20.4 C
Pereira
sábado, agosto 13, 2022

Jorge Delgado Gutiérrez de Cuba para el mundo

Germán A. Ossa E.

Para mí, el arte cubano tiene una magia extraña, insólita, inimaginable. En todos los terrenos del arte son magníficos. Los músicos, los bailarines, los teatristas, los cineastas, los escritores, ensayistas, poetas, narradores orales, son inimaginables, en su mayoría. En el territorio del arte plástico, es decir, de la pintura, las gráficas, el diseño, la escultura, son enormes.

Los afiches de cine, tanto de las películas hechas por ellos como los de las películas realizadas en otras latitudes, son de respeto, hasta el punto que la UNESCO les concedió hace pocos años un reconocimiento extraordinario por la manera como simplificaban en una sola obra de arte (una imagen), el contenido o la síntesis de una historia contada con millones de fotogramas proyectadas en una pantalla precisando el movimiento que semeja la realidad.

Grandes nombres le han dado a la isla, la posibilidad de inscribirlos en las páginas inmortales de la plástica universal, para el estudio de sus contenidos e inspiraciones y cada vez, unos más, se van incorporando en los listados de aquellos a quienes tenemos que respetar, admirar, seguir, estudiar, amar y coleccionar.

Gracias a nuestro gran amigo el cubano Miguel Díaz, quien ya casi es pereirano, tuvimos la oportunidad de conocer a uno más, grande entre los grandes de la creación y la magia cubana de la pintura, instalación y creación cubana. Se trata del Maestro Jorge Delgado Gutiérrez, a quien ya estamos intentando invitar a nuestra tierra para que nos deleite con esa obra que es una apuesta magistral a la infinita imaginería de lo fantástico que se mezcla con lo tradicional, sus mitos, sus leyendas y su africanidad.

Delgado, vigoroso creador, ha mostrado en varios países sus trabajos y Colombia no puede demorarse en dárnoslo a conocer (y eso vamos a tratar de hacer los pereiranos que amamos el buen arte), pues esa magia que habita en todas y cada una de sus obras, reclama a gritos dialogar con nuestra fantasía, para ayudarnos a apreciar mejor ese mundo de lo extraterrenal, fantástico y soñado que pareciera no existir sino en la mente de algunos genios.

La obra de Jorge Delgado Gutiérrez se apoya en el arte de los orígenes para emitir un discurso que se refiere al presente. Posee fuerza sensorial y vigor conceptual al mismo tiempo. Su método abraza la intuición, esa luz interna que alumbra a los artistas naif. Pero Jorge no es un ¨primitivo¨; en su serie más reciente, por ejemplo, alcanza a decodificar, sin literalidad y con agudeza, ideas que nos implican a todos, como la manipulación de la historia o la ambivalencia de los enfoques políticos.

Ya vendrá el momento mágico que nos permitirá en más de un salón de exposiciones, adentrarnos en mundos insospechados, gracias a la imaginación y talento de este otro grande de la plástica cubana.

 

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -