17.4 C
Pereira
martes, septiembre 27, 2022

La aventura de los libros, Notas de lectura de Albert Camus

Mauricio Ramírez Gómez

De Albert Camus escribió Jean Paul Sartre: “reconocemos en esta obra y en esta vida, inseparables una de otra, la tentativa pura y victoriosa de un hombre por reconquistar cada instante de su existencia frente a su muerte futura”. Y en efecto, Camus fue un hombre vital, continuador de la tradición de pensadores franceses, que como señala también el propio Sartre, “se negaba a abandonar el terreno seguro de la moralidad y a entrar en los inciertos caminos de la práctica”. Esto se traduce en que prefirió ser coherente con sus principios antes que sacrificarlos por una ideología.

Albert Camus (1913, Argelia francesa – 1960, Villeblevin, Francia) militó en la resistencia contra la ocupación alemana de París, lo cual le dio un prestigio que hizo mayor la resonancia de sus opiniones sobre aspectos como el compromiso del intelectual y las libertades, temas debatidos con ahínco durante esos años. Su obra es extensa, pero sus libros más influyentes son ‘El Extranjero’, ‘El Mito de Sísifo’, ‘La Peste’ y ‘El Hombre Rebelde’. Este último lo llevó a sostener una encarnizada polémica con Sartre y otros escritores franceses, quienes lo acusaron de “iluso y romántico”. Sin embargo, el tiempo le ha dado la razón.

Compartimos con ustedes algunas notas de los escritos de Camus, que consideramos de actualidad.

“Las palabras toman siempre el color de las acciones o de los sacrificios que suscitan”

Carta de 1944

**************

“La verdadera desesperación no nace ante una adversidad obstinada, ni en el agotamiento de una lucha desigual. Surge cuando ya no se ve razón alguna para luchar y si, precisamente, ha de lucharse”.

Carta de 1944

**************

“Al hombre nada le es dado y lo poco que puede conquistar se paga con muertes injustas. Mas la grandeza del hombre no está ahí. Está en su determinación de ser más fuerte que su condición. Y si su condición es injusta, sólo hay una manera de superarla: ser justo uno mismo”.

La noche de la verdad (1944)

**************

“Los hombres y las naciones no siempre ven dónde están su interés y su verdadera riqueza”

La carne (1945)

**************

“Que al fin y al cabo, demócrata es aquel que admite que un adversario puede tener razón, que por consiguiente deja que se manifieste y acepta reflexionar en torno a sus argumentos. Cuando unos partidos, o unos hombres, se hallan tan persuadidos de lo definitivo de sus razones como para estar dispuestos a cerrar la boca de sus contradictores por la violencia, la democracia no existe. Sea cual fuere la ocasión para que la modestia se manifieste, esta es saludable para las repúblicas”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Democracia y modestia (1947)

**************

“Si en nuestra sociedad hubiera algo que mereciera ser conservado, no vería deshonor alguno en ser conservador. No hay tal, por desgracia. Nuestros credos políticos y filosóficos nos han conducido a ese atolladero en que todo debe ser puesto en tela de juicio, desde la forma de propiedad hasta las ortodoxias revolucionarias”

Rebeldía y Conformismo

**************

“La libertad no es un regalo que se recibe de un Estado o de un Jefe, sino un bien que se conquista a diario, gracias al esfuerzo de cada uno y la unión de todos”

El pan y la libertad (1953)

**************

“El deber es hacer lo que se sabe que es justo y bueno: “preferible”. ¿Es fácil? No, porque resulta difícil hacer hasta lo que se sabe que es preferible”.

Carnets (1945)

**************

“Para que un pensamiento cambie al mundo, primero tiene que cambiar la vida de quien lo concibe. Tiene que convertirse en ejemplo”

Carnets (1948)

**************

“Una sola frase bastará para el hombre moderno: fornicaba y leía periódicos”

La caída (1956)

**************

“La libertad es peligrosa, difícil de vivir, así como es enardecedora”

Discurso de Suecia (1957)

**************

“Hoy día la más grande celebridad consiste en ser admirado o detestado sin haber sido leído. Todo artista que pretende ser célebre en nuestra sociedad debe saber que no es él quien lo será sino algún otro con su nombre, que terminará por escapársele y, tal vez un día, por matar en él al verdadero artista”.

El artista y su tiempo (1957)

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -