18.2 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Homenaje a las mujeres de fuego

 

Francisco Javier López Naranjo 
Hernando Taborda Muñetón es un ínspirado poeta, dramaturgo y escritor apiano
de gran sensibilidad social, uno de los  compiladores de las leyendas de Apía en el
libro "Viaje a la memoria" (Editorial Papiro, 2000); ganador en 2015 de los
concursos de cuento y poesía de Coodelmar.
Finalista en certámenes internacionales de poesía y relatos breves, entre ellos en
el IV Certamen de Microrrelatos de Amor, de la editorial española Letras Como
Espada, marzo de 2018, por lo que figura en la antología   "Refugio"; finalista en el
Concurso Literario de Poesía “Historias de Amor”, de la editorial española Tu
Concurso Literario, marzo de 2018, por lo que figura en la antología "Nocturno de
fuego".
También ha obtenido resonantes triunfos en la dramaturgia. Es coautor del libreto
"Presagio de muerte", basado en "Crónica de una muerte anunciada", de Gabo,
con el que ganó una beca del Ministerio de Cultura.
Actualmente continúa trabajando, con el maestro Gustavo Rivera, en innovadoras
propuestas en el Teatro Nueva Escena, de Pereira. Es jefe de redacción de la
revista Juglar, de dicho grupo.

¡Llegó la hora de vivir!
Porque llegó la hora de la palabra
de hacer trizas la mordaza
de dejar atrás el cuerpo flagelado
de abandonar la infamia
que sugiere poner la otra mejilla,
y agachar la cabeza,
y callar, y morir lentamente.
Porque llegó la hora:
de proscribir la ofensa
de dejar libre la garganta
de desatar la voz y permitir el grito
de rechazar, de resistir, de rebelarse.
No más huesos rotos

no más laceraciones en la piel
no más bocas ni labios destrozados
no más vientres magullados
no más amenazas ni intimidaciones
no más miedos provocados
ni chantajes, ni insultos, ni improperios
no más cuerpos agredidos
no más dolores infligidos
no más, silencios obligados.
no más mujeres violentadas
asesinadas, subyugadas,
abusadas, sometidas.
¡No más! ¡No más! ¡No más!
¡Llegó la hora de vivir!

PEREGRINAS
Todas vinieron de la tierra,
de la arcilla, de la sangre,
del silencio y la palabra
del camino, del sol y de la lluvia.
Llegaron las mujeres
con sus manos desatadas
a exigir el lugar
a rebelarse y a demandar
por la esperanza arrebatada
y se escuchó en mil ecos
un coro universal de las mujeres
convocando al mundo,
para que cese la agresión,
para que no se acepten
los acosos ni los gritos,
para proscribir abusos
para denunciar ultrajes
para reclamar la piel,
libre de agresiones y de golpes,
de laceraciones y de heridas.
Ellas vinieron de la tierra,
de la arcilla y de la sangre
a rechazar el crimen
a condenar feminicidios,
a reivindicar el derecho por la vida.

MUJER
Eres un poema hecho con voces de ternura,
de tu voz brotan arrullos y canciones
y en tu vientre nace, crece y se anida la semilla,
tu regazo es cálida cuna,
y tu piel de pronunciados relieves
esconde paraísos que incitan al beso y la caricia.

Mujer, en la apacible calma que se asoma en tu mirada,
tienes brazos frágiles y manos delicadas de algodón,
de seda, de pétalo, de armiño.
Cuando llega la tempestad cobras brazos de acero
y manos de martillo y voz de tormenta.

Tú, mujer. Forjada en la fragua de la lucha,
musa inspiradora de canciones para el hombre nuevo,
aliento, fuerza, razón de ser para mirar al horizonte.
Mujer, sagrado templo donde brota el milagro de la vida,
manantial de esperanzas, de sueños de utopías.

Mujer
Mujer
Canto de semilla tierna,
de tu piel y de tus manos
el amor y la vida se derraman,
desde tu vientre cálido y fecundo
brota la más perfecta de las flores.
Allí el origen del vital enigma,
allí el silencio transformado en llanto,
allí el milagro de la nueva vida.

Mujer
Tú que inundas el aire
de melódicas palabras,
que alimentas y que nutres de esperanza
los momentos más aciagos.
Tú que sacias la sed de amar,
que sublimizas el tiempo y el espacio
y en orgásmicos momentos
entregas el cuerpo y el alma
y la sangre y la palabra.
Mujer
Tú que eres capaz
de diseñar la arquitectura de los sueños,
inspiradora de versos y poemas,
de melodías y canciones,
rayo de luz capaz de romper la noche más oscura,
capaz de tornar la tempestad en apacible calma.

MUJER POEMA Y LUNA Y VERSO
Mujer: hechizo de divina esencia
mujer lucha y tesón y coraje
sólo tu presencia inspira el vuelo
sólo tu voz es aliento en la batalla
sólo tu mirada es fuego solidario.
Mujer poema y luna y verso
vientre fecundo y glorioso de la especie
de ti amo tus manos desatadas
y amo tu boca que en palabras brota,
boca que convierte la voz en grito, en esperanza.
Mujer fuego y arenga y puño en alto
atrás en tu pasado quedan las cadenas rotas
y ahora por fin es tuyo el horizonte
mujer: estás hecha de arcillas celestiales
¿Cómo no seguir tus huellas

si tus pasos seguros y precisos
ofrecen futuros inmortales?
Sólo tú, mujer. Sólo tú, basta y sobra
para sentir la verdadera dimensión del universo.

Madre
Ella, la del don de la vida
la que zurce los sueños,
la nana divina.
Ella, de la ternura la fuente
de la esperanza la diosa,
ella, la que ama, la que espera,
la que llora en silencio
la que abraza, la que lucha,
la que guía.
Madre
La que acuna esperanzas
la que infunde el aliento
la que engendra el milagro,
ella, la mujer de mi vida.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -