17.4 C
Pereira
domingo, agosto 14, 2022

El futuro de la crítica cinematográfica

Germán A. Ossa E.

Para algunas cosas, de verdad, se necesita ser mago. Por ejemplo, para saber qué puede pasar mañana, en materia de fenómenos atmosféricos o eventualidades deportivas, por mucho que se hayan estudiado esos temas, en las mejores universidades del mundo, donde los educadores ya han tenido innumerables experiencias en ambos campos. La incertidumbre reina y pesa más que la fantasía de la imaginación y el diálogo con seres imaginarios que no hablan nuestro idioma. Pero para advertir qué puede o debe o va a suceder con esta disciplina, la llamada Crítica Cinematográfica, en los tiempos que se avecinan, sí podemos acertar, conociendo la hambruna que seduce a los propietarios de los medios de comunicación, que son los principales determinantes de los pro y los contras, de tan inteligente, desdeñada y subestimada profesión.

Empecemos por el principio. Las Casas Productoras de Cine, aquellas que tienen como profesión realizar películas para lanzar al mercado, ya no tienen una fábrica de sueños como decían los teóricos de años atrás, que, en su pudor, buen deseo y ánimo de construcción de ideologías fantásticas o reales, exigían de los guionistas y realizadores, la más pura de las calidades, por encima de cualquier arrogancia tecnológica, pues el tema, sus enseñanzas y valores, estaban por encima de cualquier cosa. Ahora preocupa más, contar las historias con las más sofisticadas excentricidades, sacrificando el mensaje, pues es mejor asombrar al espectador con ruido, efectos especiales, millones de artilugios y con la ayuda de los más sofisticados equipos de computación, inventar la forma de enredar con imágenes superpuestas que aparecen y desaparecen con la velocidad del rayo, la ayuda del montaje vertiginoso y la música más exótica y excéntrica jamás imaginada, el paso de un lugar a otro, así esté a diez metros o mil de distancia su destino, porque la idea es no dejar pensar a quien está sentado en su silla esperando a ver qué pasa sin saber ningún por qué. Y las casas productoras, cuando ya han terminado su trabajo de producción del material que se va a vender en cantidades alarmantes con el que inundarán los mercados mundiales, es decir, las carteleras de cine del planeta, acompañarán todas las etapas de venta y promoción de sus filmes, con los más elegantes Press-books (folletos promocionales), con los textos más banales, frívolos, insípidos y pueriles, con los que lograrán convencer a los millones de espectadores del mundo, de que lo que irán a consumir, será lo máximo, lo más apropiado y lo mejor terminado y producido por los expertos en cine de “alta tecnología” del actual momento, en la bella y sofisticada industria del cine, de la industria del entretenimiento. Es decir, la película viene ya con la crítica de cine involucrada en el “brochur” que la casa productora ha elaborado para su comercialización y ésta, se la aprenderán de memoria, los “gomelos” que la recitarán en todos los idiomas habidos y por haber, y que circularán con sus muecas, excentricidades, malas palabras y sin tener idea de qué es lo que están diciendo, cuando tratan de convencer a sus miles y millones de seguidores que viven pegados a los celulares fabricados en Japón, China, Vietnam o Taiwan y que son los que determinan las estadísticas que explican los éxitos de taquilla que andan midiendo los expertos en mercadeo de una de las más importantes fuentes generadoras de riqueza de muchas formaciones sociales en el mundo de hoy y que se llama CINE.

 

 

 

 

 

Por ello, la crítica de cine seria, se refugiará en publicaciones exóticas, raras, escasas, de difícil circulación masiva y la crítica de cine barata, rudimentaria, pobre, ridícula, insípida, es decir, la negación de la crítica de cine, inundará las conciencias, los medios, las redes y los cerebros de esos millones de espectadores que llenan y llenarán las inmensas salas de cine que programan las ante premieres de las cintas de los superhéroes que ya no saben qué más hacer ni contar,  porque todo lo han hecho y que son hombres arañas, hombres murciélagos, hombres superhombres y hasta mujeres maravillas que vuelan y salvan al mundo de todo mal y peligro, cada seis meses.

La esperanza que tenemos los que amamos la crítica de cine de verdad, es que aparezca un personaje bien inteligente y se vuelva un héroe y que, con ejemplo, madurez, frialdad, sabiduría y repleto de valores, llene al nuevo mundo de esperanza y de cordura y además de derrotar a los que ayer eran muñecos de revistas animadas y hoy los dueños del planeta, y nos aterrice y nos ponga en su sitio y empecemos a reflexionar en un mundo mejor, más inteligente y serio.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -