Relato de mi destino, libro sobre Fernando Panesso Serna

El libro de Ícono Editores reconstruye la vida vertiginosa y aleccionadora de Fernando Panesso Serna quien, desde cargos encumbrados, fue testigo de episodios trascendentales del acontecer nacional, y se los confía, con inflamada capacidad coloquial a los periodistas Carlos Gustavo Álvarez e Iván Beltrán Castillo, como una forma de entender retrospectivamente su significado.

 

Desde muy joven, el protagonista vivió tanto las mieles como los sinsabores del poder –Gobernador, Cónsul o Embajador- y en su tránsito se encontró con el auge de Pablo Emilio Escobar Gaviria, la temporada más dura de las mulas del narcotráfico en la Nueva York de los años ochenta, la llegada de Colombia a la intrigante y maravillosa Turquía, el terremoto de Ecuador en el 2016 y el cambio de su gobierno de las manos de Rafael Correa a las de Lenin Moreno, o los gambitos de las telefónicas nacionales en su lucha por integrarse a los adelantos del mundo tecnológico.

 

Fernando Panesso: “Relato de mi destino” es un fresco que interesa tanto por su coloratura periodística como por su latencia psicológica, y sutilmente humanística. La relojería literaria de la que echan manos los autores, nos devuelve un tiempo con el apasionado fulgor de la narración literaria, la precisión numérica de la estadística y la exactitud metafórica del poema.

 

Pero además, el libro da cuenta de la paradoja cruel que se inscribió en la existencia del protagonista, cuando, en su último cargo, y después de haberle servido al país con escrupulosa lealtad, un oscuro tejemaneje kafkiano –de aquellos que suelen abundar en nuestros palacios y nuestras oficinas-, lo puso en la silla de los acusados, costándole casi su salud y clausurando un avenido y feliz tránsito profesional.

 

Se trata pues de un libro crucial, vital y burbujeante, en el que quedan impresas las huellas de la epopeya y la comedia de los hombres latinoamericanos. 

 

OPINIÓN

Germán Santamaría, exembajador y periodista ha dicho sobre esta obra:

“La vida de un hombre o una mujer, en Colombia tal vez más que en cualquier parte del mundo, es una imprevisible aventura. Es el avatar en un país donde pueden llover del cielo tanto ores amarillas como centellas y fuegos. Pero ahí también radica la pasión diaria de nuestra existencia, porque solamente contamos con la certeza del hoy y el interrogante del mañana. Y aún la existencia de una persona tan apacible, tan sosegada y ponderada, de alguien que solo ha reclutado amigos, como es el caso de Fernando Panesso Serna, entraña un periplo de vida de matices apasionantes, dinámicos, siempre inesperados.

 

Cuéntame tu vida. Así se podría incitar al que fuera gran gobernador, jefe al más alto nivel, de empresas muy importantes, viceministro, embajador en lejanos y cercanos países, entre otras altas responsabilidades en el Estado y en la empresa privada, y entonces Fernando Panesso nos la contaría. Y nos la cuenta en este libro que tiene la virtud esencial de narrar una vida personal que se cruza con el mismo destino de una nación. La época más reciente de la violencia nacional, el narcotráfico y su infame pontífice, la modernización del país, la apertura internacional de nuestra economía, el tránsito de un país rural hacia una nación urbana, todo esto y mucho más pasa en la vida de Fernando Panesso Serna, pero trasciende porque sucede en la existencia de un hombre sobre la procelosa piel de un país llamado Colombia.

 

Si cada ciudadano de nuestro país contara su vida, tendríamos la historia total, colosal, épica, grandiosa y miserable de esta nación nuestra, la que el poeta Jorge Rojas señaló a Neruda cuando en memorable verso le dijo: «Esta es Colombia, Pablo». Pero tendría que ser como este libro sobre Fernando Panesso, como tiene que ser todo libro para ser bueno, es decir, estar bien escrito y de manera rigurosa, tener precisión en la anécdota pero belleza en la metáfora, ser espartano pero feraz en el lenguaje, y apuntar siempre a atrapar la hazaña humana, que no es más que la infinita búsqueda de la utopía. La utopía que se cruza también con la profecía en la breve pero fructífera vida de un hombre sobre la siempre insondable existencia de una nación”.

 

LOS AUTORES

Carlos Gustavo Álvarez 

Nació en Bogotá (1957). Periodista y escritor, ha trabajado en importantes medios de comunicación de Colombia. Entre sus libros publicados están Siete lecciones espirituales, Bogotá de memoria, La vuelta a Bogotá en un poco más de 500 años, Paisas en Bogotá, En boca cerrada, Lecciones financieras de mamá, Regálame una mascota, Angelita, La increíble historia de Noel Rodríguez, Lilian Simbaqueba. Historia de una voluntad, Los rostros de la palma, Tome pa’ que lleve el libro, Muy breve es la vida y ¡Chef! (primer audiolibro colombiano en formato de radionovela). Ha sido columnista de opinión durante 37 años, diecisiete de los cuales han transcurrido en el diario económico Portafolio. www.carlosgustavoalvarez.com

 

Iván Beltrán Castillo

Nació casualmente en Medellín (1961), pero su vida ha transcurrido en Bogotá, como periodista y poeta. Recibió los premios Nacional de Poesía en 1988, Simón Bolívar de Periodismo en 1995 y Nacional de Guion en 2001. Ha trabajado para el diario El Tiempo y las revistas Magazín Al Día, Credencial, Diners, Aló y Panorama de las Américas. Es autor de Consagración del espejismo (poesía), del «Prólogo» a los Discursos premios Nobel, de poemas en la Antología de la poesía colombiana y de un libro de arte llamado Una fantasía visual. Prepara el poemario El fulgor, la novela La vida de los sonámbulos y una antología de sus reportajes y sus crónicas.

 

Protagonista del libro

Fernando Panesso Serna es administrador público y empresario egresado de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia en la ciudad de Medellín. Sus estudios de bachillerato los realizó Colegio San Bartolomé La Merced (Bogotá).

 

Panesso Serna fue Gobernador de Antioquia entre 1987 y 1988, cónsul de Colombia en Nueva York y viceministro de Desarrollo Económico. Durante ocho años fue presidente de Empresas Públicas de Medellín en Bogotá, fue gerente general de Coomeva EPS y fue presidente de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) entre junio 2008 y noviembre 2009. Fue Embajador de Colombia en Turquía desde noviembre del 2011 hasta mayo del 2015 y Embajador de Colombia en Ecuador.

 

Este libro tiene la virtud esencial de narrar una vida personal que se cruza con el mismo destino de una nación y trasciende porque sucede en la existencia de un hombre sobre la procelosa piel de un país llamado Colombia.