Francisco Molina “Todo el año es navidad”

Ángel Gómez Giraldo

Se afirma que el villancico también es música y verso en castellano. Igualmente en francés y portugués. Estas canciones fueron propias del siglo XV al XVIII y de origen popular, de las villas y por esto su nombre de villancicos.

Una de sus características es que se acomoda para una interpretación a varias voces y se empezaron a cantar en las iglesias.

Actualmente el término denomina simplemente un género de canción cuya letra hace referencia a la Navidad, bastante popular en Colombia donde se acostumbra interpretarla frente al pesebre y durante las llamadas novenas de aguinaldo.

En nuestro país hace ya más de tres décadas los villancicos empezaron a tener menor difusión en las emisoras, para imponer una programación de música de baile y de parranda.

Por este mismo tiempo se había residenciado en Pereira un manizaleño enamorado de la música y de los villancicos.

Como ya la emisora Cultural Remigio Antonio Cañarte había ganado sintonía y cariño entre los oyentes de la radio, este manizaleño cuyo nombre es Francisco Javier Molina Ossa, tuvo el acierto de llevar sus canciones de  villancicos a la emisora, creando inicialmente el programa denominado “Villancicos Populares”, de gran acogida especialmente entre la población infantil. Con una interrupción de solo dos años volvió a la programación para la temporada navideña que tiene la Remigio, y en el momento se escucha nuevamente su programa con otra denominación: “Villancicos del Mundo” para una actividad llena de alegría por un tiempo de 29 años.

Por esto el doctor Molina es nuestro personaje de la edición de hoy domingo 15 de diciembre.

¿Doctor Molina, su profesión determinada?

Primero que todo le digo que soy un pereirano nacido en Manizales. Llegué a esta querida, trasnochadora y morena ciudad en el año de 1981. Bueno, y en cuanto a la profesión, la mía es la de abogado laboral y catedrático de la Universidad Libre de Pereira, la docencia también es mi vocación.

Pero la música también le suena…

Obvio, como niño feliz que fui estudié música y aprendí a interpretar el violín y el acordeón en el Conservatorio de Bellas Artes de la Universidad de Caldas en Manizales.

¿Músico y cantante?

También cantante, puedo contarle con mucho orgullo que fui director de la Coral Brahms de la capital de Caldas. Creo firmemente que la cultura empieza con el amor por la música.

A usted lo conocimos dirigiendo su programa de villancicos en la Emisora Cultural de Pereira…

Sí, con el programa Villancicos Populares con temáticas e historias navideñas para cada uno de los programas. Además con participación no solo de los más pequeños sino igualmente de los mayores contando sus historias propias de la temporada navideña, teniendo como personaje principal al Niño Dios.

O sea que rescató valores con este programa…

Sí señor, porque las emisoras comerciales ya no tenían programación musical con villancicos y los pesebres estaban desapareciendo de los hogares porque las viviendas y los apartamentos no cuentan con los espacios amplios de las antiguas casonas.

¿Entonces recibía aportes para el programa?

Claro que así ha sido y así es. Estos aportes de los que le hablo están representados en música navideña y poesía infantil. La audiencia del programa es fiel y también generosa.

Usted igualmente ha rescatado autores colombianos de música navideña y de villancicos…

Ha sido muy grato encontrar a los viejos autores de los villancicos que han alegrado la Navidad del pueblo colombiano. Los he encontrado aún con vida en distintas regiones del país. Mejor aún, los he podido entrevistar para mis programas en la emisora cultural por este mes de diciembre.

Pero ahora usted tiene su programa de villancicos en emisoras de otras ciudades…

Mi programa se transmite también en emisoras de Bogotá, Medellín, Manizales, Villavicencio, Bucaramanga y Fusagasugá.

Prácticamente en todo el país. ¿Cuál es el éxito de canciones religiosas?

Que con los villancicos estamos rescatando la tradición del pesebre, la novena de aguinaldo y los regalos del Niño Dios la noche de Navidad.

¿Su audiencia es solo de niños y personas mayores y católicas?

Lo novedoso es que cuento con oyentes no católicos, de otras religiones, por supuesto cristianas.

¿Son participativos en el programa?

Igual a los católicos. Siempre llegan contando anécdotas de la infancia. Es una participación llena de historias bonitas que se cuentan con mucha alegría.

¿Y recibe regalos de los oyentes?

Sorpréndase, a la emisora me llegan hasta donaciones y regalos en diciembre. Y son de oyentes distintos a los más católicos. Es que vienen de todas las personas y de todas partes.

Pero no hemos hablado de su colección de villancicos, debe ser abundante…

Hablando en términos de la época le puede informar que poseo 300 gigas de villancicos o música navideña.

¿Pasada la Navidad, usted no pierde un poco de esa alegría?

– No, porque para mí todo el año es Navidad…

Francisco Javier Molina, el abogado, el educador y el músico manizaleño que decidió traerle todos los villancicos a la emisora Remigio Antonio Cañarte de Pereira para una mayor alegría en Navidad, tiene una familia sagrada y con ella reza y canta en la novena al Niño Dios.  Son Paola, Angela María, Sebastián, Santiago y la esposa Gloria Inés Gómez. Ella es la que más luz proyecta e ilumina el hogar.