Hola, mi viejo

Alberto Rivera La vida les dio la oportunidad de ser padres, o sea maestros del destino, o creadores de amor y abrazos y garantes de las bases de una familia que recogerá su cosecha si ha sembrado bien las palabras. A los padres que caminan los días sin kilómetros, a quienes se disfrazan para enfentar…

Contenido Exclusivo

Este contenido hace parte de nuestra edición digital exclusiva
para suscriptores.