18.4 C
Pereira
sábado, junio 25, 2022

La Cuadra 20/20

Es tendencia

- Advertisement -

Alonso Gaviria Paredes*

Empezó y terminó con ritmo veinte-veinte según su largo peregrinaje, desde aquel primer jueves de cada mes hasta el último del 2020. Fueron 20 años en un mismo lugar esquinero tradicional: arquitectura de los primeros años cincuenta (casas solariegas, el Colombo Americano segundo tomo, la iglesia Presbiteriana de Cumberland). Unos entusiastas de la cultura (conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grados de desarrollo artístico) según el Diccionario de la Real Academia. Los directores voluntarios con atrevimiento romántico para esta cruzada benigna lograron reunir exposiciones, música, fotografía, teatro, pintura de diferente escuela o movimiento artístico, degustaciones y bocados, esculturas, presentación de libro de estreno, poesía, conciertos, recitales y artesanías (invitados y próximos de manualidades del común diario). Era y fue un todo sin discriminaciones ni coladores de petulante calificación. No existió adoctrinamientos impuestos y obviamente la tertulia rotativa. El escenario de la calle 12 con carrera 12 bis era ebullición. La Cuadra no fueron cien metros alquilados en licitación por dos décadas; pero sí los límites con licencia de descanso para los creadores (no por materia prima agotada), sino dadas las nuevas vías rápidas o desfogue vehicular. El cierre nocturnal de esos jueves escogidos daba un clima sin aceleres y un respiro a esa liberación de inquietudes y vivencias ciudadanas.

El ingreso a La Cuadra estaba libre de estorbos, boletería restringida, reventa, silletería preferencial, torniquetes de seguridad o como lo interpreta el dibujante humorista, con seudónimo París, del periódico El Colombiano de Medellín: “Club de la tolerancia: nos reservamos el derecho de admisión”. No existían barandas de contención, ni sobrecupos, requisas por llegar dignatarios de otros mundos. La Cuadra fue de caucho humano y material, estratos sociales sin uniformes de protocolo, era una libertad elástica. Los pioneros de este experimento sin antojos de jubiliación o buscando quiméricamente alineación de planetas itinerantes se retiraron al cumplir un ciclo. La Cuadra era espontánea por algo no quemó sus naves. Todo ideas y realizaciones. La Cuadra tuvo su faro de luz en una vieja edificación que servía de taller, oficina, clases diversas, bodegaje, enmarcación, teléfono disponible para invitar a los asistentes (arte y público). El mejor elogio se escuchó, sin preguntarlo de transeúntes y taxistas al observar la numerosa asistencia. “Hoy hay Cuadra” (era tan usual que le suprimían La). La Cuadra nunca, en esos veinte – veinte, pretendió opacar, reemplazar, comparar, presumir y mil yerbas más, a los otros establecimientos de tradición para mostrar manifestaciones culturaes. La Cuadra como se dijo, era una gran sala larga y espaciosas; los asientos era el pavimento. Como una premonición no patente de Nostradamus, los gerentes voluntarios de La Cuadra anticiparon, no por orden o llamado de la municipalidad oficial, que La Cuadra debería ser suspendida por alguna eventualidad presente o futura.

 

 

 

 

 

 

Si les hubiese llegado el tal coronavirus (que nos tiene hasta la coronilla) y autorizaran los agradables encuentros, los saludos hubiesen sido como ese gran cuadro o pintura del maestro Miguel Ángel Buonarroti, La Creación: esa proyección de una solemnidad humana y una humanidad divina en la que aparecen dos dedos índices tocándose en el punto de encuentro del Supremo Hacedor y la arcilla viviente Adán. Así hubiese sido el saludo o prevención digital, a la primitiva y a la contemporánea. Al agradecer a esta civilización urbana y territorial de artistas y asistentes, y pasar a descanso pasajero o definitivo, sea protocolario saludar también a entidades oficiales y empresas particulares su patrocinio y venia de aceptación.

Hay una frase muy seca y elocuente: “La Cuadra será irrepetible.”

Credito de edición: La Cuadra

Talleres Abiertos

20 Años. Panamericana Formas e Impresos S.A. Bogotá

*Columnista habitual de El Diario

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

Oasis

Supositorios

- Advertisement -