Picasso


?Germ?n Ossa

A Fernando L?pez hace más de cinco años lo trajo a nuestra ciudad el gestor cultural quindiano Germ?n Loaiza y desde ese mismo momento, hasta nuestros d?as, el artista, hermano? del destacado Duv?n, no deja de venir con alguna frecuencia.

 

Le hemos seguido los pasos con mucho sigilo y dedicaci?n. Lo vemos gastar color de manera violenta, agresiva, desmesurada. Pinta sin miedo. No le teme a la tela blanca y se regodea embadurnando esas superficies blancas, buscando formas, ambientes, objetos y s?mbolos, a todas? luces muy particulares, muy suyos, muy originales y argumenta que no le da miedo demorarse un poco en encontrar una identidad que lo haga, como a su hermano, convertirse en un artista f?cilmente identificable en este hermoso y congestionado mundo del arte.

 

Crea y recrea permanentemente siluetas de mujeres, arlequines, musas, poetas hembras y másicos, naturalezas muertas concretas y abstractas tan llenas de color, que demuestran que en su interior hay un artista que naci? para vivir del y para el arte.

 

Sus viajes al extranjero le han permitido conocer la obra de muchos y muy importantes artistas, pero no oculta su fascinaci?n por Pedro Pablo Ruiz Picasso, de quien ha reproducido a la perfecci?n más de cincuenta obras, las que ha expuesto en varios pa?ses europeos y que pronto llevar? a los Estados Unidos.

 

Recibe con mucho respeto los consejos y recomendaciones de su hermano, el talentoso Duv?n, de qui?n ha heredados su desparpajo para embadurnar la tela en busca de esas im?genes que pronto aparecer?n con vida y pasi?n en la tela.

 

Una colecci?n grande de nuevas obras que rinden culto al Maestro de maestros Picasso y unas treinta obras de su propia autor?a se llevar? en su equipaje dentro de algunos meses para Nueva York, donde las someter? a juicio por parte de expertos, cr?ticos, coleccionistas y compradores refinados.

 

Esperemos para saber qu? sucede con ese trabajo un tanto ex?tico que el artista Fernando mostrar? en ese potente pa?s del norte, para formarnos una mejor idea del contenido de su obra, que traer? a nuestra ciudad en los meses que siguen a? la fecha de su regreso.

 

Ser? de nuevo para nosotros los que le seguimos su marcha, una grata sorpresa.