15.6 C
Pereira
lunes, agosto 15, 2022

Filántropo, enamorado de las letras, la música y la familia

Gabriel Jaime Vallejo

En un sencillo pero sobrio acto lleno de recuerdos, de nostalgia, de dolor por la pérdida de un ser querido y porque el 20 de julio precisamente cumpliría sus 98 años de vida, en la sede de la Fundación Paraíso Otoñal, ubicada en el municipio de Dosquebradas, se llevó a cabo la creación de la Biblioteca Francisco José Ruiz Valencia.

Francisco José Ruiz Valencia fue un ilustre hijo de Santa Rosa de Cabal, que nació con los albores del siglo XX cuando aún esta tierra era parte del departamento de Caldas.

Vivió por más de 50 años en Pereira, durante los cuales estudió Comercio en el Instituto de Especialización Comercial, electricidad y cultura en el Instituto Técnico Superior de Pereira, su vida giro en torno a las letras la música, la poesía y el amor por la familia y su terruño.

Compositor de múltiples aires musicales que le abrieron un abanico de oportunidades y la primera fue gracias al bambuco “Risaraldeña” que obtuvo la beca para estudiar en el conservatorio de música adscrito a la Universidad Tecnológica.

Entre sus muchas facetas fue el fundador y director del “Cancionero Cultural Filatélico”, fue el promotor y coordinador de la primera Muestra Filatélica en el Centenario de la ciudad de Pereira, fue directivo de diversas agrupaciones cívicas, así mismo fue director del Círculo de Estudios Metafísicos de la localidad, Vicepresidente de la Asociación de Poetas y Escritores de Risaralda, coordinador de cuento del Taller Literario “Mitógrama” del Banco de la República, además hizo parte de “Aedos”, que agrupa a los artistas y escritores de Dosquebradas, además historiador.

Paisajes

Nutrió su intelecto asimilando paisajes, colores y romances leyendo de forma incansable a autores nacionales y extranjeros, lo cual hacia abajo el frondoso follaje del parque Jorge Isaac en la ciudad de Cali rodeado de las torcazas que en número sin fin se paseaban airosas por el suelo del parque bajo la mirada de Efraín y María los inmortales amantes que describió Jorge Isaac, entre los autores que más disfrutó se encuentran Víctor Hugo, Alejandro Dumas, Eustaquio Palacios, José Asunción Silva, Ricardo Nieto, Julio Flórez y José María Vargas Vila entre otros.

En vida se catalogó como un romántico y afirmó que sus obras son románticas, sentimentales, trágicas, descriptivas y con un alto grado de espiritualidad.

En el ámbito musical valses, bambucos, pasodobles, boleros y pasillos hicieron parte de su repertorio musical entre los que rescatamos “Risaraldeña”, “Ausencias”, “Flores en tu día”, “Alborada de luceros” y “A orillas del Río San Eugenio” son algunas de las canciones que nacieron de su alma musical.

Participó en diferentes concursos y eventos culturales, entre los cuales cabe recordar “Verso y música” en la Casa de las Américas de Cuba, “Juan Rulfo” en París, “Rubén Darío” en Nicaragua y literarios en Guatemala y la Orquídea de Plata de Medellín.

Dos de sus obras fueron seleccionadas y guardadas para la posteridad, la primera “Tierra llena” que fue guardada en la urna del tiempo que se encuentra a los pies del Bolívar Desnudo de la Plaza de Bolívar en Pereira, la otra “Semblanza del barrio La Capilla” fue depositada en la caja fuerte que conserva documentos y textos literarios que será abierta en cien años.

Entre sus múltiples reconocimientos destaca ser denominado como el “Sembrador de la Rosa de los Vientos” por parte del Círculo de escritores de Argentina y haber recibido por parte del Congreso Internacional de Letras Hispanas con sede en Madrid España la medalla con las efigies de Cervantes y Shakespeare como reconocimiento a su fecunda labor cultural.

98 años

Al celebrar los 98 años del natalicio de Francisco José Ruiz Valencia sus hijos Dorian, Alba Janeth Mario, Albeiro y Jhon Ever, así como su nieta Lucero, cumplieron el último sueño que tenía Francisco José, que era que su nombre fuera recordado por siempre y que mejor que haciendo parte de la Fundación Paraíso Otoñal, donde pasó sus últimos años de vida.

Fueron muchas las palabras que describieron los valores y virtudes de este prolijo artista que se ganó el corazón de quienes lo rodeaban y compartió sus sentimientos a través de esquelas, acrósticos y poemas.

En tan importante fecha no se pudo evitar las lágrimas reflejo del dolor por la pérdida del ser amado, pero igual hubo palabras de agradecimiento por parte de la misma familia Ruiz Cardona por el amor y la atención brindada a Francisco José Ruiz Valencia en las postrimerías de su existencia.

Biblioteca

Para Gustavo Ríos Integrante de la Junta Directiva de la Fundación Paraíso Otoñal la inauguración de la biblioteca es un reconocimiento a la memoria de don Francisco José Ruiz Valencia, igualmente recordó que la fundación lleva en el municipio de Dosquebradas 40 años prestando servicios, e invitó a la comunidad a conocerla y hacer uso de los mismos.

Por su parte Mario Ruiz Cardona afirmó que hoy se hacía realidad el sueño de su padre que permaneció en esta fundación que como lo dice su nombre es un Paraíso Otoñal, a merced del amor y la dedicación que los funcionarios tienen para con sus usuarios, y él mi padre, siempre soñó con la creación de una biblioteca en esta fundación y que esta llevara su nombre y cuando el agonizaba les conté a los directivos y ellos estuvieron de acuerdo en la creación de la biblioteca y hoy con motivo de su cumpleaños vamos a cumplirle su sueño, gracias a las directivas y a la jefe Marcela Henao.

Dosquebradas

Me siento muy orgulloso que un sitio como este esté funcionando en el municipio de Dosquebradas, ya que es un espacio donde muchos vienen a vivir sus últimos días de vida y gracias a la atención y el amor que se les prodiga por parte de los cuidadores y administrativos lo convierte en el mejor lugar que pueda existir en el municipio.

Por parte de los usuarios de la fundación Paraíso Otoñal el señor Alfonso Ossa quien parado frente a la imagen de Francisco José Ruiz Valencia sostuvo que fue para él un honor el haber compartido hasta el último minuto de vida de José Ruiz, a quien describió como un ser excepcional y lleno de luz, con una sensibilidad a flor de piel, la cual demostraba a través de sus acróstico y los constantes poemas que escribía y regalaba a las mujeres que estaban en Paraíso Otoñal.

Recordó de los momentos que compartió con él, que incluso comían juntos y en las largas horas de diálogo destacó la gran elocuencia que poseía, que era muy positivo, que no le gustaba que le hablaran de cosas negativas, recordó que la muerte de José había sido sin sobresaltos, en una paz espiritual como había sido su vida misma.

También acompañó este íntimo momento José Aldelnide Giraldo, tipógrafo del municipio de Dosquebradas, quien editó y publicó algunos de los libros publicados por Francisco José Ruiz Valencia, a quien reconoció además como poeta, dramaturgo y cantautor.

Sostuvo además que al crear la Biblioteca Francisco José Ruiz Valencia en la Fundación Paraíso Otoñal, se testimonia el carisma y el amor con el cual fue privilegiado el cual demostró durante toda su vida y a su paso por esta institución donde entregó su alma al creador.

Finalizó diciendo que fue testigo de toda esa vitalidad espiritual de su alma que se extrovertia en verso y poesía, tenía la capacidad de leer desde el alma sus poemas más hermosos, con un lenguaje florido, lleno de inspiración y gracia.

Finalmente la enfermera jefe Marcela Henao mostró que guarda como un recuerdo muy preciado los manuscritos que Francisco José Ruiz Valencia permanentemente le escribía y reconoció el gran carisma y don de gente que tenía.

La Fundación Paraíso Otoñal que acogió durante sus últimos tres años de vida a Francisco José Ruiz Valencia, hoy se convierte en la morada perenne de su nombre y posta para la historia de quien en vida fuera un filántropo, un enamorado de las letras, la música y la familia.

Artículo anteriorEscuela de actuación Pandora
Artículo siguiente¡Vergüenza nacional!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -