20 C
Pereira
viernes, enero 27, 2023

Bonolis, dos años de ausencia

Germán Ossa

Ha de saber nuestro amigo Gustavo que lo extrañamos mucho. De él recordamos infinidad de anécdotas, de cómo era como amigo de cómo como artista. Recordamos sus colores, los preferidos. Los cálidos. Sus figuras predilectas, sus hojas, sus guaduas, las ramas de las plantas, las aves, los pájaros, grandes y pequeños. Sus insectos. Esa “mariqita” (un Siclocefala rufficollis) que roja y negra era el centro de atracción de algunos de sus cuadros.

De él recordamos sus cantatas, sus atenciones, sus asados. Las noches enteras a la sombra de Don Vicente Fernández, que se metía en su garganta y nos acompañaba noches enteras…
Ahora, dos años después de su partida, deseamos decirle que está muy presente en nuestras conversaciones, que su ejemplo sigue vivo en la memoria e imaginación de muchos artistas que le admiraron su trabajo y que lo emulaban (e imitan) con insistencia.

Tranquilo Maestro Gustavo, quiero contarte que aún tengo en mi colección de trabajos de artistas que he tenido la oportunidad de considerar como mis mejores amigos, ese puñado de acuarelas sobre corridas de toros que nunca quisiste cederle a nadie. A veces, cuando me siento a contemplarlas, me parece estar escuchándote cantar y celebrar la vida de la mano de tu admiración por todo lo que hacen y hacían tus colegas.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -