Atlas Internacional de LAS Nubes

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha publicado por primera vez en español, en formato digital, el Atlas Internacional de las Nubes, libro referencia mundial para la identificación y la clasificación de nubes.

El Atlas fue actualizado y publicado solo en inglés en 2017 y se trató de la primera publicación de la OMM alojada en un portal web, ha señalado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en un comunicado, para apuntar que a partir de ahora, con su publicación en español y cinco idiomas oficiales más, se prevé llegar a un mayor número de población.

El portal web en el que se encuentra el Atlas contiene cientos de imágenes de nubes y otros fenómenos -como el arco iris, los halos, los remolinos de nieve o el pedrisco– enviadas por meteorólogos, fotógrafos y amantes de las nubes de todo el planeta.

Muchas de esas imágenes van también acompañadas de información complementaria, como por ejemplo, sondeos termodinámicos, mapas sinópticos o imágenes satelitales.

 

Referencia

Además de ser la referencia mundial en la materia, la página digital del atlas es una herramienta imprescindible para la formación de profesionales que trabajan en los servicios meteorológicos, sin olvidar que goza de gran popularidad entre los amantes de las nubes.

Existen diez géneros de nubes (clasificaciones básicas) que describen en qué parte del cielo se forma y su apariencia aproximada y la mayoría de los nombres de nubes contienen prefijos y sufijos latinos que, al combinarse, dan una indicación del tipo de nube.

Los diez géneros se subdividen en especies, que describen la forma y la estructura interna de la nube, y en variedades, que describen su transparencia y su distribución, y en total hay unas cien combinaciones.

 

Clasificaciones adicionales

Como era de esperar, no se han hecho adiciones en los 10 géneros o tipos principales de nubes. Sin embargo, se ha añadido una nueva especie de nube: volutus, que se forma en el seno de los géneros Altocumulus y Stratocumulus y describe una masa nubosa en forma de tubo horizontal, alargada y típicamente baja que parece enrollarse en un eje horizontal. Cuando la causa de su formación es la dinámica de una tormenta convectiva, se diferencia del rasgo suplementario arcus en que está completamente separada de otras nubes. La nube australiana de gloria por la mañana (nube enredadera) es un ejemplo no convectivo de esta especie. Se han añadido también cinco nuevos rasgos suplementarios: asperitas, cavum, cauda, fluctus y murus.

El nuevo Atlas Internacional de Nubes también propone cinco nuevas “nubes especiales”: cataractagenitus, flammagenitus, homogenitus, silvagenitus y homomutatus. El sufijo “genitus” indica que hay factores localizados que generan la formación o el crecimiento de nubes mientras que “mutatus” se añade cuando esos factores hacen que la nube mute a una forma distinta. Estas nubes especiales están influenciadas por las grandes cascadas, por el calor localizado de los incendios forestales, por la saturación del aire por encima de los bosques y por el ser humano.

También se han ampliado las definiciones, descripciones e ilustraciones del resto de meteoros para incluir más fenómenos además de las nubes. Por ejemplo, el remolino de nieve y el remolino de vapor se han incorporado a los hidrometeoros, junto con detalles respecto a los tipos de tornados. Los fenómenos ópticos o fotometeoros se han ampliado concienzudamente con ilustraciones de varios tipos de fenómenos de halo, arcoíris y espejismo. Asimismo se han añadido los meteoros eléctricos de las capas altas de la atmósfera conocidos como “duendes” y “chorros”, que aún no se habían descubierto cuando se publicó la edición anterior.

 

En la era digital

La nueva edición de 2017 del Atlas Internacional de Nubes aporta este importante documento a la era digital dotando a los observadores profesionales y aficionados de nubes y otros meteoros de un recurso en línea que puede utilizarse como referencia, herramienta de formación y fuente de impresionantes imágenes y descripciones. Además, actualiza y refuerza el lenguaje utilizado en la clasificación e información de observaciones de nubes y otros meteoros, garantizando la coherencia y la claridad en la comunicación que son esenciales en este campo.

Se puede acceder a la edición de 2017 del Atlas Internacional de Nubes en https://cloudatlas.wmo.int

 

Fuente: EFE VERDE