13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

CUENTO

Germán A. Ossa E.

Rara vez se escribe un cuento que no es cuento. Este, por ejemplo, es uno de ellos.

Eran casi las doce del día y la frescura de adentro de la piscina del Hotel Caribe en la ciudad de Cartagena, contrastaba con el calor que el sol propinaba a la ciudad entera, un marzo de mil novecientos noventa y cuatro. Departíamos un pequeño grupo de amantes del cine, que asistíamos (como lo hacemos hasta nuestros días) con una religiosidad pasmosa año tras año, al Festival de Cine de la ciudad heroica, donde el tema 24 horas al día y ocho días a la semana, solo es ese que tiene que ver con las historias que se cuentan en imágenes en movimiento que se proyectan en una pantalla. 

De allí, de esa tertulia impresionantemente mojada, en pantalonetas y con toallas al borde de la piscina que se ubicaba frente al Restaurante de dicho Hotel, iba a salir una idea que se cristalizaría a la perfección y que sin saber de milagros ni de brujerías, se presentía que la misma duraría viva por años.

Los amantes de esas historias que se cuentan solo en películas, y que se escondían bajo el remoquete de críticos de cine, no sabían que uno de los contertulios llevaba en su equipaje, una propuesta que se hizo viral, contagiosa, enfermiza: realizar cada año, en una cualquiera de las ciudades allí representadas, un evento anual que congregara el pensamiento analítico del mundo del cine y que a la final, sirviera para exigir con disimulo a las directivas de todos los medios masivos de comunicación (esos que llaman radio, prensa escrita, televisiva y demás), más respeto por esa profesión que no existía en ninguna de las universidades que otorgan títulos al conocimiento, a las disciplinas y a las artes habidas y por haber, y que se enorgullecían y enorgullecen por darle más valor a los entretenimientos pueriles, al crucigrama y a los horóscopos, que a la orientación artística y al análisis concienzudo que dicho producto intelectual necesita y suscita. 

Un habitante

Se trataba de un habitante de la Perla del Otún que viajó varios años al Festival como cine clubista y otros tantos años (hasta nuestros días) como crítico de cine, que propuso su ciudad como sede permanente de dicho evento, el cual ganó por lo sólida y estructurada de la misma.

Este mismo personaje ayudó con el apoyo de un puñado de ellos, a que el Festival durante muchos años, otorgara el Premio de la Crítica de Cine en dicho Festival y que, a los críticos de cine, se invitaran como jurados, en muchos de los festivales que en nuestro país se celebran.

En agosto de ese mismo año, 1994, se realizó en Pereira el Primer Encuentro Nacional de Críticos y Periodistas de Cine, el cual, como casi todos hasta ahora, fue todo un éxito. Vinieron a Pereira críticos de cine de Cuba (Luciano Castillo, actual Director de la Cinemateca de su país), Umberto Valverde (escritor autor de la selección maravillosa de cuentos “Bomba Camará); Orlando Mora, crítico de Medellín que ha sido hasta Jurado en Cannes; Gonzalo Restrepo, guionista, realizador, escritor y crítico de Barranquilla; Gustavo Valencia, experto en cine alemán; Juan Guillermo Ramírez, quien era el crítico de Cine de El Tiempo, filósofo, pensador y crítico profundo; Mauricio Laurens, también de dicho diario nacional, que sabe profundamente sobre biografías, historias, sucesos, personajes, actores, actrices y fenómenos untados de esa fantasía de película que hasta lo obsesiona y otros teóricos y amantes de cine, que por ahora se le escapan de la memoria a quien escribe este extraño cuento, pero que de ninguna manera permite que se le olvide que también llegó a la trasnochadora pereirita, uno de los más extraordinarios conocedores de la literatura latinoamericana de nacionalidad americana, crítico de la literatura del Boom Latinoamericano, Don Raymond Williams, quien en el marco del evento, se tomó el micrófono por más de dos horas, contando con infinidad de detalles, la perfecta y maravillosa relación que existía entre cada uno de los escritores famosos de nuestra literatura latinoamericana y el cine, haciéndonos llegar a nuestra imaginación, la forma como las letras y personajes de sus novelas, se convirtieron en imágenes reales que podíamos admirar en esas películas que pasaron por nuestros ojos y que solo existían en hojas de libros de autores como Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, Gustavo Álvarez Gardeazábal, Juan Rulfo, Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar, etc. Etc…

Hacerse realidad

Empezó entonces a hacerse realidad una idea, un sueño, un deseo, que habitó por años un lugar del cerebro de ese pereirano (lo conozco muy bien), que se empecinó en no dejarla morir hasta nuestros días y que hoy por hoy puede contarles a sus coterráneos, a sus amigos de la región y del país entero, a quienes aman el cine y respetan la crítica del arte, que dicho evento ha llegado a cumplir 25 años de existencia, es decir, a la edad de esa cosa que llaman las Bodas de Plata y que muy pronto (16 al 19 de agosto del 2024), con el apoyo de esas personas y entidades que lo quieren y lo apoyan (sus amigos leales, sus familiares, las empresas importantes de la región, los estamentos culturales de las administraciones municipal y departamental, etc.), al cual se encuentra invitando por todos los medios existentes, sencillamente porque desea que esa idea perdure y que sean muchos los habitantes de este mundo, los que disfruten como él, de las bondades del cine, de la crítica, del análisis, de la conversa, del compartir los sueños y los buenos placeres, que son la única razón de ser de la felicidad que pueda ser posible, sana, pura y cercana a nuestras almas.

Ese sueño, ha demostrado hasta la fecha, que, a nuestra ciudad, se pueden hacer llegar las personas más grandes del pensamiento cinematográfico que existen no solo en Colombia sino en muchas partes del mundo y que si bien nuestra ciudad no tiene puertas, nuestros corazones, gracias a su inmensidad, están en condiciones de albergarlos a todos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -