15.6 C
Pereira
domingo, noviembre 27, 2022

El amor en los tiempos del coronavirus, el libro

Novelista y poeta colombo mexicana isarelí, lleva en su haber el aroma de varias patrias.  Estudió en París. Directora, guionista y productora de cine.

 

Alberto Rivera

Bella Clara Ventura ha querido aportar un grano de arena al campo de la literatura. Por casi más de treinta años ha creado historias, versos y personajes que, desde sus vivencias, sueños y anhelos, han sido semilla de este ímpetu que la invade e incita a jamás dejar de escribir.

Sus textos han viajado por el mundo a través de diferentes Ferias del Libro, dándole reconocimientos, premios y distinciones; así, como la oportunidad de presentar y compartir su obra con diversidad de públicos que, ahora, se han convertido en sus cómplices al concluir nuevas publicaciones. Ha sido editada por diferentes editoriales en el mundo, como Sial Pigmalión en España y Cygne en Francia.

Entre algunas de sus obras se encuentran: Almamocha (autora descubierta por el mismo editor que tuvo Gabriel García Márquez durante 25 años, Oveja Negra), África en la Sangre, El Viento de la Sombra, La Voz de la Violencia, La Voz de la Pasión, A lo Lejos, Canadá para Siempre y un sinnúmero de importantes escritos, pero las más recientes son: Almas de Papel y El Amor en los Tiempos del Coronavirus.

 

 

 

 

 

Bella Clara Ventura

Novelista y poeta colombo mexicana isarelí, lleva en su haber el aroma de varias patrias.  Estudió en París. Directora, guionista y productora de cine. Durante largos años, con múltiples galardones a bordo de sus producciones. Una de las pioneras del cine en los años 70 en Colombia, junto a Ciro Duran, Mario Mitrotti y Joyce Ventura.

Desde hace 30 años se dedica de lleno a la literatura con más de 40 libros publicados entre novelas, poemarios y libros de cuentos. 

Mujer de mil mundos, escribe artículos de prensa, directora de programas de radio y profesora de yoga.Como amante de la paz es representante de organizaciones que la defienden.

Fue elegida una de las cincuenta mujeres más importantes de la cultura en Colombia, por la Universidad Santo Tomás de Bogotá. Ha sido premiada en diversos concursos y reconocida como embajadora de la Paz. Recibió el Doctorado Honoris Causa de la World Academy of Culture and Arts (USA-2011). 

Es novelista y poeta colombo-mexicana-isarelí, lleva en su haber el aroma de tres patrias. ¿Cómo se da esta situación especial en usted ?

Soy ciudadana del mundo antes de que se pusiera de moda el concepto. Responde a mi situación familiar: soy hija de padre surafricano, de madre mexicana, de abuelos turcos y griegos, nacida en Bogotá. Además, estudié en París y en Estados Unidos. Actualmente radico en Israel como ciudadanía israelí… si a eso no se le llama ciudadana del mundo, ¡entonces a quién!

 Se le considera una de las pioneras del cine en los años 70 en Colombia, junto a Ciro Duran. ¿Cómo fue ese enlace con este género?

Muy joven me casé con Mario Mitrotti, padre de mis 4 hijos, estudiaba sicología, profesión que abandoné por dedicarme de lleno al cine. Emprendimos la maravillosa aventura de asociarnos con los sueños cinematográficos de Ciro y Joyce Durán. Nos convertimos en pioneros del cine en Colombia en los años 70. Con nuestra prestigiosa productora Producciones Uno Ltda. y con filmes como Gamín, que le abrió la puerta al cine colombiano en el Festival de Cannes. Luego de varios cursos y talleres salté de la producción y el montaje a la dirección; con varios cortos en mi haber. 

 

Usted se dedica desde hace 30 años a la literatura con más de 40 libros publicados entre novelas, poemarios y libros de cuentos. ¿Cómo logra esta proeza?

Es muy sencillo: desde que abracé hace 30 años la página en blanco empezaron a habitarme las palabras, y las metáforas Se hicieron mis aliadas y mis cómplices. Desde entonces siempre hallan resonancia en mí y salen a relucir en forma de poemas, novelas, ensayos y cuentos. Y sé que, si no escribo, la vida pierde sentido para mí.  

 

El amor en los tiempos del coronavirus es su reciente novela, qué nos cuenta de ella…

Es la historia de amor entre dos personas en la edad madura. Viven su relación durante la pandemia y nos señalan que para el amor no existe edad. Se crean nuevas oportunidades. En un encierro, que permite cambios y tantas cercanías para lograr profundas transformaciones y mucho crecimiento interior, se descubre el escenario de un país como Israel con su Mediterráneo. Nos habla de otras latitudes y situaciones. Nos trae el conocimiento del Dr. Ernesto Kahan, un médico Premio Nobel de la Paz, quien nos ilustra sobre la historia de las diferentes pandemias que ha padecido la Humanidad Y como en el caso de Florentino Ariza y Fermina Daza, Joyce y Ben El, personajes de esta novela, descubren que pueden seguir navegando… la vida, sus reveses y los efectos de una pandemia.

¿Cómo es el amor en las páginas de la novela, con todo tan escondido, tan separado del mundo? 

El amor siempre es el amor bajo todas sus manifestaciones. Va desde lo romántico hasta lo erótico. Habla de caricias, entregas, mimos y de compromisos. En este caso se toma por asalto cualquiera de sus expresiones para señalar a dos personas bien adultas que saben aprovechar cada momento como una nueva oportunidad de ser y de evolucionar ante cualquier circunstancia por oscura que sea, para poder darle la luz que amerita.

 

¿Y todo llega a un fin que esperábamos o es distinto a lo que pensamos?

En la novela el coronavirus se vuelve personaje. Al ser interrogado, ni siquiera él mismo sabe quién o qué lo han mandado a la misión que emprende y desempeña, ni cuáles serán sus alcances. Seguimos con las mismas incertidumbres, ahora que renace y nos sigue dejando perplejos con una economía en deterioro y algunos seres que aprendieron la lección de ser menos materialistas, con mayor nobleza y más cercanos a la otredad, mientras otros siguen sin haber entendido que todo llega por alguna buena razón. 

 

¿Usted es profesora de yoga, cómo aplica ese conocimiento a su vida?

Yoga significa unión de cuerpo, espíritu, mente y emociones. En mi vida trato de unificar esas áreas de mi ser para fluir… y me ayuda a hacer lo mismo cuando escribo. Tránsito en el intento de darle sentido, forma, contenido y proyección a mi verbo. El verbo escribir y ser. Jamás se alejan de mi misión de vida.

 

 Es una de las 50 mujeres más importantes de la cultura en Colombia. ¿Qué piensa de ello?

Un honor inmenso que me otorgó la Universidad Tadeo Lozano en el 2010. Y creo que cualquier persona que se dedique a la cultura, hace patria a la vez. Y entiende lo que significa ser un Quijote y un soñador de un mundo mejor. En mi caso es un estímulo para seguir haciendo cultura y escritura.

 

¿Algún mensaje a los jóvenes que llegan a su obra?

Que la vida es para aprender a saborearla con sus aromas, sus reveses y sus ensueños. Y para elaborar cualquier situación por mala que parezca y hacer de ella la mejor lección. En mi obra siempre se filtra la sabiduría legada por esa abuela turca, que jamás ha dejado de morar en mí. Ella me supo entregar la idea de buscar ser mejor persona y de respetar el hábitat que es nuestro hogar. Hallazgos que mis personajes transmiten con sus vivencias y sus aportes.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -