21.4 C
Pereira
domingo, junio 26, 2022

Expedición Tribugá, el documental

Es tendencia

El eje roto del alma

Todas las lágrimas

- Advertisement -

El proyecto de construcción de un puerto en el Golfo de Tribugá, en el Pacífico colombiano, podría poner en peligro sus ecosistemas vírgenes, ricos en especies aún por descubrir para la ciencia, y al que se oponen afrodescendientes e indígenas de poblaciones ancestrales locales.

“Es una de las zonas más biodiversas del planeta, según los científicos que han visitado la zona que incluye selva, montaña, manglares y océano”, explicó Felipe Mesa, fotógrafo y documentalista de naturaleza y vida salvaje, que junto a otras personas puso en marcha ‘Expedición Tribugá’, una serie documental para informar y evitar la destrucción de la naturaleza.

“Expedición Tribugá consta de tres capítulos: selva, mar y comunidades”, según Mesa, y nació con el objetivo de dar a conocer la importancia de conservar un espacio aún virgen y con “muchas especies aún por descubrir”.

El rodaje
En el rodaje ha intervenido Mesa y el también fotógrafo Francisco Acosta, acompañado de documentalistas, conservacionistas, científicos y miembros de las comunidades locales con el fin de lograr que esta zona del Chocó colombiano sea protegido como parque natural mundial.

Así lo explican Mesa y su colega Francisco Acosta, en un video que circuló en las redes sociales y en el que invitan a todos a defender Tribugá, “un lugar que pertenece a toda la humanidad y a las futuras generaciones”.

El puerto
Según Mesa, la construcción del puerto lleva algunos años sobre la mesa y se ha reabierto con el Gobierno de Iván Duque, que promueve la construcción de “esta megainfraestructura innecesaria”, cuando a “escasos dos kilómetros, en el puerto de Nuquí hay ya un aeropuerto” que da servicio a toda la zona.

El proyecto “no había pasado los estudios de impacto ambiental”, pero con este Gobierno ya ha pasado varias instancias, y en el Plan Nacional de Desarrollo de Duque está considerado “como prioritario”, pero falta “la consulta previa a las comunidades locales, aunque hay muchas maneras de manipulación de los resultados”.

En el país existen otros dos puertos “que no funcionan al tope de su capacidad”, según Mesa, uno de ellos pocos kilómetros más arriba de Tribugá, el de Bahía Solano, donde ya desembarcan grandes barcos cargados de turistas.

Zona natural
El Golfo de Tribugá se encuentra en lo que se conoce como el Chocó biogeográfico, una zona natural cuyo 95 % de territorio se encuentra en Colombia, una pequeña extensión en Panamá, Perú y un 2 % aproximadamente en Ecuador, ésta última declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en agosto pasado.

Al norte del Golfo de Tribugá se sitúa el Parque Natural de Utría, y la construcción del puerto dañaría “un mundo biodiverso aún inexplorado”, como temen los habitantes de las localidades cercanas que tienen entre 200 y 1000 personas la más grande.

“La zona incluye selva, montaña, manglares y océano” y para documentar la riqueza natural de Tribugá trasladaron hasta allí a varios científicos.

“Pensamos que no se puede poner en riesgo un lugar así por el capricho del Gobierno actual, por un negocio multimillonario”, aseveró el fotógrafo colombiano.

En contra
“Las comunidades afrodescendientes e indígenas están absolutamente en contra del puerto, no quieren que entren en su territorio”, porque viven “con una calidad de vida muy alta, a pesar de no tener mucho dinero”, aseguró.

No les falta pesca y alimentos, que obtienen de las frutas y semillas que cultivan o sacan de la selva, dice Mesa, y, además, “tienen agua pura, y, justamente, ese es uno de sus miedos, que privaticen sus fuentes de agua con fábricas embotelladoras que luego les obligarán a consumir”.

“No quieren un cambio de estilo de vida”, dice Mesa, y explica que la “economía de este sector depende cada vez más del ecoturismo tanto nacional como internacional” por la abundancia de, entre otras especies, ballenas, tortugas, aves, anfibios y tiburón martillo -especie en peligro de extinción que procrea en las costas del Golfo de Tribugá-.

En Colombia actualmente hay muchas amenazas, señala, y enumera la deforestación, la minería legal e ilegal.
Dentro de pocos días pondrán en marcha una campaña de micromecenazgo (“crowdfunding”) para el lanzamiento del documental y esperan obtener los fondos suficientes, porque aunque anteriormente lanzaron otra, no llegó a recaudar más que una tercera parte de los 20.000 dólares que necesitaban y el resto ha salido de sus bolsillos. (EFE)

 

El documental
Expedición Tribugá nace de una necesidad moral por cuidar este pulmón del mundo y evitar que megaproyectos incluidos en el Plan Nacional de Desarrollo lleguen a este paraíso y lo modifiquen para siempre.

Desde hace 30 años se viene hablando de este megaproyecto, sin avance alguno hasta que en 2006 durante el gobierno de Álvaro Uribe se creó la sociedad promotora Arquímedes S.A. entre cuyos socios se encuentran las gobernaciones de Caldas, Risaralda y Chocó, así como empresas privadas de Antioquia y Chocó.

Una carretera que cruzaría la selva chocoana, partiéndola en dos, y que además destruiría buena parte de los manglares del golfo del Tribugá, según advierten los detractores de la obra que no son pocos: científicos, conservacionistas, ecohoteleros y las propias comunidades negras e indígenas de la zona que consideran que en lugar del prometido progreso y desarrollo, lo que traerá el nuevo puerto será un desastre ambiental y social.

Para estar informado

- Advertisement -

3 COMENTARIOS

  1. El Proyecto Tribugá tiene sus cosas buenas y malas, dependiendo del punto de vista. Siempre habrá quien no este de acuerdo y argumentará el daño ecológico, la contaminación, el desplazamiento de los nativos,
    la reducción de la pesca, etc, otros argumentan la necesidad de un puerto de aguas profundas, que las vías ya sean carretera o ferrocarril no interfieren con el ambiente selvático, que la flora, la fauna, el agua,
    etc, no se acabarán, siempre quedarán haciendo parte del entorno véanse obras gigantes en donde el paisaje cambió para bien y mejorar el territorio (Canal de Panamá y la misma Buenaventura); sólo se requiere una excelente planeación y el grupo de honorables profesionales que lideren este mega proyecto
    considerando todas las alternativas. El beneficio del Proyecto Tribugá será inmenso no sólo para la región
    chocoana, eje cafetero, Antioquia y Norte del Valle inicialmente si no para toda Colombia.

    • el Puerto de Tribuga no es viable; lo que si se puede hacer es neutralizar los puertos de embarque de la coca en el pacifico.
      Tambien se puede mejorar las condiciones para que las gentes mas pobres no se dediquen a cultivarla.
      Con apoyo satelital de USA se pueden hundir todas las embarcaciones de los paracos.

  2. Si Colombia y nuestros antepasados pensaran como usted, aun no podriemos llega a la costa norte en carro y a B/ventura tampoco. Lo podemos lograr con estudios profundos sin dañar la biodivesidad.

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -