Día Internacional de la Mujer

Hugo Correa Londoño*

¡Pueblo indolente! ¡Cuán distinta sería hoy vuestra suerte si conocieseis el precio de la libertad! Pero no es tarde. Ved que, aunque mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes más. No olvidéis este ejemplo […] Miserable pueblo, yo os compadezco. ¡Algún día tendréis más dignidad! […] Muero por defender los derechos de mi patria […]. Policarpa Salavarrieta

 

En el Día Internacional de la Mujer, a más de reconocer su existencia y que la comercialización se ha encargado de hacer un hecho trivial con el solo agasajo, regalo de la rosa o un cumplido, ignorando toda la trascendencia que hay en este reconocimiento, la lucha, el valor, la dignidad y el coraje que nuestras mujeres han demostrado a través del existir humano en el universo, por ello, hay que ir un poco más allá.

 

A exprofeso traemos de vuelta a la memoria, las palabras en el cadalso a las puertas del sacrifico de la gran heroína latinoamericana, Policarpa Salavarrieta Ríos (1795 -1817), quien ofrendara su vida hace dos siglos, en la hoy Plaza de Bolívar de nuestra capital, por la causa libertaria, con el convencimiento claro de que este gesto no sería inútil y, si necesario. Se cuenta entonces que desde ese momento, días, semanas y meses siguientes se multiplicaron las Policarpas por los llanos orientales, por nuestra geografía y por todo el continente. Luego de rastreos históricos se ha encontrado que hasta la Argentina llegó poco después de su sacrificio el mensaje de esta joven colombiana y en su memoria se hallaron poemas hechos por sencillas gentes del pueblo por esos convulsos años en que se libraban batallas decisivas por la independencia de nuestra América.

 

En los epígrafes citamos de igual manera a la precursora de los Derechos de la Mujer (1791) la escritora Maria Gouze (1748-1793), más conocida como Olympe de Gouges, quien también subió al cadalso y fue guillotinada en los cruentos años de la Revolución Francesa.

 

Se han venido programado, desde años atrás actos de gran envergadura, y para este 8 de marzo, a nivel mundial la mueva campaña multigeneracional de ONU Mujeres, Generación Igualdad, y dada su importancia, trataremos de resumir y agregar hechos recientes, al artículo de Monserrat Vilas Planas “La huelga de mujeres” que cambia la conciencia universal sobre la igualdad, los derechos y las relaciones entre los géneros” (2017), bajo premisas muy puntuales en las que teje su unidad y la unidad con su universo y que se gestó desde España con los lemas: Porque yo decido – por la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

 

NO es no. Los Sanfermines pararon convertidos en una gran manifestación de apoyo a la mujer violada y denuncia la agresión machista en plenas fiestas. Se había terminado la impunidad del derecho de pernada de una virilidad patriarcal destructora del cuerpo de las mujeres. El concepto romano de patria potestad, o su continuidad con el derecho de pernada (prima nocti) en la edad media. Que prosigue subrepticiamente en nuestros días, ha sufrido un golpe mortal.

 

Yo te creo. Ante la victimización de la joven violada en los Sanfermines, con falta de credibilidad que le otorgaba una judicatura patriarcal, incluido el linchamiento de demasiados medios y en las redes sociales, no están lejos de las mujeres lapidadas hacer la cita bíblica de “que tire la primera piedra.. ”, y que aún se práctica de manera obscena e infame en la religión de El Corán. Ese yo te creo de Natalie Portman dirigido a Dylan Farrow y a quien pidió perdón públicamente por no haber sido sensible al escarnio y persecución mediática, que buscó proteger a Woody Allen.

 

Las marchas de mujeres a Washington, en enero de 2017, contra las atrocidades anunciadas en la liquidación de derechos del presidente Donald Trump, conocida por los Pussy Hat, con la imagen de miles de mujeres con gorros rosas, muchos tejidos por ellas mismas, señaló un nuevo hito en el movimiento feminista por dos razones: La primera, la inmediata réplica solidaria y masiva en la mayoría de capitales del mundo. La segunda, por su contenido revolucionario, para defender sus libertades y derechos, escogieron de forma magnífica y contundente, asumir claro y alto los derechos universales de todas las minorías en EE UU y en el mundo.

Me too. La campaña del Me Too (Yo también) es desde octubre de 2017 una nueva movilización que recorre el mundo contra la violencia sexual. Esta agresión afecta a todas las mujeres de las distintas clases sociales. El Me Too ha sido un avance en hacer patente una violencia si cabe más encubierta, considerada normal e inevitable. La agresión sexual en todos los ámbitos se basa en la “teoría del consentimiento”, es decir, en que las mujeres aceptan su violación, o todo tipo de presión y agresión, sea psicológica o física. Esta sumisión enlaza con la idea mojigata e idealista de la negación de la sexualidad de la mujer. El “Yo también” ha consolidado enormemente la unidad de los sentimientos de las mujeres, las empodera y hace fuertes, mientras consigue ganar adeptas en más capas de mujeres, hasta activar la simpatía de los hombres. Producto de esta campaña, con el lamentable y más reciente ejemplo del tenor, Placido Domingo quien se vio compelido a pedir perdón y cancelar giras, por el acoso a que sometió en el pasado a varias mujeres, dentro y fuera del ámbito de su trabajo.

 

“Ni una menos” fue, desde junio de 2015 en Argentina, una campaña contra la violencia machista a raíz de la violación y asesinato de una joven adolescente de 14 años. Siguiendo la tónica de las otras movilizaciones mencionadas, éste “Ni una menos”, ha hecho fortuna universal. En Colombia en nuestra capital, en ciudades y pueblos, la violencia contras las mujeres parece no parar y es necesario concientizar desde el hogar, desde la escuela, la academia, desde nuestros movimientos la denuncia e inconformidad por estos execrables hechos.

 

Los feminicidios, nacidos como conceptos por los asesinatos de las mujeres mexicanas, sobre todo en las maquilas de Ciudad Juárez, se están ganando su lugar entre los palabros al uso que trascienden el lenguaje especializado feminista.

 

La Huelga General de miles de mujeres vestidas de negro en Polonia de octubre de 2016, se rebeló frente a la tramitación de la ley que prohíbe el aborto. La movilización de las mujeres polacas abrió paso a la idea de Huelga General femenina.

 

Más que una huelga, un cambio de paradigma. Las mujeres son personas, fuente de vida y generadoras de futuro. Y, sin duda, la vida y la lucha la hacen compartida con los hombres.

 

Con los objetivos de esta huelga comenzamos una nueva etapa en la que el movimiento feminista llama a todas las mujeres y a la sociedad entera a cambiar el orden establecido. El orden patriarcal, que desde siglos han ido asumiendo todos los regímenes económicos hasta el capitalismo, se pone en la picota.

 

Ponemos en evidencia, nuestro más entrañable reconocimiento a todas las mujeres estén donde estén y en los más diversos oficios o profesiones y desde las más humildes oficios,  a los más encumbrados, por su irremplazable papel y destacamos su invaluable aporte en todos los campos: en la educación, las artes, los deportes, la literatura, el cine, las comunicaciones, el conocimiento, la investigación, en la formación de la conciencia social, en los momentos que muestro mundo enfrenta retos decisivos e ineludibles. El porvenir de nuestra sociedad, de nuestra especie en peligro de desaparecer, está hoy más que nunca, en sus manos.

 

Como homenaje a la mujer es dable aprovechar el llamado a sus justas reivindicaciones, que son las reivindicaciones de todos, por la dignidad de una existencia digna y pacífica, no sin antes cerrar con una cita puntual de Mary Wollstonecraft (1759-1797): “Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres sino sobre ellas mismas”.

*Abogado y escritor, director del Taller de Escritores Gabriel García Márquez de la Universidad Autónoma de Colombia.