19.9 C
Pereira
domingo, julio 14, 2024

Bruma y el mundo de los raros

En su más reciente libro “Bruma, orgullosamente raRa”, Giovanna Zuluaga explora el autoconocimiento y el amor propio desde la voz de una adolescente. 

 

El tintero de Raquel

En la pasada Feria del Libro de Bogotá, se hizo el lanzamiento oficial del libro “Bruma, orgullosamente raRa” de la escritora colombiana Giovanna Zuluaga. En él, se cuenta la historia de una peculiar chica de doce años a quien le cuesta aceptarse y encajar socialmente, dado que siente que algo de malo hay en habitar su propia piel. 

Su autora dio vida a esta obra gracias a que tres sucesos confabularon: una clase de locución, un libro de cuentos y una niña de 12 años. Pero, lejos de darse por casualidad, detrás de esta narración hay un amplio espectro dirigido a todos los niños y jóvenes que se sienten discriminados en un mundo autodenominado como libre. 

Giovanna es ingeniera civil, escritora y locutora. Anteriormente, publicó libros para lectores adultos y en la actualidad incursiona en los libros para jóvenes, el primero de ellos fue Descubriendo a Miranda (obra escrita a cuatro manos junto a Antonio Ortiz). Con Bruma se acerca de nuevo a las historias de los adolescentes y jóvenes; a las luces y desencantos que se viven durante estos años de la vida. 

¿Cómo es escribir para jóvenes siendo adulta? 

No es tan fácil porque suelo apelar a los recuerdos de la época en la cual tenía la misma edad de los personajes y eso pasó hace mucho tiempo. Lo hago para intentar hablar como ellos lo hacen, pensar como pensaría alguien mucho más joven y lograr plasmar situaciones que sean creíbles. Pero considero que ese lazo de confianza se forma cuando el joven que lee la historia siente que no es la autora adulta quien le habla, sino el personaje adolescente.

¿Cómo incorporar temas fuertes como la pérdida, la dificultad para socializar, la confusión, separaciones, etc. y hacerlos “amigables” para los lectores? 

Esos temas que mencionas hacen parte de la realidad que viven los jóvenes en la actualidad, temas que no suelen ser tratados en la mayoría de los libros que son dirigidos a ese público. Por lo general los jóvenes se ven obligados a leer libros clásicos, que, si bien son fundamentales para su formación académica, tocan asuntos que se vivían en otra época, en otra región y con otro lenguaje. De allí la importancia de incorporar esos temas fuertes en los libros para jóvenes y considero que la manera de hacerlo es con un lenguaje que les sea familiar, narrado de acuerdo con su edad y de manera respetuosa.

¿Crees que las problemáticas a través de las generaciones continúan siendo las mismas? 

Siento que algunas permanecen y otras son diferentes. Yo de niña sufrí bullying, al igual que lo sufren los niños y jóvenes hoy en día, pero como en mi época no existía el internet no me tocó vivir, por ejemplo, el cyberbullying, ni las problemáticas que acarrean las redes sociales. En mi época había más estigma, por ejemplo, hacia los hijos de padres separados y hoy en día ese rechazo se expresa más hacia las familias no heteronormativas. Considero que otras problemáticas, como por ejemplo los trastornos alimenticios, la ansiedad y la autopercepción, también se vivían de manera diferente en el pasado.

¿Qué es lo mejor de ser raro

Sorprender a las demás personas con temas poco habituales, hacer cosas que nadie espera, ser original en la forma de expresarse, o de vestir. Aprender a reírte de ti mismo y que no te importe el qué dirán. 

¿Qué mensaje quieres compartir por medio de Bruma

Lo primero es alertar sobre el peligro de las redes sociales y los monstruos que se pueden esconder detrás de una pantalla. Crear conciencia sobre el duelo, los trastornos de sueño y el manejo de la culpa, sobre las formas en que esto se pueden manifestar y manejar. Destacar la importancia del diálogo para la resolución de conflictos.

En una sociedad que permanece virtualmente disponible, mantener una conexión sincera con nosotros mismos representa un gran reto que, a su vez, deriva en una dificultad para empatizar con los más jóvenes. 

A pesar de los cambios generacionales se continúa dictaminando una individualidad que se respeta siempre y cuando esté enmarcada dentro de ciertos parámetros. En este espectro, la literatura juvenil viene a marcarnos un camino en donde el cuestionamiento no solo es válido, sino también necesario en un mundo en el que, a la larga, todos somos raros.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -