27.4 C
Pereira
lunes, septiembre 26, 2022

Estallido social y juvenil en la ciudad de Pereira

El presente libro trasciende su aspecto meramente instrumental y quiere ser un dispositivos de la memoria, un referente de estudio y consulta para el mañana.

 

Alan González Salazar

Ya en las primeras líneas de este libro asombra la disciplina, el arrojo, el riesgo -si se quiere- que asume el nuevo investigador social que está al frente de las barricadas, que documenta día a día los cambios culturales y políticos, que presencia en la calle la espantosa calamidad de la muerte. Es decir, que escribe con cierta determinación en pro de la memoria y que, con toda seguridad, es la visión de estas problemáticas las que adelantan su paso a los estadios de una sociología que hoy resulta urgente, esta es, la de motivar investigaciones en el campo de la lucha social, de estudiar el papel de las mujeres y -en general- de la juventud en las reivindicaciones del derecho a la paz, al trabajo, a la salud… de una juventud signada por la violencia, atravesada por el narcotráfico, que sale y se expone a las fuerzas del Estado. “Convites disruptivos”, categoriza el Estallido Social – Juvenil y lo focaliza y documenta en la ciudad de Pereira y Dosquebradas y trata con especial atención hechos de interés nacional, como el asesinato del joven estudiante Lucas Villa y otros tantos en el marco del Paro Nacional del año 2021. 

     Por ejemplo, la profesora Nancy Eugenia abre su ensayo Mujeres en el Estallido Social: Nuevos escenarios de resistencias, memorias y expresiones culturales, con una serie de entrevistas a mujeres que, para la fecha, lideraban procesos independientes o que tenían alguna relación como víctimas de acoso o abuso sexual. Es el caso de la violación de la niña de 12 años de la etnia Emberá el  21 de junio del año 2020 en el municipio de Pueblo Rico, Risaralda, por parte de 7 militares adscritos al batallón San Mateo de la ciudad de Pereira, acontecimiento que desató la indignación de la ciudadanía y llevó a diferentes sectores sociales de la región, grupos feministas, estudiantes universitarios, indígenas, a realizar un gran plantón artístico-cultural en dicho distrito militar… o el feminicidio de la joven Paula González, estudiante de Licenciatura en Pedagogía Infantil de la UTP, quien fuera hallada sin vida el 30 de mayo del año 2020, en el sector aledaño al Parque El Oso del barrio Cuba. Para concluir su ensayo señalando que los retos de los movimientos de mujeres están asociados a la construcción de otro tipo de relaciones sociales, como ella bien lo indica, más justas, equitativas e igualitarias, en las que la recuperación del goce de su sexualidad, el control de su cuerpo haga parte primordial de su vida.

 

 

 

 

 

      Ahora bien, en esta misma línea se inscribe la investigación de la doctora Gina Arias Rodríguez, intitulada Participación de las mujeres en el Estallido Social en Pereira, en el que se propone aportar algunos elementos que le permitan al lector dar respuesta a la pregunta de cómo se involucran o involucraron las mujeres en el Estallido Social, y para ello plantea tres ideas centrales, a saber: Primero, el legado organizativo de la lucha de mujeres contra la guerra y, de forma particular, la experiencia de la Ruta Pacífica de las Mujeres. Segundo, la participación política de las mujeres y las apuestas feministas en la movilización social. Y por último, el Estallido Social que permitió evidenciar en la práctica el despliegue de los múltiples feminismos.

      Por su parte, Mónica Espinosa Gallón analiza en el ensayo El graffiti: Mural y pintura en el Estallido Social-Juvenil en Pereira, 2021, la expresión del arte urbano por artistas, colectivos y jóvenes que, de forma estratégica, han ubicado sus obras en lugares de gran importancia y concurrencia para que sean objeto de reflexión pública. A estos mensajes, a estas obras visuales, según la autora, se suman sticker y “pintas” en postes y otros lugares de la ciudad de Pereira, los cuales son ahora referenciados con los nombres que les fueron dando los marchantes durante el Estallido Social-Juvenil, a saber, la “Avenida la Resistencia”, ubicada en la Avenida la Independencia, sector de la comuna Cuba; el “Parque la Resistencia”, ubicado en el Parque Olaya Herrera y el Viaducto “Lucas Villa”.

     Ya en la investigación de Wilmar Jeovany Cárdenas Ramírez se integran y registran estas prácticas de “memoria cultural”, como bien las denomina en su ensayo Agencia y prácticas de “memoria cultural” en las organizaciones culturales y colectivos en el marco del Estallido Social- Juvenil y post estallido en la ciudad de Pereira, 2021, donde el lector logra medirle el pulso a la dinámica local en el proceso de construcción de “agencia y memoria” de los movimientos artísticos y culturales, los cuales, según el autor, se encuentran articulados a las reivindicaciones comunitarias de diferentes condiciones sociales, con distintas exigencias, como lo es el reconocimiento cultural, el cual se expresa en los modos de representarse la condición étnica, social, la diversidad sexual, la igualdad de género, entre otros. Es decir que, para Wilmar Jeovany Cárdenas, las luchas se articulan en las exigencias por los derechos, por la ciudadanía cultural y estas demandas se concretan en ámbitos y propuestas que buscan, a su vez, la formación para los procesos creativos en las artes, la construcción de espacios de participación, de decisión, al tiempo en que ellos mismos elevan la solicitud de apoyos financieros para ejecución de estas iniciativas, tanto al Estado como al sector privado. Concluye el autor que este conjunto de reivindicaciones encuadra a los movimientos culturales por la identidad e integra y valora las diferencias y señala de forma oportuna la necesidad de un “acuerdo social” frente al quehacer cultural de la ciudad, un acuerdo entre la administración municipal y los sectores culturales.

     Por último, Viviana Carolina Mejía Gómez y Jhon Anderson Tascón Bedoya resaltan el papel de la danza, de la música en el marco del Paro Nacional, y hacen también un recuento de la historia de los bailes cantaos en la ciudad de Pereira. Resulta innovador este ensayo, titulado “Son de Fuego”. Rueda de gaitas, tambores y bailes cantaos: una experiencia que se fortalece con el Estallido Social, el cual se acerca, con especial detalle, a la tradición de los “tambores alegres”, quienes alrededor de la década de los años 80 del siglo XX, llegaron a la ciudad de Pereira y dieron a conocer el sonido de las Kuisis, procedentes de los Montes de María. Durante ese periodo, documentan los autores, los licenciados en música de la Universidad Tecnológica de Pereira, Hernando Muñoz y Arturo Rendón, fueron pioneros en la investigación y en la promoción de la música de gaitas, tambores y bailes cantados, esto como una herramienta de construcción de tejido social mediante escuelas populares en la ciudad de Pereira.

     De la infinidad de documentos que hoy se escriben, pocos se hacen con el ánimo de cifrar, de comprometerse con la historia, con los hechos que se analizan, con las personas que sufren y buscan en las calles y plazas, en los espacios donde se vive la democracia, los fines más nobles: la justicia, la educación, el trabajo, y con ello, el presente libro, trasciende su aspecto meramente instrumental, por el contrario, quiere ser un dispositivos de la memoria, un referente de estudio y consulta para el mañana.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -