20.4 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

La verdadera tragedia está río abajo

Rubén Darío Herrera Tangarife

Hidroituango comenzó en 1997 sobre la ignominia, y se construyó sobre desplazamientos forzados, masacres, persecuciones, amenazas y hoy, sobre procesos judiciales aún abiertos. El lastre está en ese oscuro pasado, y cuando la justicia calla, la naturaleza cobra, y el destino mira para arriba donde están los responsables. De la represa de Hidroituango, el alcalde Dr. Daniel Quintero sólo habla de corrupción, de recuperar 9 billones de pesos, pero no dice nada de la verdadera tragedia que causó la negligencia administrativa de EPM “Río abajo de Hidroituango”.

ELEGÍA AL PATRÓN MONO
(Hidroituango aguas abajo)
Quiero escribirle al río…,
al “mono” que ha quedado
pobre, miserablemente pobre
sin peces, sin oxigeno,
como cloaca urbana,
como alcantarilla putrefacta,
como fétida y freática letrina,
la misma donde caga el funcionario,
aquel mentiroso impuro de EPM.

Escribo a los pobres,
aquellos <río abajo> que lloran
por migajas que ha dejado el cauce
y rompen con sus lágrimas el dolor
lejano.

Escribo por aquellos que están
secos de sed y de esperanza,
con llanto derretido en las pupilas,
con el miedo lacerándoles el alma.
Escribo con el destiempo de un fracaso,
con el alma emancipandose,
y con la ira que se frunce en el lamento.

Escribo para ti hombre anónimo
que te curtes la piel día tras día
faenando en tu canoa el alimento,
color canela de tus aguas torbellinas
mermadas por la ignorancia del hombre arriba.

Quiero escribir sobre las olas
de la muerte, olas de miedo,
olas de sangre, olas que traga
un río ajeno.

Escribo a través de un tiempo
inexistente…,
por ti pescador de pesadillas,
de quimeras y de muerte.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -