La protesta del diablo

Ángel Gómez Giraldo El templo  del barrio El poblado II de Pereira no tiene parque, como la mayoría  de las iglesias católicas, está entre dos fuegos: a la izquierda una palazoleta a la que caen durante la tarde angelitos del cielo para aprender a montar en patines y bicicleta, también adolescentes que hacen acrobacias en…

Contenido Exclusivo

Este contenido hace parte de nuestra edición digital exclusiva
para suscriptores.

Compartir