18.4 C
Pereira
martes, febrero 7, 2023

La Sala de Exposición ‘Carlos Drews Castro’, una escuela y un espacio de creación

James Llanos Gómez

La sala de exposición Carlos Drews Castro instalada en el teatro Santiago Londoño de la Secretaria de Cultura de Pereira, es un espacio bajo el slogan “La sala de exposición Carlos Drews Castro es una escuela y espacio de creación”, por su naturaleza de los visitantes y la acción de los participantes, que para el año 2022 a partir del segundo viernes del mes de marzo y en el marco de Corto Circuito Escenarios para el Arte, hasta el 21 de diciembre realizó (11) muestras con artistas regionales, nacionales e internacionales, colectivos con arte efímero, instalaciones, fotografías, performance, video arte, pinturas, intervenciones in situ, dibujo, grabado y esculturas entre otros, realizados por más de 80 expertos y expertas que le dieron vida y le pusieron color a través de sus propuestas bidimensionales y tridimensionales de excelente factura; una sala que dialogó con otras áreas expositivas del mismo orden, uniendo conceptos que enriquecieron los lenguajes de los participantes y visitantes, asimismo, también hubo espacios para los procesos escolares, que realizan los semilleros, orientados por docentes comprometidos con el conocimiento y otras pedagogías, que están determinadas por la escuela abierta, una expresión que trae consigo en su papel y lienzos como otros materiales el peso de una generación que piensa distinto más liberada sin límites.

Planificar, seleccionar, realizar la curaduría y montaje de una colección individual o colectiva es una labor que pasa por el filtro del conocimiento y paciencia del responsable sin amiguismos ni titubeos a la hora de decidir quién expone y como se muestra la propuesta; pero esta labor ha cambiado en los últimos años, ya que, hoy prima muchas cosas: conocer la situación del arte latinoamericano y de otras latitudes globales para darse una idea que se exhibe, que existe, o en qué anda el arte visual, cómo ha evolucionado el arte contemporáneo, que son las creaciones curatoriales o co-curadurias, los montajes entre artista y curador entre otros; “puede existir arte sin curador, empero nunca, podrá existir curaduría sin arte o artistas”, lo anterior se practica para ser distinto o no entrar en los lenguajes parecidos y poder clasificarse en las vanguardias, lo anterior elimina los comparativos y ayuda al debate a través de la práctica curatorial, una ruta crítica y complementaria que sirve con criterios y disensos para enriquecer. Con las diferencias se construye conocimiento donde salen propuestas que llevan lenguajes y teorías un poco más conscientes y no solamente expositivo sino, criterios que sirvan de investigación o fuente de estudios a la academia para sacar conclusiones, ya que el arte tiene poder, es un detonante y visionario de las contradicciones a todo nivel, regional o situacional, que sirve al avance de los sucesos de la humanidad para dar salidas.

Criterios

Los criterios en este tema se definen entre el artista que se conocen y otros que no pasan por la cabeza de la curaduría; el compromiso entre artista y curador es una tarea que se debe dar a través del encuentro y la conversación, es una condición fundamental para la museología y museografía que por ultimo arrojan los contenidos de la exposición, se debe dar esta oportunidad y no hay que agotar esta metodología que viene bien para una buena forma de mostrar, exhibir y circular los contenidos complementados con guianzas para encontrar el punto medio, entre lo realizado por el artista y lo interpretado por el espectador; este método, estas formas y muchas experiencias quedaron reflejados en los más de 15 mil personas que se enteraron de estos eventos de manera directa con visita a la sala, que fueron casi ocho mil (8000) o indirecta, con más siete mil (7000), por medio de las visitas presenciales a las instituciones educativas por parte de la curaduría, los medios de comunicación hablados, televisivos, escritos y asimismo de las redes institucionales para generar el éxito que la alcaldía de Pereira, a través de la secretaría de Cultura, se trazó con esta apuesta programática, cultural, visual y económica que hizo posible avanzar en el sector de las artes visuales y la sociedad.

 

 

 

 

 

Museo como escuela

Cuando el artista Luis Camnitzer propuso al museo como una escuela, lo hizo con ánimo de hacer de este más que un espacio de exhibición de egos, un lugar de encuentro y construcción de sociedad, para «minimizar la huella del ego y acentuar la función pedagógica» 2. El arte, como hijo de su época, no sólo desvela el presente, sino que sueña el futuro y reconstruye el pasado. El museo, como confluencia de tiempos, enseña, aprende de su entorno y se permite crear espacios de diálogo para la conciliación de una nueva idea de sociedad, camino y espacio tiempo donde el encuentro sea lo fundamental y el arte el pretexto como construcción de nación. Es el espacio en el cual se entrevera un nuevo lenguaje de patrimonio.

Fue así que Schiller denunció la frialdad de la razón, para proponer un juego entre ésta y la sensibilidad en un movimiento que pudiese reparar el reloj sin tener que detenerlo. Ante tal magna pregunta se encuentra el arte colombiano, ¿cómo repararemos esta sociedad herida e insensibilizada, para moverla hacia el perdón y la construcción?

“El espacio expositivo (museo) debe ser la respuesta, pues el arte es un espacio de humanidad. La sala de exposición Carlo Drews Castro, teje y responde ante el presente. Fue así que el arte norteamericano entró en coyuntura luego de la segunda guerra mundial y se opuso a la guerra de Vietnam, fue mediante éste que Alemania sensibilizó y educó a sus ciudadanos para que repugnaran los actos cometidos durante la segunda guerra mundial, es así como el Bronx en New York se levanta de su violencia deviniendo un importante núcleo artístico. Es así como Victus, en Colombia, unió a excombatientes con víctimas del conflicto Armado Colombiano, para trabajar en equipo en torno al arte. Es así entonces, como La sala exposición Carlos Drews Castro debe ser hija de su tiempo y contribuir a la coyuntura histórica ante la cual nos encontramos. Permitamos que la sala expositiva sea un panel de debate, expresión y dilogías como en una escuela de artes.” 

Espacio de encuentro

En este orden de ideas, se propone a la sala, no sólo como un espacio de exhibición artístico, sino como un espacio de encuentro de ideas, pensamiento crítico y construcción de ciudadanía. Por ello se plantea para el 2023 lo siguiente: prestar los servicios profesionales necesarios para coordinar y ejecutar un Proyecto Curatorial para la Sala Drews de Pereira, que incluya el vigor y el hálito de la generación emergente, una juventud que derrumba murallas, una locomotora que destruye todo lo que se le atraviese en el camino, para mostrar la luz y presentarnos la nueva esperanza, por medio de sus creaciones salidas de sus mentes, conectadas con el mundo contemporáneo y reajustada con sus dispositivos y  tecnología que es su nuevo ADN, prospectos que llegarán con nuevos proyectos, diálogos y miradas que construyan teoría y práctica dialéctica, que desboronen los mitos y leyendas impartidas en claustros y escuelas de arte, que tanto daño han hecho a generaciones pasadas.

“Las ataduras de la vida son rotas temporalmente, porque el arte «cautiva» de manera muy distinta como cautiva la realidad; y en esta agradable cautividad temporal radica, precisamente, la característica del «entretenimiento», del placer que encontramos incluso en las tragedias”.

 

Bibliografía:

Schiller, Friedrich. Kalias: cartas para una educación estética.

Tercera carta Cfr. Camnitzer, Luis. Entrevista en: http://www.malba.org.ar/luis-camnitzer-el-museo-es-unaescuela/

Fischer, Ernst: La necesidad del arte. Pag 13, Ediciones Península – Barcelona 2001.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -