Aporte a la certificación de bosques

Municipios como Pereira, Apia, La Celia, Balboa, La Virginia y Belén de Umbría han incluido mecanismos para la exención del impuesto predial en sus políticas de gestión ambiental, con el fin de beneficiar a propietarios de predios que conservan al interior de sus fincas coberturas de bosque natural primario y secundario.

“Desde la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, brindamos apoyo técnico a los municipios que lo requieran, la idea central es articularnos con las alcaldías para posibilitar que los propietarios de predios que conservan en sus fincas coberturas de bosque natural primario y secundario, puedan ser retribuidos económicamente con el mecanismo de exención del impuesto predial, a través de la certificación de bosque natural y aplicando el procedimiento que tenemos establecido para tal fin”, agregó Julio César Isaza, director (e) de la Cárder.

Certificados

En 2019 se certificaron como bosques naturales 10 predios con una extensión aproximada de 260.22 hectáreas, ubicados en Apia, Belén de Umbría y Balboa. Y en lo que va de este año, se encuentran en proceso de certificación 2 fincas que poseen 127 hectáreas en bosque natural y están ubicados en la vereda El Aguacate del municipio de La Virginia.

“Entre los servicios  y funciones de los bosques naturales se pueden contar la regulación del clima local, la infiltración del agua, la fotosíntesis y el almacenamiento de carbono, además brindan hábitat y agua limpia para el abastecimiento de las poblaciones”, comentó Isaza.

Áreas certificadas

Con las 387.92 hectáreas certificadas como bosques naturales, se protege la producción de oxígeno y el aporte al reciclaje de nutrientes y la polinización; se previene y controla de la erosión del suelo, y finalmente se garantiza la reserva para un gran número de especies de flora y fauna.
La certificación de bosque natural es una herramienta útil para la conservación y además abre la puerta a incentivos económicos o beneficios tributarios en Risaralda.