16.5 C
Pereira
viernes, agosto 12, 2022

El Gobierno del logos

Giovanni Rengifo López

El escritor Quindiano, Gabriel Alberto Marín Ceballos presenta su obra el Gobierno del logos publicado recientemente en la ciudad de Armenia. En este trabajo investigativo, el autor plantea la necesidad de encontrar las fuentes de la sabiduría ancestral heredada de los pueblos prehispánicos que habitaron los territorios del Viejo Caldas y que en su mayoría permanecen ocultos o relegados al olvido.

En la construcción de los relatos creacionistas y en las cosmogonías particulares de cada civilización antigua, existen puntos de encuentro, lugares comunes que conducen a una noción de lo divino. Más allá del lugar, del tiempo o de las distancias geográficas, aquellos pueblos ancestrales tuvieron la capacidad de descifrar las claves ocultas que ordenan el universo y mantienen el equilibrio de las cosas.  Ese punto de convergencia no es muy distinto entre cada una de las interpretaciones, las filosofías o las creencias religiosas que se han presentado a lo largo del trasegar humano.

Quizás en la actualidad, la ciencia ha logrado explicar el comportamiento de la naturaleza a través de leyes y relaciones de causa y efecto; sin embargo, estos mismos fenómenos no eran tan extraños para el hombre de la antigüedad a pesar de la falta de sistemas o instrumentos de comprobación. Cada uno de los relatos creacionistas ha sabido explicar, quizás de un modo metafórico y coloquial lo que para la ciencia o el pensamiento lógico se describe a través de fórmulas.

En la necesidad de mantener la revelación en un estado de pureza y autenticidad, la tradición se ha mantenido en la memoria de los pueblos por la continuidad de la palabra. Los relatos mitológicos y las tradiciones orales permitieron la continuidad de un legado fundamental que permanece codificado y resguardado en la memoria grupal y en las tradiciones orales de cada comunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde la perspectiva del escritor Gabriel Alberto Marín Ceballos, no existe ninguna discrepancia entre los conocimientos ancestrales de los pueblos originarios y los postulados del conocimiento científico. El origen de las cosas es el mismo y las discrepancias son solo posturas personales. Nunca serán fisuras que comprometan la solidez de la palabra (el logos), esencia misma de todas las cosas. 

El logos ha sido la frecuencia vibrante que ha soportado todas las manifestaciones de la vida. La palabra en movimiento que actúa como principio lógico o como los griegos pensaban fuerza divina creadora.

En este sentido, cada cultura primigenia ha sabido descifrar las claves mismas del universo y su memoria se mantiene resguardada en las construcciones narrativas propias y en las muchas representaciones artísticas que todavía sobreviven y se conservan como auténticos registros de la memoria ancestral.

Rescatando un legado

Buena parte de la civilización que se ha construido en las ciudades capitales de la región cafetera y en los municipios adyacentes, se han edificado sobre los escombros de nuestra propia memoria y sabiduría ancestral.  Cada uno de los grupos humanos prehispánicos que habitaron el territorio de los que actualmente comprende los departamentos de Quindío y Risaralda, supieron rendirle tributo a la palabra en su forma más pura y natural, dejando un legado todavía desconocido e inexplorado que ha sido el objeto de la investigación del autor y la relación de estas interpretaciones creacionistas con otras tradiciones orales dispersas por el mundo.

El resultado es una obra concisa, que tiene la capacidad de recrear los universos imaginarios y las claves espirituales de las conciencias que nos preceden.

En medio de los acontecimientos propios de nuestro tiempo, la lectura de esta obra puede ofrecernos una mirada consecuente sobre los conocimientos olvidados y las tareas pospuestas que como civilización deberíamos empezar a dilucidar.

Sobre el autor

Gabriel Alberto Marín Ceballos, nace en las estribaciones de la Cordillera Central, en el municipio de Salento (Quindío), entre los ramales de la vereda estrella de agua (Cocora) y el camino que asciende al parque de los nevados en el año de 1945.  Abogado de la Universidad Externado de Colombia, filósofo y docente universitario, ha dedicado buena parte de su trabajo a la investigación bibliográfica en los terrenos de la historia y las ciencias humanas.

Esta obra en particular refleja la necesidad del autor de volver a los conocimientos esenciales, a los territorios lejano habitado por los ancestros. Paisajes propios y personales que se van materializando en el recuento de cada una de las páginas leídas.

Artículo anteriorMozart La Para lanzó su nueva canción
Artículo siguienteMango biche

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -