21 C
Pereira
martes, julio 23, 2024

1560-1575 Diego Angulo de Castejón y Cepeda

Llega como Oidor a Cartago (Pereira) y Anserma. Como en ocasiones pasadas, los encomenderos de Cartago se opusieron a su visita porque, según ellos, los indios vivían en paz y eran bien tratados.

Walter Benavides Antia

1560. Es nombrado Oidor de la Audiencia de Santa Fe el 26 de septiembre de 1560, para reemplazar a Tomás López. El 10 de febrero de 1561 obtuvo licencia para navegar a Nueva Granada con su esposa, hijos y el criado Juan Ramírez de Triana (hijo soltero de Juan Ramírez y de Catalina de Alfaro).

1561. Un Oidor, enamorado. María Gutiérrez, era la mujer de Nicolás Nieto. Sucedió, que, en ausencia de Nieto, un soldado llamado Luis de Pineda se introdujo una noche en su casa saltando las tapias del corral, e intentó seducir a María Gutiérrez, la cual logró expulsar al intruso con ayuda de dos indias de su servicio. Pero no contenta con esto, María Gutiérrez fue a quejarse y solicitar castigo para el ofensor ante el Oidor Licenciado Diego Angulo de Castejón y Cepeda, quien posaba en la casa de Antón Esteban de la Plaza Rangel, vecino de Pamplona, cuya esposa Juana Rangel era madrina de María Gutiérrez. Las malas lenguas se encargaron entonces de propagar la especie que María Gutiérrez había tenido relaciones con el Oidor y le visitaba con frecuencia en su posada.

1568. Enero. Andrés Díaz Venero de Leyva, nombra Oidor para Cartago (Pereira) y Anserma a Diego. Los nuevos Oidores tenían como misión, realizar «visitas de la tierra», para averiguar, las relaciones de caciques e indígenas con gobernadores, encomenderos y particulares, y conocer las tasas del tributo en particular. Una de las atribuciones de los oidores, era cambiar (si fuese necesario) las tasas del tributo (Cartagena de Indias y Santa Marta. Oidor, Juan López de Cepeda; Gobernación de Popayán. Fiscal, Diego García de Valverde; Diego de Villafañe Visitó los pueblos del Distrito de Santafé en 1564; Diego Angulo de Castejón y Cepeda, Recorrió Cartago (Pereira) y Anserma en 1568; Juan de Hinojosa, visitó Popayán en 1569; Diego García de Valverde, visitó San Juan de Pasto en 1570; Juan López de Cepeda, Visitó Tunja, y Vélez en 1572).

1568. Abril. Llega como Oidor a Cartago (Pereira) y Anserma. Como en ocasiones pasadas, los encomenderos de Cartago se opusieron a su visita porque, según ellos, los indios vivían en paz y eran bien tratados. «Además son ricos desde sus nacimientos en sus mismos asientos, donde tienen oro y tierras fértiles, producen mercancías que venden en las ciudades y a los negros en las minas. Por todo lo cual proponían un tributo anual de doce pesos y que cultivaran una fanega de maíz y fríjol para el encomendero, ya que pagando esto les quedaba dinero suficiente para comprar “ropa de Castilla para su comodidad y puercos y novillos, caballos, yeguas y bueyes, cosa que no hay otros naturales en toda esta gobernación, ni de arriba ni de abajo, que tal hagan, pues están ya puestos en mucha razón de tratar y contratar”. Frente a la posibilidad que se prohibiera el trabajo en las minas, argumentaron, “que los indios lo hacían de su propia voluntad”, y estuvieron en contra que se eximiera de pagar tributo, “a las solteras, viudas y a los mercaderes indígenas”, que en Cartago eran numerosos. Finalmente, el Oidor violador pudo realizar el censo, encontrando que en Cartago existía un total de 2.876 tributarios repartidos en 16 encomiendas, los cuales debían pagar, “cada uno una manta de algodón, o un peso y un ducado de oro junto con un ave, a voluntad del indio. Además 16 indios «de macana» deberían labrar una fanega de nueve almudes de maíz en dos sementeras al año para el encomendero”, quedando prohibido cualquier tipo de servicio personal. Lo más importante de la visita, es que el tributo tenía que ser pagado individualmente y no por el grupo étnico, disminuyendo abusos e injusticias que cometían los caciques. Sin embargo, acontecimientos imprevistos como la rebelión de los Pijaos impidieron la aplicación de la tasa. Diego Angulo de Castejón y Cepeda, comprueba que en Cartago era despensa agrícola. Para ese año el Oidor Violador comprobó que los Quimbaya de Cartago cosechaban turmas, un hongo con forma de tubérculo, carnoso y revestido por una especie de corteza, que madura bajo tierra. También hace referencia a que encontró cultivos de arracachas y frijoles de diferentes clases, maíz y achiote. Aunque en una tumba excavada en la región quindiana de La Argentina se encontró una olla bien tapada, «llena de papas del tamaño de un huevo de gallina, con fríjoles y garbanzos allí revueltos», no se sabe si estos alimentos correspondan a un enterramiento post-hispánico, como lo hace suponer la inclusión de los garbanzos, que son semillas introducidas por los españoles. En el curso de la visita de Angulo de Castejón a Cartago, los encomenderos hicieron alusión a estos precios. Se observan los beneficios de los encomenderos del Nuevo Reino que obtenían gratuitamente las «mantas» chibchas, sobre la base de medio peso la unidad y las vendían a 2 pesos en Popayán.

1568. Nuestro Oidor visitador Diego Angulo, resulta implicado en un caso de acceso carnal violento a la esposa de un Cacique de Anserma, por lo que, a partir de ahora, lo llamaremos nuestro “oidor violador”.

1570. Se conserva un expediente sobre el asunto en que el Licenciado Angulo de Castejón a 3 de enero de 1570, nueve años después, se defiende y presenta varios testigos. Las declaraciones comenzaron el 4 de enero de 1570 y concluyeron el 30 del mismo mes y año, y se incluye una de la propia María Gutiérrez el 19 de enero de 1570, ya viuda de Nieto y casada en segundas nupcias con Francisco Duarte en San Cristóbal, así como también una solicitud de su apoderado Hernando Arias en Santa Fe el 25 de febrero de 1570, donde pide, «que todo quede en secreto para no perjudicarla, ni que su actual marido se entere, porque creyendo pasar así tomaría enojo e pasión contra ella, le daría mala vida y aún con enojo la podría herir e matar e quedaría perdida e afrentada, e sus hijos e hijas con ella».

1572. Enero. Nuestro oidor violador Diego Angulo de Castejón y Cepeda, es acusado también en Tunja. Un dato no menos importante de nuestro “Oidor violador”. Después de regresar a Santafé, le asignaron nuevas responsabilidades. De las visitas a Tunja, fue acusado de no hacer los “conteos personalmente”, y aceptar datos y cifras dados por caciques y encomenderos. La acusación provino de otros encomenderos y caciques, (perjudicados por los informes). Entre sus acusadores encontramos al Fiscal Diego García de Valverde, y al Cacique de Turmequé, Don Diego de Torres y Mayachoque. Pero esa es otra historia.

1572. Nuestro oidor violador es nombrado Oidor de Quito.

1572. , Venero de Leyva, le encarga al Oidor Licenciado Gedeón de Hinojosa, averiguar si es cierto que el Oidor Diego Angulo de Castejón y Cepeda, en su visita a Anserma, “tuvo acceso carnal con una india mujer principal de don Juan, cacique del repartimiento de Cunba que es en la ciudad de Anserma contra la voluntad de ella por cuya ocasión murió el dicho don Juan”.

1575. Febrero. Cuando viaja de Santafé a la ciudad de Quito a posesionarse, el Oidor violador es residenciado en Caly.

575. Mayo. El Oidor violador, muere en Caly en su viaje a Quito. En mayo de 1575, ya condenado por el Juez de Residencia, el oidor violador, fallece en la ciudad de Caly.

Oidor de Santa Fe de Bogotá y de Quito, caballero de la Orden de Santiago. ¿Palencia-Cali 1575. Angulo se casó con Agustina de Valdés, de Valladolid, hija del capitán Bartolomé de Valdés y de Ana de Carabeo. Fruto de este matrimonio nacieron cuatro hijos que llevaron consigo a Nueva Granada: Juan de Angulo, Lucía de Valdés, Hernando de Angulo e Isabel Ruiz. Y una quinta hija que ya nació en Santa Fe, Ana, que se casó con Marcos Guerrero, natural de Leza (Álava), oidor de la Audiencia de México. Su nieto Pedro Guerrero, nacido en México, era caballerizo de la Reina cuando fue nombrado caballero de Santiago en 1623.
2 COLMENARES Germán. Historia Económica y Social de Colombia. 1537-1719 COLMENARES, pp. 129-30.
3 Ibíd.
FRIEDE Juan. 1963.
Los incas lo llamaban Purutu.
FRIEDE, Juan. Los Quimbayas bajo la dominación española: estudio documental, 1539-1810.
7 Por Provisión del 22 de septiembre de 1560 fue nombrado oidor en lugar del lic. Tomás. López, quien había pedido licencia para regresar a España. En: FRIEDE, Juan. (1976). Fuentes documentales para la historia del Nuevo Reino de Granada. Ocho tomos. Bogotá: Biblioteca Banco Popular, t. II, p. 111.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -